RSS

EL ESTIGMA DE UN FAMOSO GENERAL SIRIO

13 Mar

Lo más importante con una dificultad no son las circunstancias, sino la manera como la enfrentamos.

El evento que en esta ocasión nos ocupa está estrechamente vinculado con nuestra vida. Se narra en el capítulo 5 del Segundo Libro de los Reyes. Un hombre de nombre Naamán, cuyos logros en la vida habían sido alcanzados: un militar de alto rango, con una alta posición dentro de las fuerzas armadas sirias, famoso por su valor, dedicación, admirado por todos y altamente apreciado por su rey. En una palabra, lo tenía todo, se había realizado en la vida, tenía todo lo que un hombre puede desear para ser feliz.

Con todos aquellos logros y circunstancias favorables se veía turbado por una terrible enfermedad, de las que hielan el corazón, de las que oprimen y deprimen el alma, –la lepra–En alto grado contagiosa y peligrosa en extremo,mortal e incurable; por lo mismo, quienes la padecían debían estar totalmente aislados de los demás seres humanos y en espera de afrontar la muerte. Se tomaban  todas las medidas posibles para evitar el contagio. Naamán sabía todo esto y sin duda sentía frustración y la desilución al ver que todos sus sueños nunca podrían realizarse. Era un hombre con un pasado glorioso,  pero de su presente y futuro nadie tendría envidia. Por el contrario, sería objeto de lástima y su estigma una verguenza y desprecio de los demás

Es seguro que Naamán había puesto a prueba a los dioses sirios para que lo sanaran, invertiendo grandes sumas de dinero, ¿que no dará el hombre por su salud?  Todos los remedios habidos y por haber fueron medios inútiles, no dieron nigún resultado, estaba deshauciado.

Para el Dios que todo lo puede y que todo lo sabe, su condición no era un caso fatalmente perdido ¿Cómo obró Dios el milagro? Son grandemente asombrosos los caminos del Señor, y lo fueron particularmente para Naamán.

No sabemos cómo, lo cierto es que había en su corazón cierta disposición hacia Dios, pues por medio de él, Dios libró al reino de Siria de ser derrotados por sus enemigos. Además, una sirvienta de su casa, era de las personas tomadas como rehenes del Reino de Israel, la cual conocía al profeta Elíseo, ella aconseja a la esposa de Naamán consulte con este varón de Dios, segura de que él le sanaría. Fue de tanto valor para ellos la recomendación de esta mujer, que deja ver una vez más lo que había en el corazón de Naamán. ¨¨ipso  facto¨ el rey de Siria toma cartas en el asunto y le envía al rey de Israel, quien interpretó el mensaje de la carta presentada por Naamán, como una amenaza de guerra, rasgando sus vestidos. El profeta Eliseo al tener conocimiento de estos hechos le envia a decir al rey de Israel que le envié al leproso, para que sepan ambos que hay Dios en Israel.

Estando Naamán a la puerta de la casa de Eliseo, acostumbrado a los honores y reconocimientos, espera que Eliseo le reciba como él merese, éste le envía a zambullirse siete veces en el Río Jordán, a lo cual el general se opone, su posición y rango le impiden el tener que humillarse a ese grado. Convencido por sus siervos, Naamán accede y el milagro se efectua, Fue sanado de su lepra.

La actitud de Naamán revela lo que es el corazón humano cuando aún no ha sido tocado por la mano de Dios. Obstinado, rebelde, incrédulo, egocéntrico, con una concepción errada de sí mismo, presa del dolor y de verguenzas indecibles, el orgullo le impide doblar su rodilla y voluntad ante su Creador, y quiere componer el mundo a su propia manera; todo esto en el lado negativo de proceder y conducta humanos, mas cuando el corazón presta oido al Señor y obedece, suceden cambios sorprendentes, como lo vemos con Naamán Renuncia a sus escrúpulos, razona los consejos de los más humildes, admite su necesidad, da un giro de ciento ochenta grados en sus propias opiniones y su vida es cambiada totalmente.

Naamán sanado de su lepra confiesa que el Dios de Israel es el Dios de toda la tierra, incluyendo Siria. Su corazón amargado por la adversidad es ahora un corazón lleno de gozo; aquella vida que estaba perdiendo el propósito para vivir, se fortalece, se levanta con nuevos bríos y entusiasmo.

El caso de Naamán es una ilustración objetiva de lo dicho por el Apóstol Pablo en su Segunda Carta a los Corintios capítulo5 y versículo 17: ¨De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron, he aquí todas son hechas nuevas¨    Esta experiencia subjetiva puede ser una realidad siguiendo los pasos de Naamán, y los frutos objetivos serán la evidencia de su validez.

¿Anhelas un nuevo estilo de vida, que te proyecta a nuevas dimensiones? Reconoce tu necesidad, tu incapacidad de lograrlo por tí mismo, confiesa con tu boca que Jesucristo es el Señor, y cree en tu corazón en que Jesucristo murió por tí pagando el precio de tu rescate, y que Dios le levantó de los muertos, serás hecho una nueva creación de Dios.

 

Comments are closed.

 
%d bloggers like this: