RSS

EN TU BOCA Y EN TU CORAZÓN

¨Porque este mandamiento que yo te ordeno hoy no es demasiado difícil para ti, ni está lejos.

No está en el cielo, para que digas: ¿Quién subirá por nosotros al cielo, y nos lo traerá y nos lo hará oír para que lo cumplamos?  

Ni está al otro lado del mar, para que digas: ¿Quién pasará por nosotros el mar, para que nos lo traiga y nos lo haga oír, a fin de que lo cumplamos?

Porque muy cerca de tí está la palabra, en tu boca y en tu corazón , para que la cumplas.¨  Deuteronomio 30:11 al 14  

Toda la Palabra de Dios, para todas las naciones, para todas las razas, en todas las lenguas, en todos los tiempos y, para todas las culturas. Una bonita declaración  y una gloriosa realidad. La Santa Biblia, la revelada Palabra de Dios está al alcance de todos. El pasaje bíblico se refiere a la manera como Dios la ha hecho facilmente accesible a todos, lo cual se ha cumplido por medio de su traducción a más de mil idiomas, y haciendo de ella el libro de mayor circulación en el mundo, por lo práctica que es, sin dejar asunto de los verdaderamente trascendentes en la vida humana que no haya sido considerado por ella.  

ES DE GRAN UTILIDAD EN LO MÁS ELEMENTAL  Debe leerse en el hogar, en el trabajo, en la iglesia. Debe hacerse en todo tiempo, para lo cual en nuestros días contamos con los recursos digitales, y no en una versión sino en varias a la vez, y además lo debemos hacer en todas las edades de nuestra vida, desde los niños hasta los adultos mayores.  

Leer Deuteronomio 6:6 al 9 y Josué 1:8  

¿Qué experiencias en la vida pueden motivarte a  considerar como una necesidad estar familiarizado con la Palabra de Dios?  

Leer la Palabra de Dios diariamente, renovará nuestra mente.  

ES EL MEJOR CÓDIGO DE NORMAS PARA EL BUEN VIVIR.  Tanto familiar como individualmente, así también en el cuerpo como el alma, sin pasar por alto la mente y el corazón, en la intimidad y lo social, en el presente y en el futuro.  

Leer Deuteronomio 17:19  y Salmo 1:1 y 2  

¿Cómo puedes ayudar a tu familia y a otros para descubrir el valor de las normas bíblicas?  

El precepto divino debe marcar nuestro camino.   

ES CAUDAL EN INCENTIVOS DE SUPERACIÓN.  En todo reto y desafío que nos impulse a mejorar, en todo estado de ánimo (tranquilidad y dificultad, gozo y tristeza), en toda circunstancia económica (abundancia o escases), en el éxito o en fracaso.  

Leer Josué 1:8 y 2 Timoteo 3:16 y 17.  

¿Qué pasos debes dar para fortalecer las áreas débiles de tu carácter?  

El texto divino sobre el autocontrol, es la Santa Biblia.  

EL MEJOR INSTRUCTIVO PARA LA VIDA CRISTIANA.  En lo ordinario como en lo extraordinario, en toda orientación sobre la salvación, en todo lo concerniente a nuestro crecimiento espiritual (servico, fruto, etc), en mantenermos expectantes en cuanto a nuestra esperanza de gloria.

Leer Salmo 19:7 y 11; Salmo 119:11 y 34;  Juan 20:31;   Mateo 25:11  

¿Por qué muchos creyentes encuentran dificultad para alcanzar un mayor nivel en su crecimiento espiritual?  

Si la leche materna le da inmunidad al hijo contra toda enfermedad ¿cuánto no hará por nosotros la leche espiritual (Su Palabra) no adulterada?  

Una de las estrofas del conocido himno español ¨Santa Biblia para Mi¨ dice:  

Eres infalible voz

Del Espíritu de Dios,

Que vigor al alma da

Cuando en aflicción está;  

Tu me enseñas a triunfar  

De la muerte y el pecar.  

EN TU BOCA, repidiéndo la Palabra de Dios hasta memorizarla, y así poder meditarla siempre.  

EN TU CORAZÓN, para que por amor a Dios, su Palabra sea obedecida.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
Leave a comment

Posted by on August 29, 2015 in La Palabra que da vida

 

SEIS ELEMENTOS FORTIFICADORES DE LA ADORACIÓN

Recientemente publiqué en el Facebook una inquietud sobre la adoración, solicitando de mis amigos y hermanos en Cristo sus opiniones al respecto. Recibí como respuesta más de veinte comentarios, todos muy interesantes y con apoyo bíblico, que espero en su oportunidad compartir.    

En el Salmo número 100 encuentro seis elementos fortificadores para la adoración, y son:  

Entusiasmo—-¨Cantad alegres a Dios ¨ versículo 1  

No sólo en la alabanza debe expresarse el entusiasmo, sino en todos nuestros actos de adoración a Dios. El Apóstol Pablo nos exhorta a estar siempre gozosos (1 Tesalonicenses 5:18). La razón del por qué el cristiano vive en victoria en toda prueba y lucha, es porque ha exprimentado que el gozo del Señor es su fortaleza (Nehemías 8:10), y porque lo puede todo en Cristo que le fortalece (Filipenses 4:13).    

Consagración—¨servid a Jehovᨠversículo 2  

Redimidos, perdonados, sanados, apartados y equipados para servir, es la parte de Dios en nuestra santificación; la nuestra debe ser la consagración, la cual consiste en presentarnos ante el altar como un sacrificio vivo (Romanos 12:1).  

Sirvamos a Dios con un espíritu fervoroso (Romanos 12:11), y al prójimo con un corazón generoso (Romanos 12:12-13), y vigorizará nuestra adoración.  

Renovación—¨Venid ante su presencia¨  versículo 2  

Dios es la fuente innagotable de la renovación, remedio eficaz contra el tedio, el cansancio, aburrimiento, resultantes del estancamiento espiritual que mina la solidez de la adoración. Ver Salmo 51:10 y Romanos 12:2    

Sumisión—¨Reconoced que Jehová es Dios¨ versículo 3  

La sumisión sincera conduce a la adoración que da evidencia de la relación que tenemos con el Padre por medio de su Hijo, de su amor y de nuestra posición como sus hijos.

La sumisión es eficaz antídoto contra el orgullo y el resentimiento, y un poderoso elemento en el estilo de vida del adorador.  

Alabanza—¨Alabadle, bendecid su nombre¨  versículo 4    

La adoración y la alabanza deben ser ingredientes siempre presentes en todo lo que somos y hacemos. Sin esto en nuestra vida es imposible ser un verdadero adorador.    

Hoy y todos los días  bendecimos a Cristo por su muerte que hizo provisión para el perdón de nuestros pecados y para la derrota de Satanás.  

Motivación–¨Jehová es bueno, para siempre es su misericordia, y su verdad por todas las generaciones¨  versículo 5    

Todo creyente que se deleita en Dios, sus actos, su creación, su salvación, su Palabra, está levantando un pilar sustentador y fortificador a su vida de adoración.    

Oración  

Oh, Señor, imprime en nuestras mentes ese sentimiento profundo de las verdades que deben guiarnos en nuestros pensamientos, palabras y acciones. En el nombre de Jesús, Amén. 

 

 

 

 

 

 

 

 
 

DE LA AÑORANZA A LA ESPERANZA

Libro del Profeta Daniel capítulo 9  

De la profecía del Antiguo Testamento, el Libro de Daniel es sin duda de suma trascendencia, porque el escritor esboza el futuro inminente de Israel, su pueblo, en los propósitos divinos.  Considero el capítulo 9 de esta profecía como uno de sus capítulos centrales. Se tratan tres asuntos: En primer lugar la consulta que hace el profeta Daniel a los escritos del profeta Jeremías, mismos que contienen el dictamen de los días de la cuatividad de su querido pueblo. En segundo lugar, la oración de confesión de pecado del todo imperdonable y causante de tan aberrante hecho. Y en tercer lugar, el mensaje que recibe del ángel sobre Setenta Semanas referentes a la muerte del Mesías y al perdón de la iniquidad de Israel.  

La antorcha    

El Apóstol Pedro compara a la profecía con una antorcha, y nos exhorta respecto a ella de la manera siguiente: Es segura, digna de atención, nos alumbra en la oscuridad, es vigente, no es de interpretación privada, ni fue traida por voluntad humana, sino inspirada por el Espíritu Santo a los profetas.  2 Pedro 1:19-21.  

La porción de ella consultada por Daniel en aquella ocasión, fue la del libro de Jeremías capítulo 29 y versículo 10:  ¨Porque asi dijo Jehová. Cuando se cumplan las setenta semanas, yo os visitaré, y despertaré sobre vosotros mi buena palabra, para haceros volver a este lugar.¨  Se trató de setenta de semanas de años, es decir, 70 años. La emoción embargó su corazón,y sin más demora elevó su oración a Dios.  

Tristemente son muchos los que tuercen las Escrituras para su propia perdición. Otros ignoran su luz y prefieren andar a oscuras. Si seguimos las indicaciones del Apóstol Pedro, las cuales fueron dadas por el mismo Espíritu que las inspiró, no caeremos en ninguno de estos dos errores.  

La Confesión    

Un momento trascendente fue el que vivió el Profeta Daniel. Hace revista del ayer, lo compara con el hoy, y ambos los contrasta con el mañana. Sostiene y verifica: Dios otorgó a su pueblo oportunidades excepcionales, pero éste las dejó pasar, les dio privilegios que el pueblo desestimó, no dio atención a los deberes que ante Dios tenía el deber de cumplir, a pesar de tener siempre a la mano los recursos, mismos que desperdiciaró miserablemente; y todo dio por resultado el oneroso yugo que pesaba sobre sus hombros. Ofuscación, fustración y dolor, fueron las lágrimas amargas que corrieron por sus mejillas; el salario de su pecado de rebeldíá contra Dios. Los pecados que el hombre comete son muchos, pero la consecuencia siempre es la misma.    

Liberación    

Angustia, liberación y restauración. Con estas tres palabras sintetizo el mensaje de las setenta semanas determinadas sobre el pueblo de Israel, dado al profeta Daniel, en los versículos 20 al 27 del capítulo 9 de su libro.  En el Libro de Jeremías cada semana fue considerada como un año, pero en la profecía dada al profeta Daniel, cada semana es considerada como un periodo de siete años, dando un total de años por las setenta de semanas de 490 años.    

La forma de interpretar la duración de cada semana, si un año o de siete, y desde el momento en que deben empezar a contarse, son los puntos que hasta ahora han determinado las diferentes interpretaciones de esta revelación.  Obsérvece el versículo 24 que a mi parecer puediera ser la clave para mejor entender el propósito de esta profecía:  

¨Setenta semanas…    

…1)Están determinadas sobre tu pueblo,  

2)para terminar la prevaricación,  

3)poner fin al pecado,  

4)Expiar la iniquidad,  

5)Traer la justicia perdurable,

 6)Sellar la visión y

7)Ungir al Santo de los santos.¨  

La mejor ilustración del Nuevo Testamento a la experiencia del pueblo de Israel, la encontramos en las palabras de Jesucristo al narrar la historia del padre y sus dos hijos (Lucas 15). La experiencia del hijo menor comparada con lo ocurrido a Israel, profetizado por Jeremías capítulo 29 y versículos del 11 al 15.

 ¿Y qué a Mí de todo esto?  

Querido lector, si acaso fueres tú uno de los muchos creyentes que por algún motivo se han alejado del Señor, y aún están en su mente los gratos momentos cuando andabas en sus caminos, permíteme decirte: deja la añoranza y recurre a fortalecer la esperanza. Dios levanta al caído y multiplica las fuerzas, da aliento al cansado y le sustenta, sana las heridas que laceran el corazón, la niebla la torna en clara luz, y lo mismo hace con la tristeza al llenar de gozo al alma atribulada.  

¨Venid a mí todos los estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.¨  

Jesucristo.

 

 

 

 

 

 

 

´

 

 

,

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

,

 

 

 

 
Leave a comment

Posted by on August 6, 2015 in INMINENTE E INEVITABLE

 

¡HOMBRE BLANCO ESTÁ LLORANDO¡

En una de las muchas oportunidades que tuve de asistir al Concilio de mi denominación madre, La Alianza Cristiana y Misionera, escuché el testimonio de un misionero, mismo que impactó mi vida, y la de muchos que le escuchamos; él nos compartió lo siguiente:

—¨Mi familia fueron mis papás y un hermano mayor que yo, quien contaba con diez años y yo con siete.  Un accidente en el deporte que mi papá y él practicaban le arrebató la vida, yo lo quería mucho y nos llevábamos muy bien.  En la cultura de la nación de Europa a la que pertenecíamos no era bien visto el llorar en público. Todos lloramos la muerte de mi hermano, pero lo hicimos en casa, sin embargo, en el funeral no pude reprimir mi tristeza y empecé a llorar, cuando vi los rostros de mis padres, simplemente les pareció insostenible la expresión de mi sentimiento.

Al terminar mis estudios seculares y teológicos, Dios nos llamó a mi esposa y a mí a la obra misionera. Fuimos enviados a una aldea de una nación del Africa. Pasamos un año aprendiendo el dialecto de la tribu que la habitaba, a la vez que hacíamos todo el esfuerzo posible por anunciar las verdades del evangelio. Después de dos años sin ver a ningún miembro de esa tribu a los pies de Jesús, muy a pesar de todo nuestro trabajo, confieso que empesamos a ser presa de la desesperación. La gente nos aceptaba y nos trataba bien, de manera que no podíamos atribuir al rechazo o antipatía la falta de conversiones. Estábamos perplejos, razón suficiente para incrementar nuestro tiempo en oración en completa dependencia de nuestro Dios.

Ocupados y preocupados por esto, de pronto aquella aldea fue atacada por una epidemía intestinal. Por esta causa varios niños murieron, y sus madres acudían a nosotros en busca de ayuda. Algunos ancianos murieron también por el contagio. Consideramos que aquello podría ser una buena oportunidad para que la gente fuera más receptiva al amor de Dios, y lo fue, pero no de la manera como nosotros lo habíamos imaginado.

Nuestro hijo mayor presentó síntomas de aquella enfermedad. Hicimos esfuerzos tratando de ocultar nuestro dolor, pues nuestra intención era demostrarles como un creyente enfrenta las peores situaciones de la vida, sostenidos por la gracia de Dios. Nuestro hijo murió. Yo tuve que preparar la fosa para él. Cada vez que enterraba la pala para hacer la fosa, una lágrima vertía mi corazón, finalmente no pude más, y gritando lloré  intensamente. Sin percatarme, un grupo de aldeanos me estaba observando y cuando vieron mis lágrimas, corrieron por toda la aldea gritando

–¡Hombre blanco está llorando¡  ¡Hombre blanco está llorando¡–  

En pocos minutos estábamos rodeados de casi todos los aldeanos. Oré a Dios para que me diera el mensaje para ese momento. Les dije que muchas veces lloramos en silencio, en otras a solas, y en otras más, intensamente; pero así como nosotros lloramos por la muerte de nuestros seres queridos, sin duda, Dios también lloró cuando vio a su Hijo amado morir por nuestros pecados en la cruz con los peores castigos que un ser humano pueda soportar. Muchos de ellos, tocados por el Espíritu Santo, entregaron sus vidas a Jesús.    

Nosotros, mi esposa y yo, aprendimos la lección. Nos era impresindible, si queríamos ser usados por Dios, renunciar a todo: nuestra posición, privilegios, honores y honras. Inconscientemente les habíamos dado la impresión de que el hombre blanco no sabe llorar, no se deja dominar por el fatalismo; y si llora, su Dios se va a molestar o sentirse avergonzado. Y cayó el telón.–  

Conclusión    

Deber del carácter cristiano, muy apreciado, pero escaso, es la solidaridad. Los impedimentos de ella son: el orgullo, la arrogancia, la autoestima, el complejo de superiodad, el racismo, todo esto y más tan frecuente en nuestro sendero, y la vera raiz del poco fruto que honra a Dios. Renunciémos a todo sin vacilación, y mediante la dirección del Espíritu Santo, tomemos como bandera el servir y no el ser servidos, sensibles a los goces y tristezas de otros, prestos y sencillos en participar de su felicidad como también para sentir sus dolores.    

Todos los creyentes sabemos de las muchas experiencias de nuestros hermanos misioneros, buena parte de ellas muy difíciles, pero debemos apoyarlos siempre con nuestras oraciones. Y orar también por el envio del Señor de la mies, a obreros a su mies.  

Recuerda siempre ¨…Llorad con los que lloran¨  Romanos 12:15b  

Por supuesto, siempre y cuando tales llantos tengan motivos justificados.    

Recuerda siempre ¨…Llorad con los que lloran.¨   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
Leave a comment

Posted by on July 21, 2015 in Levanta el Animo

 

FACETAS DE LA RESURRECIÓN DE CRISTO

En el tiempo que escribí estas notas ocurrió la muerte del famoso periodista mexicano Jacobo Zabludosky, y para destacar su legado, muchos periodistas hicieron eco comentando de las muchas facetas en las que este gran hombre destacó. Un excelente comunicador, prolífero escritor, incansable trabajador, etc. Además de su sencillez, buen amigo, carácter afable, esto y mucho más como sólida evidencia de un personaje verdaderamente multifacético. Tal característica llega a ser dominante en personas como en eventos. Así es en la persona de Jesucristo, tanto él como su resurrección son multifacéticos. En el evento de su resurrección, en esta ocasión me referiré a cuatro facetas  

Faceta Histórica    

Un famoso médico de la antiguedad se dió a la tarea de investigar si todo lo que se comentaba sobre la resurrección de Cristo tenía bases sustentables. Se entrevistó con personas testigos oculares de primera mano, visitó el lugar donde ocurrieron los hechos, verificó que toda la información obtenida fuera digna de confiar, reunió todo el material de su investigación y el veredicto final fue: Todas las pruebas de que Cristo resucitó son irrefutables. Leer el Libro de los Hechos de los Apóstoles capítulo 1 y versiculos del 1 al 3.

Negar un hecho plenamente comprobado, es una necedad y hasta ignorancia. Tengo en mi oficina un poster de la Tierra fotografiada desde la superficie lunar. En mi incredulidad puedo argumentar que se trata de un fotomontaje, negando con eso que el hombre haya pisado la Luna, de lo cual millones de personas fuimos testigos. El que muchos negaran en ese entonces esa proeza como hasta el día de hoy lo siguen haciendo ¿cambia por eso el hecho, aun cuando todas las pruebas existentes por alguna razón llegaran a desaparecer?  Recuerdo que escuché a personas dudando de que aquello fuera verdad, incluso llegué a leerlo, argumentando que el hombre nunca podría salir de la Tierra y conquistar la Luna, y las predicciones de conquistar el espacio eran quimeras. No hollemos bajo los pies, la razón, la luz y la verdad.  

Faceta Doctrinal  

El hecho histórico inspiró la doctrina cristiana. Tan importante el hecho como la doctrina, y ambos tienen que aceptarse con todas las facultades latentes, y sobre todo con fe. ¿Cómo se describe esta doctrina?  Sostiene que si Cristo no resucitó, su muerte en la cruz a favor del pecador no tiene valor. Es honesta al declarar el valor de ella para sustentar el hecho como sus postulados. Llega al pundo de admitir que si Cristo no resucitó, su deidad queda como un mito; y esos paupérrimos cristianos que trastornan al mundo de arriba abajo con tan absurda mensaje, son gente engañada y falsos testigos de Dios. Pero si Cristo resucitó, la luz de su deslumbrante doctrina, llega a constituirse en el único camino con un sello divino para llegar a Dios. Leer 1 Corintios capítulo 15 y versos del 12 al 19.  

Faceta Práctica    

¿Qué implicaciones prácticas tiene la resurrección de Cristro en la vida del creyente?   Al depositar nuestra fe en Jesucristo, la Biblia declara que hemos sido crucificados juntamente con Cristo (Gálatas 2:20). y esa unión nos hace partícipes de su resurrección (Romanos 6:2-4). Debemos considerarnos muertos al pecado y vivios para Dios. En la persona del Espíritu Santo viviendo en el cristiano, el Cristo resucitado vivie en él (Colosenses 1:27), para vivir en la vida nueva resucitada, en profunda unidad de propósito (Colosenses 3:1-5). Pendientes del deber de no permitir que lo expuesto quede sólo en hermosa fraseología religiosa.  

Faceta Escatológica    

La escatología, parte importante de la Teología, tiene como objeto el estudio de los eventos del futuro, relacionados con el mundo, el pueblo de Israel y la Iglesia, de los cuales el regreso de Cristo a recoger a los suyos tiene una parte trascendente. Al regreso del Salvador serán levantados de la tumba los creyentes que hayan muerto, y ¿cuál será la garantía de ese hecho? La resurreccion de Cristo, él como el primero en levantarse de entre los muertos. Los creyentes que vivan serán transformados, y todos arrebatados para recibir al Señor en el aire, estaremos siempre con él. Esta es la esperanza siempre creciente y siempre profunda que palpita en el corazón del pueblo de Dios. Leer 1 Corintios capítulo 15 y versos del 20 al 23.

Conclusión    

¿Hay diferencia entre un vivo y un muerto? ¿Ven los demás esa diferencia en nosotros? ¿Vivimos entre los muertos como muertos nosotros también?  Tenemos una exhortación bíblica al respecto en la carta a los Efesios que lee:  ¨Despiértate, tú que duermes; levántate de estre los muertos, y Cristo te alumbrará. Por lo tanto, cuiden mucho su comportamiento: No vivan neciamente, sino con sabiduría.  Aprovechen bien el tiempo, porque los días son malos. No actúen tontamente; procuren entender cuál es la voluntad del Señor. No se emborrachen, pues eso lleva al desenfreno; al contrario, llénense del Espíritu Santo. Háblense unos a otros con salmos, himnos y cantos espirituales, y canten y alaben al Señor. Den siempre gracias a Dios el Padre por todas las cosas, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo.¨  Efesios 5:14-20 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
Leave a comment

Posted by on July 13, 2015 in La Palabra que da vida

 

EL AFÁN VS LA CONFIANZA

No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o que vestiremos?  Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas. Mateo 6:31,33  

La ansiedad, la angustia, la preocupación y el afán, son palabras de una misma familia. El griego, idioma en que fue escrito el Nuevo Testamento, tanto el nombre como el verbo, pueden traducirse con cada uno de los cuatro. Esto explica el por qué algunas versiones usan una traducción y otras versiones usan otra. Todas están bien traducidas. El pasaje bíblico al que hago referencia en este escrito es Mateo 6:25-34  Por el contexto de Mateo 6:19 al 24 referente al asunto de las riquezas, y por la conexión del versículo 25, me parece que la palabra que mejor luce es la de ¨afán¨.  Como el pasaje es tan conocido y familiar y las palabras afán y confianza son el supremo negocio de la vida, no veo necesidad de más introducción, y paso a considerar los asuntos de mayor trascendencia.

La lucha entre el afan y la confianza se pone de manifiesto cuando…  

…No Valoramos Correctamente Nuestra Vida    

Con cierta frecuencia caemos en uno de los dos extremos en lo que a la escala de valores se refiere. Con aire sombrio nos sentimos como gusanos, o con vanidad insolente, como águilas o leones.  De todo lo creado ¿Qué es lo de más valor para Dios?  Jamás podremos comparar la manera como nos valora Dios con la manera en que nos valoramos a nosotros mismos. ¿No es la vida…?  ¿No valéis más…?  ¿Y quien podrá…? ¿Por qué os afanais? ¿No hará mucho más…?  Preguntas de Jesús que son el detonante de nuestra lucha entre el afán y la confianza.

…Ignoramos la Bondad de Dios

La bondad de Dios no tiene límites ni fronteras. Ël todo lo creo hermoso y en su tiempo. Hace que su sol salga sobre buenos y malos, y llueve para beneficio de justos e injustos, todo lo hizo para el bienestar de su criatura, a quien otorgó la función administrativa de la obra de Sus manos. El Señor cuida de todo y de todos, y conoce la necesidad de cada uno ¿No cuidadará de tí y de mí que somos sus hijos? ¨Vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad…¿Por qué tanto afán por las riquezas? Son inciertas, inseguras, insaciables y causantes de muchos males. ¿Por qué vivir turbados con tantos embrollos y problemas, con inquietudes y estravíos?  

…Elegimos el Soporte de Nuestra Seguridad  

En muchos países los seguros son obligatorios.  Conducir un auto, comprar una casa, etc. En esos casos no hay salida, hay que comprarlos. Pero se dan situaciones de quienes pagan seguros por todo. Hay naciones donde el índice de inseguridad es tan alto, que es natural el sentirse inseguros, aun de aquellos que supuestamente velan por la seguridad de los ciudadanos.  ¨No os afanéis por el día de mañana¨ puntualizó Jesucristo. Vivamos hoy con confianza y sin afán por el mañana. Nuestro soporte son las promesas de Dios.  

…Conformamos el Estilo de Vida

Según las palabras de Cristo hay dos estilos de vida: el del afán y el la confianza. En el primero Dios está ausente, en el segundo está ausente la fe creciente. Como claramente se ve, el primero no va acorde con la obra Divina llevada a cabo en nuestra vida como hijos del Altísimo, y el segundo nos reta a tener esa clase de fe.  ¨los gentiles buscan todas esas cosas…? ¿No hará mucho más a vosotros, hombres de poca fe?

…Menospreciamos Nuestra Vocación  

¨Mas buscad primeramente el reino de Dios…¨   En el tiempo de nuestra peregrinación debemos vivir no sólo del reino sino para promover el reino de Dios. Y lo hacemos cuando manifestamos a los hombres la justicia del reino. Sabemos que el hombre rechaza el reino de Dios, y peleará contra todos aquellos que quieran establecerlo, pero a pesar de todos los esfuerzos destinados a impedirlo, el reino de Dios prevalecerá. Como súbditos de ese reino, debemos buscarlo, no es opcional, es un mandato y es desobediencia no hacerlo como Cristo lo ordenó.

Los Resultados  

Las dos actitudes se dan frecuentemente en el ser humano, negarlo sería por demás. En consecuencia, el caer en el afán es recurrente y más fácil. En cierta ocasión tuve de compañero de asiento en el avión, al famoso cantante mexicano de hace unas décadas atrás, Napoleón. Platicamos largo y tendido durante el vuelo, tuve la oportunidad de compartirle mi testimonio de conversión a Cristo. Para ese entonce no había yo escuchado una canción de su inspiración como compositor, que en cierta frase decía: ¨Alza tus ojos a la vida, del cielo nada te caerá.¨  Literalmente nada nos cae del cielo, pero las promesas de Jesucristo en este pasaje son aliento y fortaleza que levantan nuestro ánimo para esperar en Dios.  

Los resultados del afán son: enfermedad a largo plazo, inseguridad, estrés, angustia y fustración. Los resultados de la confianza: salud a corto y largo plazo, seguridad, paz, gozo, prosperidad, contentamiento.  Del afán, nada bueno, de la confianza, todo bueno.    

¨Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias¨  Filipenses 4:6

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
Leave a comment

Posted by on July 2, 2015 in Levanta el Animo

 

C I R C Ú L O S V I C I O S O S

¿Por qué en Israel no deja de repetirse aquel refrán que dice: ¨Los padres comen uvas agrias y a sus hijos se les destemplan los dientes¨?    Ezequiel 18:2  Versión Dios Habla Hoy    

El profeta Ezequiel pertenece al período del exilio judaíco. Profetizó a su pueblo en la tierra de Babilonia. Era descendiente de familia sacerdotal. Su profecía se caracterizó en que fue dada por medio de visiones, varias de ellas apocalípticas, es decir, referentes al futuro y por medio de símbolos. Al igual que el profeta Isaías fue llamado al ministerio profético por medio de una visión de la gloria de Dios. Llama la atención que Ezequiel es el único profeta a quien se llamó: ¨hijo del hombre¨, el mismo título que se le dio a Jesús durante su ministerio terrenal.  

Uno de los pocos capitulos en este libro dedicado a señalar conductas equivocadas de su pueblo, es el capítulo 18, en el cual se hace incapie en la responsabilidad personal de cada ser humano delante de Dios, dando por sentado dos cosas: el alma que pecare, esa morirá, pero el que se arrepintiere, alcanzará misericordia.  (Recomiendo al lector leer el capitulo entero).  

No todos los dichos populares son necesariamente una verdad, aquí tenemos un ejemplo. Los padres eran culpables de lo que eran y hacían sus hijos, dejando de lado la infuencia del medio ambiente y del inconsciente. En la conducta humana está comprobado como el medio ambiente juega un papel muy importante; si fue negativo: todos mienten y nadie dice la verdad, todos hacen lo malo y nadie hace lo bueno, y con modelos negativos: padres alcohólicos, irresponsables, ausentes, madres dominantes y abusadoras. Encontramos en la trayectoria de la vida que inconscientemente repetiremos esos patrones aun siendo viejos. Para la gran mayoría resulta imposible romper con esos moldes.    

Lo más común en este caso es no aceptar responsabilidad personal alguna ante Dios, y echarle la culpa a los demás. Algunos señalan a Adán, la excusa más antigua y sin ninguna validez admitida por Dios; para otros son los maestros por no enseñar eficientemente, también los líderes religiosos son señalados como culpables por no inculcar valores reales. No podemos pasar por alto a los amigos, quienes llegan a tener gran influencia sobre nosotros, y por último los padres, como en el caso que estamos considerando. Sabemos que no debemos seguir cometiendo los mismos que ellos cometieron, y que debemos imitar lo bueno que ellos hayan hecho. En una palabra, –todos son culpables, menos yo. ¡Colosal error¡  No nos gusta tener que enfrentarnos con esta verdad, y además nos debe parecer incongruente estar dentro de esos círculos viciosos.  

Considero que es esencial para nuestra vida ver el cómo y el por qué debemos evitar esos círculos viciosos. Dios nos creó a todos distintos aunque fisicamente podemos parecernos a nuestros padres, no existen dos personas iguales en este mundo. Para ilustarlo mejor, se dice que cuando te creó a tí, quebró el molde, e hizo lo mismo con cada uno de nosotros. El Señor nos creó a su imagen y semejanza, por eso le asiste el derecho de pedirnos cuentas de nuestros actos morales. Aunque él nos creó a todos, sin embargo, tiene un propósito para cada uno; y conocerlo debe ser una búsqueda incesante, directa e íntima.  

Se define la religión como el esfuerzo del hombre para encontrar a Dios, y cada religión ha elaborado desde una perspectiva humana, su propio camino, rasgo tan característico de nuestro tiempo, y el principal de esos caminos, la propia justicia humana ganada por medios humanos, por buenas obras. En cambio, a la fe cristiana se le ha defindo como el esfuerzo de Dios para revelarse al hombre, siendo Su palabra y la persona de Jesucristo los medios como la ha llevado a cabo.  La necesidad básica del hombre no es una religión, sino una relación con su Creador, con Dios, y esa relación sólo es posible realizarla mediante Jesucristo, quien vino a este mundo para darnos vida en abundancia a los que estamos muertos en pecado.

Otro refrán más conocido es aquel que dice: ¨Quien la hace la paga¨ y en el capítulo 18 se presentan los siguientes casos: Un padre justo que tiene un hijo malvado; las justicias de su padre no le salvarán a él. Y un padre malvado cuyo hijo no sigue sus caminos, el hijo no tendrá que pagar por los pecados de su padre. Y concluye el capítulo dejando en claro que se trate del padre, del hijo o del nieto, todos los que obren bien serán recompensados, y todos lo que hagan el mal serán juzgados por sus delitos. Todos necesitan del arrepentimiento para ser aceptos a Dios. La justicia de Dios se pone de relieve en dos exhortaciones: una moral ¨–no quiero la muerte del pecador¨; y una exhortación de amor ¨–sino que se arrepienta y viva¨.  

Puntos de observación de mucho interés son:  Aunque en este pasaje no se refiere a la muerte y vida espiritual, sin embargo, bien pueden se incluidas. La justicia a la que se refiere no era la justicia por la fe en Jesucristo, sino la justicia alcanzada por la obediencia a la ley, expresada principalmente en el respeto a Dios y al prójimo. Por supuesto la moral depende casi en su totalidad de la espiritualidad.

Finalmente, la lección y aplicación universal es: Todo hombre y mujer son responsables ante Dios de su propia condición espiritual, por eso la salvación es personal, y la decisión para aceptarla o rechazarla es también personal. La salvación no es herencia de los padres, es dádiva de Dios, otorgada mediante la fe en Jesucristo como Salvador y Señor. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
Leave a comment

Posted by on June 24, 2015 in INMINENTE E INEVITABLE

 
 
Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

Join 358 other followers