RSS

MAGNA RECONSTRUCCIÓN A CORTO PLAZO

02 May

Libro de Nehemías  

En el Libro de Esdras, la atención se enfocó en la reconstrucción del templo, centro de la vida religiosa de los hijos de Israel, cuando por orden de Ciro rey de Persia, se patrocinó la reconstrucción del mismo. En el Libro de Nehemías el tema que se impone es la reconstrucción del muro de la Ciudad de Jerusalén. Ambas empresas fueron muy importantes en la restauración de la vida nacional del pueblo de Dios, y en ambas los reyes gentiles tuvieron importante intervención, movidos por la mano Divina.

Nehemías Pone sus Ojos EN Dios

Este evento bíblico sin precedentes se inicia con la pregunta de Nehemías a cierto grupo de personas que visitaron Jerusalén, sobre la condición en que se encuentran los pocos judíos que habían regresado del cautiverio; al ser informado del aspecto lúgrube de la ciudad y del oprobio que sufrían por la carencia del muro, Nehemías lo pone en su corazón y dispuesto a jugársela en serio, de inmediato pone sus ojos EN Dios con fuerte y enfática confianza le suplica su ayuda, confesando el pecado de su pueblo y haciendo memoria de las promesas divinas.

Por espacio de tres meses Nehemías ora. Dios oye y actúa. El rey Artajerjes notó la tristeza en el rostro de su fiel y querido copero Nehemías, quien al constatar el amor de este judío por su pueblo, lo respalda para hacer posible lo que Dios había puesto en el corazón de su tan querido servidor.

Cuando Dios nos llama para darnos una tarea o asignarnos un trabajo, tenemos la tendencia a mirar nuestra condición humana y sus carencias, en lugar de poner nuestra mirada EN Dios y en todo lo que él puede hacer. Esta fue la respuesta de muchos a quienes Dios llamó, y sigue siendo la respuesta de todos aquellos a quienes él llama. Veamos como Dios capacitó y proveyó a quienes le obedecieron, y así lo hará con nosotros también si respondemos en obediencia.

Nehemías Anima al Pueblo a trabajar CON la Ayuda de Dios  

Lo primero que tiene que hacer Nehemías es enfrentar a los enemigos de su pueblo, para quienes aquella noticia resonó como un latigazo a sus oidos, y quienes se plantan en la disposición de estorbar toda buena intención.  Después de inspeccionar las doce puertas del muro que estaban derribadas y dañadas por el fuego, y narrar como la buena mano del Señor estaba con él, arenga a los judíos a levantarse y edificar, que el Dios de los cielos les prosperará. Ni tardos ni perezosos, los judiós emprenden la magna obra, y como los enemigos persisten en su mala intención de estorbar la obra, son forzados a trabajar con una espada en su mano y con la otra trabajando, y con su boca alabando a Dios. La ropa que vestían sólo se la quitaban para bañarse. Nehemías también edificó una parte del muro.  Para memoria a las futuras generaciones, se asentó los nombres de las familias que edificaron. Y aquella magna obra que pudo haber tomado meses, y quizás hasta años para realizarse, en corto plazo de cincuenta y dos días, fue terminada.

El Libro de Nehemías es un excelente material de estudio sobre el liderazgo cristiano.  En mi vida pastoral pasé por una etapa de crisis espiritual y emocional muy fuerte, y el libro intitulado: ¨Pásame otro ladrillo¨ del Dr. Charles Swindoll, que usó como material de estudio la vida y obra de Nehemías, reorientó mis prioridades y enfoques; por esa razón lo recomiendo ampliamente. Todo líder cristiano lo debe leer.

Nehemías Termina el Muro, Inspirado y Guiado POR Dios    

Cuando Nehemías ve el muro reconstruido totalmente, desde una perspectiva humana, puede dar por terminada la visión que Dios depositó en su corazón, pero aquello sólo era una parte en el plan que Dios tenía para su vida, pues hoy, a unos treinta siglos de distancia de la realización de aquella magna obra, nos bendice e inspira con su vida y ejemplos incansables, invencibles e indomables; y fue lo mismo con todos los caracteres bíblicos y con todos los fieles siervos del Señor por generaciones, y puede ser nuestro caso también.

Nehemías Exhorta al Pueblo a Vivir PARA la Gloria de Dios

En un corto tiempo que este gran siervo de Dios regresa a Persia, los israelitas vuelven a cometer actos de desobediencia a la ley de Dios, de tal forma que cuando regresa a Jerusalén, no languideció, se dio a la tarea de corregir un sinnúmero de abusos que se estaban cometiendo.

No debe sorprendernos la actitud de ellos, puesto que las cosas de este mundo ejercen un poder y atracción que a muchos les cuesta trabajo ubicarlos en su vida en el lugar que les corresponde. Jesucristo dijo de sus seguidores: ¨están en el mundo, pero no son del mundo¨,  y nunca debemos olvidar esto.

Conclusión  

Como lo fue para Nehemías así debe ser también para nosotros. Siempre poner nuestros ojos EN Dios, conscientes de nuestra necesidad de contar CON su ayuda, atentos de los caminos POR donde él quiere llevarnos, y que todo nuestro ser y hacer sea PARA su gloria. Razón más que suficiente para mantener esa nobleza en nuestro credo. ¡Aspiremos a esto¡

Y otro enfoque más es el siguiente:  Dios ha realizado con nuestra salvación una obra magna que no es posible medirla ni compararla con nada, y en cuanto al tiempo de vida que podemos vivir sobre este mundo, a corto plazo, los Apóstoles Pablo y Pedro nos exhortan repetidas veces en sus cartas a que consideremos los días breves de nuestra peregrinación por esta tierra para que vivamos con temor y amor a nuestro Dios y hagamos el trabajo que él nos encargó. (Romanos 8:18;  2 Corintios 4:17;   1 Pedro 1:17;  4:2-3)

 

 

Comments are closed.

 
%d bloggers like this: