RSS

CINCO DIAMANTES DEL SALMO 95

04 Apr

Las joyas se clasifican en preciosas y semipreciosas, entre las preciosas está el diamante como la de más valor; y de ahí que a lo que más estimamos de valor que podamos tener, sea de cosas materiales, y de valores como los morales y espirituales, lo valoricemos como a un diamante. En el Salmo 95 encuentro cinco puntos de mucho valor, por lo cual les doy la categoría de diamantes.

DIAMANTE No. 1  LA ADORACIÓN   versículos 1 al 7

Se describen 7 asuntos:

1.-venid

2.-aclamenos alegremente

3.-cantemos con júbilo

4.-lleguemos ante su presencia

5.-adoremos

6.-postrémonos

7.-arrodillémonos

De los muchos elementos que conforman la adoración, aquí se mencionan siete. ¿Cuáles de ellos están ausentes y presentes en nuestra vida de adoración? Además, el énfasis de este Salmo es una adoración del pueblo de Dios, no del creyente en forma personal y privada. A tu juicio ¿hemos descuidado alguno de ellos y por qué? Por otra parte, ¿tendrá el salmista alguna razón para incluir a la naturaleza en estos actos de adoración?

 DIAMANTE No. 2  LA CREACIÓN    versículos 3 al 5

se dan 5 datos:

1.-las profundidades de la tierra

2.-las alturas de los montes

3.-el mar

4.-la tierra seca

5.-el hombre

Motivo de onda preocupación para las organizaciones a quienes incumbe el estudio de las condiciones climáticas, es el ver cuantas especies de la fauna y de la flora están en peligro de extinción por la mano asesina y despiadada del hombre, tanto que se ha llegado a la necesidad de formular leyes que lo califiquen como un delito que debe ser sancionado con fuertes multas.

El Libro de los Salmos es un defensor de la naturaleza, porque la ve en su justa dimensión, creada por Dios para la supervivencia del hombre. En la vorágine de la vida, detente con cierta frecuencia a admirar las bellezas de éste, tu habitat.

DIAMANTE No. 3  LOS TÍTULOS DIVINOS   versículos 1,3,5

1.-roca de salvación

2.-Dios grande

3.-Rey grande

4.-Creador

Los títulos divinos que la Biblia menciona de Dios son de suma importancia, pues, revelan su naturaleza y carácter. Describen además la relación que él guarda con su creación, su pueblo y sus hijos. No son meras expresiones tomadas al azar, palabreria sentimental, ni figuras del lenguaje o bellas frases floreadas. Fueron originados en hechos sustentados por la presencia del universo, y sustentables en milagros que la imaginación y mano humanas jamás pudieron imaginar.  El hijo de Dios encuentra en ellos apoyo a su fe, esperanza y amor.

DIAMANTE No. 4   LA ELECCIÓN   versículo 7

Se anotan 4 datos:

1.-El es nuestro Dios

2.-Somos el pueblo de su prado

3.-ovejas de su mano

4.-vieron mis obras

En esta parte del Salmo pasa el escritor al hecho innegable de la elección divina. De todos los pueblos de la tierra, Dios eligió a los hijos de Israel como su pueblo, y a sus habitantes como las ovejas de su mano. Les escogió para ser el instrumento por el cual quería bendecir a todos los pueblos de la tierra. Tristemente el pueblo no lo entendió así; quitando sus ojos de Dios, los fijó en si mismo, llegando al extremo de interpretar la obediencia a sus mandamientos como el requisito indispensable para gozar de sus bendiciones para su propio beneficio. El pueblo santo de Dios no tenía porqué compartir con los demás de sus privilegios, según sus criterios. Jesucristo declaró a sus seguidores: ¨No me legisteis vosotros a mí, sino que yo os elegi a vosotros, y os he puesto para que vayaís y llevéis fruto, y vuestro fruto permanezca¨, sin duda para corregir ese concepto erroneo de los líderes religiosos de sus tiempos. Y por supuesto, para nosotros en nuestros tiempos también.

DIAMANTE No. 5   EL NO PULIDO  verículos 8 al 11

Se anotan 5 datos:

1.-no oyeron su voz

2.-tentaron a Dios

3.-divagaron de corazón

4.-no conocieron sus caminos

5.-no entraron en su reposo.

¿De quién habla Dios? ¿a qué experiencias se refiere? Habla de su pueblo que liberó de Egipto, y de una de las experiencias al inicio de su jornada por el desierto, y de otra más al final de su peregrinación de 40 años. En ambas el pueblo de Israel murmuró contra Dios por la falta de agua, y como el Salmo 95 lo expresa: no oyeron su voz, le tentaron, divagarón de corazón, no conocieron sus caminos, y la triste consecuencia, no entraron en el reposo de Dios con la poseción de la Tierra Prometida.

Siendo un muchacho tuve una experiencia con un diamante del tamaño de una pelota de golf. El dueño me lo mostró y me dijo lo que era, lo tuve en mis manos y lo observé con mucho asombro y curiosidad, me parecía un ágape y no un diamante, y no se lo creí hasta que tomó un pedazo de cristal muy grueso y con una regla, marcó una línea sobre él, y lo cortó con una punta que tenía el diamante; me pidió que doblara el cristal para partirlo, aquello fue tan fácil como si se tratara de un cartón. Le pregunté por qué no tenía el brillo que caracteriza a los diamantes, y su respuesta fue: necesito limpiarlo con ciertos químicos y pulirlo.

Tú y yo, somos eso, diamantes que necesitamos estar limpios y pulidos por la mano de Dios, para mostrar al mundo nuestro verdadero valor, Enumera todos los privilegios que Dios te ha otorgado, y enumera también todas las responsabilidades que conllevan, si lo haces, tu corazón no divagará, ni ignorará los caminos del Señor, y disfrutarás de su reposo; es la bendición más grande, verdadera y valiosa que puede existir.

 

 
Leave a comment

Posted by on April 4, 2014 in La Palabra que da vida

 

Comments are closed.

 
%d bloggers like this: