RSS

ÁRBOL GENEALÓGICO TRASCENDENTAL

29 Jan

¿Hasta cuántas generaciones atrás puede usted trazar su árbol genealógico?

Para las personas interesadas en este asunto, que las hay en buena cantidad,se les recomendó un sitio en la internet proveedor de útil información al respecto, y me parece que los resultados han sido satisfactorios, por lo menos en lo referente a antecesores de dos o tres generaciones atrás, y no sé hasta cuantas generaciones previas pueda lograrse una información digna de crédito.

Para el judío, era y es de mucho orgullo poder trazar el árbol genealógico de sus ancestros por generaciones, y es de gran importancia tener en cuenta las siguientes consideraciones:

Su Valor

Las genealogías bíblicas tuvieron siempre un propósito. Las registadas en el Antiguo Testamento exteriorizan el método divino de selección para dar origen al pueblo de Israel, a las funciones de los sacerdotes, a la repartición de la tierra, de las genealogías de los reyes, y otras. Las del NuevoTestamento apuntan a Cristo como descendiente de la Tribu de Judá, y de la línea de David, para dar cumplimiento a la promesa hecha a Israel respecto al Mesías.

Para las personas que por primera vez leen la Biblia, y en algunas ocasiones hasta para el lector asiduo de ella, esas listas de nombres poco o nada conocidos, puede producir cierto desinterés, y causarnos alguna aversión. Depongamos esas actitudes y consideremos el propósito por el cual fueron escritas, sin olvidar que toda la Palabra de Dios es inspirada divinamente, así desenredaremos la maraña de estaparte de la Biblia y encontraremos la manera de aplicarla a nuestra realidad; razones suficientes para que leamos las genealogías y lo hagamos con reverencia. De ninguna manera deben ser motivo para que despreciemos todo el caudal de sabiduría divina que emana de sus páginas.

Las Genealogías y los Evangelios

1.-De Abraham a Cristo—Mateo capitulo 1:1-17

La genealogía de Jesús que presenta el evangelista Mateo inicia con Abraham, lo cual está en armonía con el propósito de su Evangelio, es decir, demostrar a sus lectores judíos que Jesús llenaba la condición de nacionalidad para ser el Mesías, Jesús fue un hijo de la Nación de Israel, de sangre.

El heredero de Abraham por medio del cual la promesa de ser bendición a todas las familias de la tierra se cumpliría (Génesis 12:3) La Nación de Israel y sus líderes fueron bendición a las familias de la tierra de una manera indirecta y relativa; con Jesús serían bendecidas directa y completamente, sin ninguna acepción de personas y naciones (Romanos 1:16)

2.-De Adán a Cristo—Lucas capítulo 3:23-38

La genealogía de Jesús que presenta el evangelista Lucas nos lleva hasta Adán, lo cual está también en armonía con el propósito de su Evangelio, es decir, demostrar a sus lectores gentiles la humanidad de Jesús. Verdadero Dios, si, pero también verdadero hombre.

3.-El caso de los Evanglios de Marcos y el de Juan

En el Evangelio de Marcos no encontramos ninguna genealogía de Jesús, pues el propósito por el cual escribió su evangelio fue el de presentar a Jesús como un servidor, y a muy pocos podría interesarles una genealogía de un siervo, y el caso del Evangelio de Juan fue el de presentar a Cristo en su divinidad. Jesús es Dios, y lo establece con toda claridad tanto en su Evangelio como en sus Epístolas y en el Libro del Apocalipsis o Revelación.

Las Genealogías y la mujer

El marco básico para las genealogías era trazalas no por el lado de la mujer, las hijas no eran consideradas en este caso, sin embargo, cuando vamos al Evangelio de Mateo capítulo 1 y versos 3,5,6 encontramos a cinco mujeres mencionadas en el árbol genealógico de Jesus: Tamar, Rahab, Rut, Betzabé y María. Consideremos el caso de cada una en particular.

El caso de Tamar se registra en Génesis capítulo 38. Aquí le vemos como una viuda despreciada y olvidada por los hombres, pero no por Dios. ¿Nos dice esto algo respecto a nuestra manera de tratar a las viudas?

En los días de la iglesia del Nuevo Testamento, se dio especial atención a este renglón, pues se levantó una enérgica protesta por su abandono y desprecio por parte de algunos creyentes (Hechos 6:1) y como el número de ellas aumentó, el Apóstol Pablo dictó las normas sobre las cuales se debía dar atención a esa grave necesidad. (1 Timoteo 5:3-16)

El caso de Rahab también es de mucho interés. Una mujer ramera de oficio, de muy baja condición moral, a quien el Nuevo Testamento le reconoce su fe (Hebreos 11:31) fue salvada de morir en la ocasión en que Josué toma Jericó.

Por la fe, la mujer juntamente con el varón son herederos de la gracia de Dios, sin importar cual pueda ser la condición moral, lo cual fue evidenciado frecuentemente en el ministerio de Jesucristo. Casos como el de la mujer samaritana (Juan 4:6-18) y el de la mujer adúltera (Juan 8:1-11) lo dejan bien claro. Su misión fue restaurar vidas.Todos tenemos derecho a ser restaurados si lo queremos.

Al leer el Libro de Rut rumié la idea que me motivó a escribir este artículo. La historia narrada en esta joya literaria, es todo un idilio de amor verdadero. El género literario del libro es el Pastoril, como se le clasifica a esta literatura dentro de las Letras Hispanas.

Rut una mujer moabita llena de gracia y ternura, gentil, es decir, no perteneciente a la Nación de Israel, se casa con un hebreo y al quedarse viuda, decide dejar sus dioses y su pueblo para irse con Noemí su suegra, quien tambien enviudó y resuelve volver a Belén, su lugar de origen. En Belén Rut conoce a Bozz y se casa con él. Procrean un hijo a quien llaman Obed. Bozz fue el padre de Obed, y a su vez Obed fue el padre de Isaí, quien fue el padre del rey más ilustre que tuvo el puebro hebreo, David. Es probable que el rey David haya conocido a su bisabuela Rut. No sabemos cuantos años vivió Rut.

Se ha comparado a Booz con Cristo, quien se casa con una gentil, la iglesia y de cuyas bodas leemos en el Libro Del Apocalipsis.

La siguiente en la lista es Betzabé, esposa de Urías heteo, un fiel general de guerra del rey David, éste último, víctima de la lujuria, fragua secretamente como asesinar a su fiel general para tomar a su esposa y hacerla su mujer (2 Samuel 11) El plan resultó todo un éxito, sin embargo, David olvidó que todo lo malo que se hace en oculto, Dios lo saca a la luz, y aquel reino que iba en plano ascendente, empieza a caer en picada hasta el extremo de casi desaparecer.

Betzabé representa a los miles de mujeres desamparadas e indefensas, víctimas de la injusticia de los poderosos. Explotadas y humilladas lloran su desdicha por doquier, sin que nadie escuche su llanto. La violencia contra la mujer por sentido de género, está presente en todos los estratos sociales, y se cierne sobre ellos la venganza del Defensor de los desvalidos.

Y la última es María (Lucas 1:26-38 y 3:23-38) un modelo de humildad, pobre y temerosa de Dios. Era también de la tribu de Judá, de la cual Dios había prometido levantar al Mesías. En su oración (Lucas 1:46-55) al igual que lo hizo Ana, la madre de Samuel, engrandece al Señor reconociendo todas sus misericordias y su gran poder.

De gran bendición a otros son las mujeres con un corazón humilde delante de Dios, El las usa grandemente. En nuestros débiles y limitados argumentos humanos, nos hemos olvidado de las otras cuatro mujeres, cuando Dios no las olvidó.

Dicho sea de paso, Jesús no fue menos que los demás por el hecho de que en su genealogía hubiera mujeres, por el contrario esto es un evento bíblico sin presedentes, pues así podemos ver cuan grandes son los planes de Dios trazados en el curso de los siglos, lo que para el hombre es imposible siquiera de imaginar. También es prueba contundente de cuan alta es la estima de Dios por la mujer.

El ministerio de Jesucristo estuvo en armonía con ese hecho, como lo consta su ministerio, y su Evangelio dignificó a la mujer.

Nuestro árbol genealógico en Jesús

En el ámbito espiritual, todos los creyentes somos engendrados por Dios en Jesucristo, como lo expresa el Evangelio de Juan. Jesucristo ¨a lo suyo vino, y los suyos no le recibieron. Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varon, sino de Dios¨

(Juan 1:11-13)

Muy marcados son los contrastes entre las genealogías bíblicas y la genealogía en Cristo Jesús. La una es humana, la otra es espiritual; en la humana, muchos antecesores, en la espiritual solo uno; en la humana, todos mueren, en la divina todos viven eternamente.

Y así como los antiguos se gozaban de su herencia, nosotros nos gozamos en la nuestra, como ellos exhibian con orgullo su árbol genealógico, nosotros proclamamos a los cuatro vientos el nuestro.

Para Dios no existen nobles ni plebeyos, todos podemos ser hijos si creemos en el Nombre que es todo todo nombre, J  E  S  Ú  S.

 
 

Comments are closed.

 
%d bloggers like this: