RSS

TRES EDICTOS ¨FUERA DE SERIE¨

25 Apr

Libro de Esdras

Por siglos se ha hecho uso de los edictos como instrumentos para comunicar a los súbditos o ciudadanos alguna orden judicial que debe ser conocida y obedecida por todos. Algunos de esos edictos han sido muy famosos porque se han visto involucrados millones de personas, tal fue el caso con el edicto de Licinio y Constantino, promulgado en el año 313 dC. que puso fin a la persecución del Imperio Romano contra los cristianos,  y que dio inicio a una era de paz en todo el imperio.

En la Biblia tenemos tres edictos a los cuales podemos calificar ¨fuera de serie¨, y son: el edicto de Ciro, Rey de Persia, el edicto de Augusto Cesar, Emperador Romano, y el más grande todos los edictos. El primero tuvo lugar en el año 538 aC., el segundo en el año 1 dC., y el tercero por el año 30 dC.

El Edicto de Ciro, Rey de Persia

Reviste gran trascendencia este edicto por las razones siguientes:

El Tiempo en que Promulgado    

Termina el Segundo Libro de las Crónicas con el Pueblo de Israel conquistado por los babilonios, siendo llevados cautivos a Babilonia por Nabucodonosor. El Libro del profeta Daniel nos narra las muchas y tristes experiencias que vivieron en y durante ese imperio, incluyendo además el reinado de los Medos que dominaron a los babilonios. El Libro de Esdras se abre con la mención de Ciro II, rey de los persas, imperio que duró dos siglos dominando al mundo, siendo más tarde dominados a su vez por los griegos, con Alejandro El Grande.

El Asunto al que hace Referencia  

El Segundo Libro de las Crónicas termina de la misma manera como inicia el Libro de Esdras, de ahí que se considera a ambas obras como surgidas de su mano. De mucho valor es la mención del edicto promulgado por Ciro II, rey de Persia en cuanto a la reconstrucción del templo de Jehová en Jerusalén. Se deja claro en la narración que Jehová despertó el espíritu de Ciro rey de los persas, sin darnos más información al respecto.  Es un evento bíblico trascendente si tomamos en cuenta que se trata de un gentil.

Lo que Había Sido Dicho por los Profetas Isaías y Jeremías  

El profeta contemporáneo a los acontecimientos relacionados con el exilio del pueblo judío fue Jeremías. Sus profecías respecto a Babilonia como el instrumento de juicio sobre el pueblo fueron cumplidas al pie de la letra, siendo él mismo testigo ocular de los tristes y lamentables sucesos. El profeta Isaías ciento sesenta años atrás ya había profetizado el cautiverio babilónico, y de manera sorprendente anunció por nombre al rey de Persia que proclamaría el edicto para la reconstrucción del templo y de la ciudad de Jerusalén (Isaías 44:28)

Los Conceptos que Tenían los Hebreos sobre los Gentiles  

Los hebreos profesaban un antagonismo férreo contra los gentiles; jamás hubiesen tolerado que un gentil se inmiscuyese en sus asuntos religiosos, sin embargo, en esta ocasión celebraron que Ciro diera tal edicto, pues vieron en ello la buena voluntad de Dios.

El Edicto de Augusto Cesar Emperador Romano  

Cuatro siglos más tarde tuvo lugar la proclamación de otro edicto, registrado en el Evangelio de Lucas. Para esta ocasión se trata de Augusto Cesar, emperador romano, referente a que todo el imperio debía ser empadronado en el lugar de nacimiento de cada persona, lo que obligó a José y María dejar Galilea donde vivían e ir a Belén, donde habían nacido. (Lucas 2:1-4)

Los Judíos bajo el Imperio Romano  

Para este tiempo los judíos eran súbditos del Imperio Romano, vivían en Jerusalén, pero tenían que cumplir con todas las exigencias de los romanos, quienes por más de dos siglos los tenían bajo su dominio. Para el año 70 dC. el general romano Tito destruyó la Ciudad de Jerusalén.

El Lugar del Nacimiento de Cristo  

Lo verdaderamente trascendente de este edicto fue que aconteció justo cuando Jesús estaba para nacer. El profeta Miqueas había anunciado el nacimiento del Mesías cinco siglos antes (Miqueas 5:2), y su cumplimiento aconteció según lo anunciado (Mateo 2:6)

El Más Grande de los Edictos  

Si nos parecen sorprendentes los edictos  que hemos considerado, hay uno que no tiene comparación, y no me refiero al de Constantino que he mencionado al principio, me refiero al que Dios mismo ha promulgado. Tal edicto no ha perdido vigencia, es para todos los hombres en todos los tiempos y en todos los lugares, y llena los anhelos infinitos de la raza humana.

Los Principales Pronunciamentos de este Divino Edicto son:  

¨El alma que pecare, esa morirᨠ Ezequiel 18:4

¨Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios¨  Romanos 3:23

¨La paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús¨  Romanos 6:23

¨De tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo Unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él¨  Juan 3:16-17

¨Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados,….como si Dios rogase por medio de nosotros, os rogamos en nombre de Cristo:  RECONCILIAOS CON DIOS¨  2 Corintios 5:19-20

¨Pero Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, ahora manda a todos los hombres en todo lugar que se arrepientan¨  Hechos 17:30

¨A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron. Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios¨  Juan 1:11-12

Cada una de las palabras de este edicto palpitan con una asombrosa revelación

—-JESUCRISTO—–

    

 

 

 

 

 

 

Comments are closed.

 
%d bloggers like this: