RSS

A LA CONQUISTA DE CANAÁN

09 Jan

Introducción

En sus notas sobre los Libros Históricos el Dr. C. J. Scofield hace una división de la historia del Pueblo de Israel en 7 períodos: 1.-Desde el llamamiento de Abraham hasta el Exodo. 2.-Desde el Exodo hasta la muerte de Josué 3.-El Período de los Jueces, desde la muerte de Josué hasta el llamamiento de Saúl. 4.-El Período de los reyes, desde Saúl hasta la cautividad. 5.-El período de las cautividades. 6.-El Período de la nación restaurada y 7.-La presente dispersión de Israel. Creí conveniente hacer esta cita dado que esta categoría, que he intitulado ¨Eventos Bíblicos Sólidos y Sin Presedentes¨ estará dedicada a considerar eventos históricos de suma importaNcia y de gran signIficado espiritual, narrados en la división de la Biblia que conocemos como Libros Históricos, y que comprende desde el Libro de Josue hasta el Libro de Ester, dando un total de 12 Libros.

El Cruce del Río Jordán

Al abrir el Libro de Josué nos encontramos a los hijos de Israel enfrentando el séptimo obstáculo serio antes de conquistar la tierra de Canaán. Los seis anteriores habían sido: liberarse de Faraón, cruzar el Mar Rojo, su peregrinar por el desierto, las rebeliones del pueblo, su negativa para entrar a tomar posesión despues del informe de los espías, la muerte de su lider. El séptimo es cruzar el Río Jordan, evento que está narrado en los capítulos 3 y 4 del Libro de Josué.

Información sobre el Río Jordán

El más importante en Palestina. Sus aguas son del deshielo del Monte Hermón al norte, tiene cuatro afluentes y desemboca en El Mar Muerto. Tiene una longitud de 322 km. En ciertos meses del año el caudal de este río crecía más de lo habitual. Ha sio un límite natural entre Israel y las naciones vecinas. Aunque el río es pequeño, tanto en la Biblia como en la historia tiene gran importancia.

Diferencias entre el cruce del Mar Rojo y el cruce del Río Jordán

En la ocasión del Rio Jordán no los iba persiguiendo nadie.

Muchas y pocas aguas.

La longitud de ambos.

El número de personas que cruzaron

El tiempo de preparación previa.

En el Mar Rojo no se levantaron piedras.

En el Mar Rojo no tenían sacerdotes ni arca

Al cruzar el Mar Rojo fueron a un desierto, al cruzar el Río Jordán fueron a una tierra fértil.

Josué tuvo tiempo para animar al pueblo, Moisés no.

Observaciones Pertinentes

Es una nueva generación la que cruzará el río. No se conoce el lugar exacto donde cruzaron, menciona que fue frente a Jericó

Se estima que fue un número aproximado de tres milllones de personas los que cruzaron, contando a los niños, jóvenes y adultos, con todas sus pertenencias.

No se dice cuanto tiempo les tomó cruzar el río.

Los pueblos cananeos que habitaban esa región tuvieron el testimonio de los patriarcas, y no dejaron sus idolatrías, razón por la cual Dios les destituyó de su territorio.

Lecciones Espirituales

Sobre el líder

Josué, fue nombrado por Dios como sucesor de Moisés, nunca buscó honores, fama, hombre de fe, celo, oración, irreprensible, en fin, llenó todas las condiciones de un verdadero líder, cumplió con su misión, fue un hombre exitoso. Sus palabras más recordadas son las que pronunció al final del libro: ¨Yo y mi casa serviremos a Jehovᨠ(24:15)

No importa cual sea nuestro nivel y área de liderazgo, todos tenemos en este gran siervo de Dios mucho que aprender sobre el corazón del verdadero líder.

Sobre el Pueblo

Valoró, apreció y obedeció al siervo que Dios puso sobre él. Juntos lloraron las derrotas y juntos gozaron las victorias, y juntos le dieron la gloria a Dios. Josué no defraudó a los hijos de Israel, ni ellos le defraudaron. Pidamos a Dios, líderes y pueblo nos dé gracia para que en nuestra relación sea evidente siempre una armonía tan contagiosa como la que hubo entre Josué y su pueblo.

Cuando el pueblo tuvo que santificarse, preparaba su corazón para estar en sintonía con lo divino.

El Arca del Pacto

En los capítulos 3 y 4 del Libro de Josué, el arca del pacto se menciona catorce veces para recalcar que Dios estaba presente y que su poder se manifestaría para hacer posibles todos los imposibles, y lo único que se demandaba de ellos era creer y obedecer.

Nunca fue la intención de Dios que usaran el Arca del Pacto como un amuleto o un fetiche. Lamentablemente en muchas religiones del mundo los amuletos y fetiches tienen un lugar dominante.

Entre el arca y el lugar donde pasó el pueblo había una distancia considerable, así podían ver el arca desde la entrada hasta la salida del río. Mantengamos nuestra mirada siempre puesta en Dios.

Los Sacerdotes

Tres acciones muy importantes llevaron a cabo los sacerdotes: la primera fue entrar al agua, dando firmemente el primer paso, la segunda fue permanecer en medio del Jordán hasta que se hizo todo lo que Dios ordenó, y la tercera, ser los últimos en pisar la tierra firme, dando la preferencia a los demás.

Nos sugiere todo esto, lo que debe ser y hacer el servidor de Dios. Tener la iniciativa, ser constantes y dar la preferencia a quienes tenemos el privilegio de servir.

Dos en uno

En este evento, el cruce del Río Jordán, no fueron necesarios ingenieros y arquitectos, ni los hábiles nadadores, no intervino para nada la mano del hombre. El evento fue sólido y sin precedentes, un milagro. En cuanto los sacerdotes sumergieron sus pies en las aguas, éstas se detuvieron en su curso y la tierra se secó al instante; nada de charcos ni de lodo.

Las formas más usuales de cruzar un río son: nadando, en canoa, en puentes, desviándo el cause de sus aguas, entubándolas, etc.

Tres fueron los resultados inmediatos: El nombre de Dios fue glorificado, los enemigos tuvieron miedo de ellos, el pueblo tomó confianza en lo que Dios seguiría haciendo con ellos en el futuro.

Para Dios era muy fácil haber hecho un camino en medio de las aguas antes de que pueblo llegara a sus riberas, pero no es su manera de actuar, él no va a quitar los obstáculos de nuestro camino antes de que lleguemos a ellos, pero una vez que estemos allí y clamemos por su ayuda, él lo va a hacer, y es muy probable que Dios derrame una bendicion que no esperábamos, para que enfrentemos un problema que tampoco esperábamos..

El Señor de toda la tierra.

De la boca de Josué salieron estas palabras como una confesión y convicción del gobierno y autoridad de Dios, no sólo de Israel sino de todos los pueblos de la tierra, quien les había prometido esta tierra a sus antepasados, y ahora estaban a punto de tomar posesión de ella, en el tiempo y en la manera de él, por su buena voluntad y misericordia.

Siendo Dios el Señor de toda la tierra, demanda sumisión del hombre a su gobierno y autoridad, respeto y obediencia, y sobre todo amor; y a quienes lo hacen les bendice en gran manera.

El Memorial

Dado que el corazón del hombre es muy propenso al olvido, Dios ordenó que se levantara un monumento conmemorativo en medio del Jordán para testimonio de la bondad, grandeza, misericordia y poder de Dios a las futuras generaciones.

Aquel había sido un evento sólido y sin presedentes que por ningún motivo se debía olvidar.

El Aquí y Ahora

Para finalizar analizaremos cómo un evento tan antiguo debe hacernos reflexionar y en qué áreas de mi vida pueden aplicarse algunas de estas lecciones espirituales que han sido consideradas.

Nos valdremos de algunas preguntas: ¿Está mi liderazgo (cualquiera que este sea) a la altura de las demandas del momento? ¿Son mis relaciones con aquellos a quienes Dios ha puesto como autoridad sobre mi vida, agradables a él? ¿Qué acciones de mi vida dan evidencia de mi fe en Dios? ¿tiene la humildad presencia en mi servicio a Dios?

Estas y otras preguntas más de motivación que mis queridos lectores consideren aplicables a cada caso en particular.

 

Comments are closed.

 
%d bloggers like this: