RSS

MOISÉS.-HISTORIADOR, LEGISLADOR Y LÍDER

Presentación

En cierta ocasión leí un libro cuya finalidad era alentar al lector a confiar en las promesas de Dios para los diversos aspectos de su vida. En torno a este tópico, consejos sabios y prácticos de portada a portada, la argumentación bien documentada por el autor desde una perspectiva humana, me decepcionó porque ignoró por completo el ministerio del Espíritu Santo en la vida de quellos que se rinden a Cristo para hacerlo su Salvador y Señor.

Considero que es esencial que tomemos en cuenta el valor del estudio asiduo de la Palabra Santa. de la oración intencional, y del ministerio del Santo Espíritu para la formación del carácter en todo hijo de Dios.  El título de esta categoría surgió del Evangelio de Lucas capítulo 24 y verso 49, donde Jesucristo ordena a sus discípulos esperar en Jerusalén hasta ser INVESTIDOS DE PODER DESDE LO ALTO, refiriéndose a la venida del Espíritu Santo sobre ellos, para después ir por todo el mundo a cumplir la gran comisión de predicar el evangelio. (Hechos 1:8).

La Sagrada Escritura declara de los profetas y siervos del Señor en el Antiguo Testamento, que el Espíritu de Cristo estaba  en ellos,  (1 Pedro 1:11), y de los creyentes en el Nuevo Testamento, que el Espíritu Santo mora en ellos (Juan 14:17).

MOISÉS

Mucho se ha dicho de este gran hombre de Dios, porque  fueron muchas las cosas en las que sobresalió. Se podría decir que no sólo su  pueblo sino todos los pueblos en todas las generaciones, estamos en gran deuda con él, de todas sus cualidades, la que más debe destacarse es la de haber sido un hombre que gozó de muchos privilegios y estima a los ojos de Dios, debido a su absoluta entrega a los propósitos divinos: fue INVESTIDO CON PODER DESDE LO ALTO.

Dicha entrega no es fácil cuando de por medio implica la renuncia a privilegios de mucha honra, a los sueños y planes propios, la demanda a identificarse con lo que el mundo desprecia. La Carta a los Hebreos nos pone al día del precio y de las implicaciones que esto significó para Moisés (Hebreos 11:24-26).

¨Los santos hombres de Dios (siendo uno de Moisés), hablaron (por sus escritos) siendo inspirados por el Espíritu Santo.¨ (2 Pedro 1:21). Moisés no fue el autor sino el escritor de los cinco Libros de la Ley, una cuarta parte de todo el Antiguo Testamento. Su herencia hebrea así como su vasta y refinada cultura egipcia, jugaron un papel muy importante en el desempeño de tan magna tarea, que le tomó unos cuarenta años para realizarla.

Admiramos de Moisés sus cualidades esenciales como legislador y líder, lo calificamos como uno de los superhombres de las edades, pero pocas veces le reconocemos su trabajo como historiador y escritor.

Desde los días de este gran hombre de Dios, hasta los nuestros, se cuentan por miles los hombres y mujeres a quienes el Señor ha investido con el precioso don de plasmar con su pluma, Sus caminos y mensaje para la humanidad. Aún hay necesidad de más. Cierto es que las demandas son muchas, y el precio a pagar es alto, pero bien vale la pena. ¿Serás tú uno de ellos?

Los requisitos que llenó Moisés, son los mismos hasta hoy: renuncia, entrega e investidura. Si se cumple con los dos primeros satisfactoriamente, Dios se encargará del tercero.

Categoría: Investidos de poder desde lo alto.  Post #226

 

 

Advertisements
 

REACCIONES INADECUADAS EN LA AFLICCIÓN

Los temas bíblicos tienen una particularidad -son inagotables, podemos escuchar, leer o escribir mucho acerca de ellos y llegar a pensar que ya lo hemos oído, leído o escrito todo, si este fuera el caso, años ha que la Biblia ya no tendría nada nuevo que decirnos en esta generación, y mucho menos en las generaciones futuras; sería uno de los millones de libros en las bibliotecas más antiguas del mundo, plagado de ideas erradas. Del tema de la aflicción todavía hay mucho que escuchar, leer y escribir.

¿Por qué castiga Dios?  Tal pregunta es una reacción inadecuada cuando nos referimos a la aflicción, es campo abonado a nuestra ignorancia sobre los propósitos divinos. Dios no castiga a sus hijos, los disciplina. Dios no castigó a Job, aunque así interpretaron sus amigos sus padecimientos. El propósito divino por el cual Dios permitió que Satanás tratara a si a Su siervo está contenido en la confesión del patriarca, tanto al inicio como al fin de su prueba. (Job 1:22; 42:1-6;  Hebreos 11:5-11). 

¿Por qué a mí?  ¿Y por qué no? ¡Acaso somos mejores que los demás? Por cierto, consideramos que nuestra justicia es el escudo que nos protege de toda eventualidad y juicio divino, nos consideramos intocables, aun de la mano de Dios, cuestionando de una manera irreverente Su justicia. Jesucristo dijo: ¨Si esto hacen con el árbol verde, con el seco que no harán? refiriéndose a sus propias aflicciones. En último análisis tal actitud es también una manera inadecuada de enfrentar la aflicción. (Lucas 189-14, 23:31).  

¨Al pasar Jesús, vio a un hombre ciego de nacimiento. Y les preguntaron sus discípulos, diciendo: Rabí ¿quién pecó, éste o sus padres para que naciera ciego? A grandes pecados corresponden grandes castigos, prevalece tan conclusión hasta nuestros días. Es una tarea titánica aportar al mundo un nuevo estilo de vida, en el cual se exhiba siempre la bondad de Dios. Pon fin al ¿Por qué con esta prueba, Señor?  (Juan 9:1-2; Efesios 2:7). 

No demos al olvido que la nueva vida otorgada por el Señor, es abundante, de gozo, de celebración, de alabanza, no de auto lástima.  En los tiempos difíciles de la aflicción, pídele al Espíritu Santo llene tu corazón y aumente en ti el nivel de ese precioso fruto que él produce, llamado paciencia.

Cuestiona la sabiduría de Dios quien le hace la pregunta: ¿Por cuanto tiempo? No somos más sabios que él. (1 Corintios 13:4). 

¡No puedo más!  Tres palabras frecuentes en los momentos de aflicción, sea por un largo padecimiento, una afrenta o una provocación, y que socavan nuestro débil vigor. Recuerdo haberlas pronunciado tras un padecimiento muy doloroso, postrado en oración mis ojos se llenaron de lágrimas. Momentos y palabras que volví a repetir tras una afrenta y una confrontación que tuvieron lugar en mi vida.

Todos hemos hallado fortaleza en las palabras de Jeremías y en las del Apóstol Pablo, en las que se toma en cuenta la fidelidad de nuestro Dios. (Lamentaciones 3:22-23; Filipenses 4:13)

¡Soy un miserable!  Quien se expresa con esta crítica demoledora, es porque ha quitado sus ojos del Señor, sólo ve su propia condición; practicamente está cuestionando la misericordia divina. (Salmo 103:8-11).  

¡Quítame la vida!  Es una respuesta de vista corta. En esta circunstancia se ha llegado al colmo de nuestra deseperación. No cuestionemos el gran amor de nuestro Dios.  (1 Reyes 19:4; Romanos 8:35). 

Categoría: Levanta el Ánimo  Post #225  

 
Leave a comment

Posted by on September 4, 2017 in Levanta el Animo, Uncategorized

 

ESFORZAOS Y COBRAD ÁNIMO…

No temas, ni tengas miedo de ellos, porque Jehová tu Dios es el que va contigo; no te dejará, ni te desamparará. Deuteronomio 31:6

En el momento de asumir una nueva responsabilidad, cuánto alienta el recibir palabras útiles para levantar el ánimo; justo como lo hace Moisés, el líder del pueblo de Israel con Josué. 

Las causas del desaliento  pueden ser muchas, presento aquí las más comunes.

1.-Problemas de Relación 

Los desacuerdos y la deslealtad son motivo de desánimo en toda relación. Lo más recomendable es buscar la reconciliación. Dios puede ayudarnos a eliminar todo antagonismo, división y pugna, y darnos la capacidad de reconocer nuestras malas actitudes, de pedir perdón y perdonar. 

2.-Condiciones de  salud  

La noticia de una enfermedad terminal, sea en alguno de nuestros familiares o en nosotros mismos, nos deja fríos.  El largo padecimiento y las consecuencias que trae, ambas nos minan el ánimo. Poner en las manos de Dios la vida de nuestros amados, y la nuestra propia, aceptando Su voluntad, puede ser de gran ayuda para vencer nuestro desaliento. 

3.-La Frustración 

Planes no logrados, metas no alcanzadas, muchos obstáculos en el camino, malos entendidos, esto y mucho más que nos impide alcanzar la felicidad y gozo, generalmente nos conduce al desaliento. Sentirnos impotentes nos llena de frustración y  de inseguridad. ¿Recuerdas cómo aprendisteis a andar en bicicleta, y cuántas veces te caíste?  Inténtalo de nuevo, levanta tus ojos al cielo y la guía del Señor vendrá. 

4.-El Pecado Cometido  

El pecado por desobediencia consciente a la Ley de Dios, siempre traerá sus consecuencias, siendo una de ellas el desaliento. No resulta agradable perder la comunión con Dios, sin embargo, el Espíritu Santo que mora en cada creyente, le llevará a la convicción de su falta y le mostrará a la vez la solución. Queda bajo nuestra responsabilidad no endurecer nuestro corazón. 

5.-La Aflicción  

Son consideradas aquellas que son la consecuencia del amor y fidelidad a Dios y a su Evangelio. Jesucristo y sus apóstoles pusieron especial atención a ellas, y ciertamente los creyentes de la naciente iglesia abonaron con su sangre la siembra de la simiente preciosa, en los días del Imperio Romano. Consideremos también la disciplina del Señor, la cual en el momento de sufrirla no es nada agradable, pero después da fruto apacible de justicia. 

6.-La Discapacidad 

A muchas personas sus discapacidades físicas les causan serias amarguras. Una vecina mía fue campeona de atletismo, sufrió un accidente y nunca más volvió a reflejar en su rostro una sonrisa.  En cambio, vimos en las olimpiadas de los discapacitados, logran hazañas que nos dejan admirados a muchos de nosotros, convirtieron sus flaquezas en fortalezas. ¡Cuánto más no podrá hacer Dios por nosotros! 

7.-La Vejez 

Nadie quiere llegar a viejo, pero a la vez es poco lo que se hace para cuando lleguen esos años, y se pasa por alto el considerar que nuestro estilo de vida que se viva mientras se tengan las energías, va a determinar las condiciones que imperen en la vejez. Contrario a la opinión del hombre respecto a los ancianos, es la de Dios, claro, está refiriéndose al hombre y mujer que temen a Dios. 

Citas bíblicas: 

1)Romanos 12:17-21   2)2 Corintios 8:4-12  3) Josué 1:8  4) Salmo 95:8-11  5)Hebreos 12;7-11   6)Isaías 40:29-31  7) Proverbios 20:29   

Categoría: Levanta el Animo  Post #224    

 

 

 

D

 

 

 

 

 
Leave a comment

Posted by on August 25, 2017 in Uncategorized

 

EMBESTIDA SATÁNICA CONTRA JESÚS.

Parte 3

¨Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos los reinos del mundo y la gloria de ellos, y le dijo: Todo esto te daré, si postrado me adorares. Entonces Jesús le dijo: Vete, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y al él sólo servirás. El diablo entonces de dejó; y he aquí vinieron los ángeles y le servían.¨ Mateo 4:8-11

Cuatro son los nombres más populares que se le dan al enemigo de nuestras almas: Serpiente antigua, Satanás, Dragón y Diablo. En Apocalipsis 20:2 se encuentran los cuatro mencionados a la vez, para que quede bien claro que están refiriéndose al mismo personaje. En el relato de la tentación de Jesús se usan dos de ellos: diablo y Satanás. Cuando los evangelistas Mateo, Lucas y Juan hablan de él lo llaman diablo; cuando Jesús le reprende le llama Satanás. Los más usados por la mayoría de las personas son: diablo y Satanás.

La Tentación de las Vanidades de la Vida. Mateo 4:8-11

Las palabras ¨tentación¨ y ¨prueba¨ se refieren a una misma experiencia en la vida del cristiano; si es el diablo quien la motiva, es una tentación, y su resultado será negativo, si es  Dios, es una prueba, y su resultado será positivo.  Entre los varios resultados de la tentación están los siguientes:  Dios permite la tentación para motivarnos a la fidelidad. Dios permite la tentación para enseñarnos a depender más de él.  Dios permite la tentación para librarnos del orgullo.

El diablo engañó a nuestros padres en el Edén con una fatal mentira: ¨Seréis como dioses¨ Y así sigue engañando al hombre ofreciéndole todos los reinos del mundo si se postra y le adora; le hace sentirse dueño de sus acciones, señor de sus decisiones, libre para cometer toda clase de mal y cometer toda clase de injusticia, ha llenado su corazón de odio y de orgullo.

Incentivos para vencer esta tentación.

No perdamos de vista el propósito de la vida: Darle gloria a Dios, exaltadlo, adorarle, tributadle todo honor y alabanza, agradecerle toda bendición que nos dispensa, vivir sólo para él y extender su reino.

Oración

Bendito Salvador, guíanos a vivir sólo para tí, a gozarnos en tu victoria, a celebrar el triunfo sobre el pecado y el enemigo de nuestras almas, pues, aunque débiles como somos, podemos resistirle y  apagar todos los darnos que fuego que lance sobre nosotros. Amén.

 Categoría: La Palabra que da vida. post #224

 

 

 
 

EMBESTIDA SATÁNICA CONTRA JESÚS

Mateo 4:1-11

Parte 2  

Este tiempo de la tentación tuvo lugar inmediatamente a su bautismo. El tentador está presto para tentarnos en todo momento, pero la intensifica en los momentos cuando más nos disponemos a seguir y servir a nuestro Dios, y con toda sutileza intenta sembrar en nuestro corazón duda sobre el carácter santo y puro de la Palabra de Dios.

La tentación de las vanidades de la vida. vv. 5-6  

Cuando el diablo no da en el blanco con una flecha, saca otra de su aljaba. Y no te sorprendas, porque puede dar citas bíblicas que justifiquen su proceder, pero cuidado porque siempre les dará su propia interpretación. Lo puedes ver claramente si comparas las palabras del Salmo 91:11-13.

De acuerdo a lo dicho por el Apóstol Juan en su Primera Carta capítulo 2 y verso 16, la primera tentación tuvo que ver con ¨los deseos de la carne¨, y esta segunda tiene que ver con ¨los deseos de los ojos.¨ en otras palabras, va de lo discreto a la presunción.  

Son víctimas de esta tentación los que buscan el placer mundano, como son: la fama, el poder, la admiración, el sexo, la lujuria y toda suerte de vicios; cosas que nunca llenan el vacío del corazón humano, aun cuando el hombre las considere fuente de felicidad. El ego está entronizado en el corazón, y todos los valores son controlados por él. La sociedad está compuesta por personas, y ésta no puede ser cambiada si no cambian las personas. el egoismo, los prejuicios, el odio, la avaricia, la lujuria, son problemas individuales que se convierte en problemas de la sociedad.  

Incentivos a la victoria sobre esta tentación

Si estás en Cristo recuerda que eres una nueva creación. (2 Corintios 5:17).  

Tu mirada debe estar en las cosas del cielo, y no en las de la tierra.  (Colosenses 3:1-2)  

Estar alerta y en oración (Mateo 26:41)  

Apropiarse la promesa específica respecto a la tentación. (1 Corintios 10:13)  

Vestirse de la armadura de Dios para estar firmes contra las asechanzas del diablo. (Efesios 6:10)

Oración  

Gracias Cristo, porque tú nos has enseñado el valor del amor, la bondad, el perdón, el servicio a Dios y al prójimo, el valor de la disciplina y la honestidad, y porque eres nuestro modelo a seguir en todo. Ayúdanos a seguir tu ejemplo, tu Espíritu Divino impulse nuestra vida a seguir tus pisadas.

Categoría. La Palabra que da Vida. Post #223 

 

 

 
Leave a comment

Posted by on July 31, 2017 in La Palabra que da vida

 

EMBESTIDA SATÁNICA CONTRA JESÚS

Mateo 4:1-11  

Parte 1

Al ataque de las fieras salvajes se les designa como embestidas; a Satanás se le compara en la Biblia a la serpiente por su astucia, al lobo por su ferocidad, y al león por su voracidad, y en el caso de la tentación de Jesús, su adversario, cual fiera salvaje, puso en juego estas tres características.  

Este tiempo de Jesús en el desierto tuvo dos etapas, la primera de cuarenta días (Lucas 4:2), y ésta última, en la cual se desarrolló la embestida a la cual hago referencia.  

Es de suma importancia el considerar la presencia y ministerio del Espíritu Santo en la vida de Jesús, para no caer en el error fatal en el que cayeron los judios, quienes sólo conceptuaban las glorias del Mesías en las manifestaciones externas de acuerdo a sus conceptos humanos.  Bien dijo Pablo: ¨Nadie puede llamar a Jesús, Señor, sino por el Espíritu.¨ (1 Corintos 12:3).

La Tentación de la sola dependencia de lo material. Mateo 4:1-4

¨no sólo de pan vivirá el hombre:¨ respuesta de Jesús con una mirada retrospectiva. Dios proveyó del maná al pueblo de Israel en su trayectoria por el desierto (Deuteronomio 8:3) ¿Por qué debia usar Jesús su poder y abandonar su confianza en Dios?

Las palabras de Jesús el joven rico: ¨Vende todo lo que tienes y dalo a los pobres…¨ (Mateo 19:21) fueron entendidas  por muchos como una condición para ser seguidores de Jesús, lo cual dio origen a los monasterios de la  Edad Media, y los monjes viviendo de la caridad pública, pretendiendo negarse a vivir sólo del pan material para vivir del pan espiritual. En el lado opuesto están hoy todos los que cifran su felicidad en la dependencia de lo material, llenos de afán y ansiedad, y muchos más son víctimas del pecado de la avaricia (Mateo 6:25,34; Marcos 7:20-23; Proverbios 30:8-9).  Jesucristo amonestó a los hombres contra este pecado (Lucas 12:13-15). Es inútilel deseo de ser rico, porque la vida del hombre no consiste en las posesiones. Son cosas y no son posesiones verdaderas, en medio de las cuales el hombre morirá.  Las posesions verdaderas son las que Jesús trae a nuestra vida, a nuestra persona, a nuestro carácter y permanecen con nosotros eternamente, como son la fe, la virtud, el amor. Con Jesucristo tendremos vida eterna.

Recursos disponibles para vencer la tentación:

La  meditación de la Palabra de Dios. (Salmo 119:11) La memorización de pasajes bíblicos (Deuteronomio 6:7).

El ministerio del Espíritu Santo (Juan 16:13).

El fruto del Espíritu Santo (Gálatas 5:16)

Oración

Gracias Cristo, porque tú eres el pan de vida que descendió del cielo. Tú nos has dado vida, y vida abundante. Ciframos en ti la mayor riqueza que tenemos, porque teniéndote a ti lo tenemos todo: suples fielmente todas nuestras necesidades materiales, emocionales, de afecto, simpatía, apoyo y amistad; contigo lo tenemos todo. Amén.

Categoría: La Palabra que da vida  Post #221

 

 

PROPÓSITOS INFLEXIBLES E INVARIABLES

Así lo predicó Juan el Bautista a las multitudes que acudían a él para ser bautizadas en el Río Jordán.

¨Haced, pues, frutos dignos de arrepentimiento, y no comencéis a decir dentro de vosotros mismos: Tenemos a Abraham por apadre; porque os digo que Dios puede levantar hijos a  Abraham aun de estas piedras.¨ (Lucas 3:8)

Así lo reconoció Job en la dura prueba que tuvo que soportar.

¨En todo esto no pecó Job, ni atribuyó a Dios despropósito alguno.¨(Job 1:22)

Así lo vivió el Apostól Pablo después de varios años de su caminar con Cristo.

¨Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia.¨ (Filipenses 1:21)

Según el criterio humano, hay muchas cosas que Dios hace que no tienen sentido ni explicación. Como ejemplo tenemos el caso de la nación de Israel. Si son el pueblo escogido por Dios ¿Por qué vivieron tantos años como esclavos en Egipto? ¿Si Dios les dio una tierra por heredad ¿Por qué después los saca de ella? Si el hombre impío blasfema contra Dios, ¿Por qué es prosperado y vive feliz?  Frecuentemente nuestros endebles criterios son enemigos acérrimos de los inflexibles e invariables propósitos divinos.

Jonás, un profeta profundamente nacionalista, es el escogido de Dios para anunciar a los habitantes de Nínive, capital del Imperio Asirio, el juicio divino sobre sus maldades. Hasta aquí todo va bien con el profeta, sin embargo, Jonás sabe que si los ninivitas se arrepienten, Dios los perdonará, y es aquí donde empieza la lucha contra su amor propio. Ni Jonás ni ningún hombre podrá jamás frustrar los propósitos divinos.

En Jope, nuestro profeta halló una nave próxima a partir para Tarsis, ¡mágnifico! gritó, está saliendo bien. Cuando se levantó la tormenta, poco le molestó. ¡ya pasará! fue su pensamiento. y se fue a dormir, sin embargo, al aumentar su intensidad, el patrón de la nave le despertó para que clamara a su Dios por si acaso ese Dios pudiera tener misericordia de ellos. Al ser descubierta su rebeldía, Jonás reconoció su culpa y pidió que lo arrojaran al mar. Con estos actos, además de ser tragado por un pez y que sobreviviera en el vientre del mismo por tres días, y fuera vomitado en tierra, fuera Ninivé y predicara y los ninivitas se arrepintieran y Dios los perdonara; quedaba demostrado que los propósitos de Dios son inflexibles e invariables, y que ningún hombre por muchos esfuerzos que haga por frustrarlos, jamás lo logrará.

Todas las cosas adversas que le suceden al que amá a Dios y está en Cristo, serán encausadas en su propio bien. Ver Génesis 45:5-8; Romanos 8:28

Categoría: Eventos bíblicos sin precedente  Post #221