RSS

S E D D E J U S T I C I A

27 May

B I E N V E N I D O

Por la bondad del Todopoderoso, tengo el placer de iniciar una nueva categoría dentro de mi blog, a la cual estoy intitulando: ¡A P A G A   T U  S E D¡ Y cuyo propósito es orientar al lector en la aplicación de los principios bíblicos en su diario vivir.  Partiendo de LOS LIBROS POÉTICOS y dentro de las directrices bíblicas, serán analizados los temas de cada post, dando prioridad a los más relevalentes y de actualidad. Mi más cordial bienvenida a todos ustedes, mis queridos amigos.

SED DE JUSTICIA

¨Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados¨  Evangelio Según San Mateo 5:6

La palabra ¨justicia¨ rica de valores vitales, es una de las palabras más significativas de la Biblia. Se le menciona unas 360 veces en la Versión 60 de la Biblia de Casiodoro de Reina Valera.

Tiene cuatro diferentes significados, a saber:

1.-Como una virtud

2.-Como rectitud y conformidad a la voluntad de Dios

3.-La justicia de Dios como atributo

4.-La justicia imputada.

De las cuatro justicias ya mencionadas, las tres primeras se encuentran en toda la Biblia, la cuarta se desarrolla en el Nuevo Testamento, y en los Libros Poéticos particularmente, las dos primeras son las que tienen prioridad.

La frase ¨hambre y sed¨ marca un anhelo no alcanzado aun de una experiencia espiritual de significado.

LIBRO DE JOB

Job, un patriarca que lucha por la superación de la adversidad, y en demanda de la justicia divina, ha cumplido fielmente las demandas de Dios, su comportamiento ha sido, según sus criterios, justo y recto a los ojos divinos, por lo tanto, no merece que el Todopoderoso le esté sometiendo a tan severo sufrimiento y bajo tan estricta disciplina.

Tres amigos intentan con todos los argumentos a la mano, convencerlo de su pecado, pues la magnitud de su sufrimiento no corresponde con su pretendida justicia, lo más conveniente, según ellos es que Job admita que ha ofendido a Dios, y se verá libre de la maldición divina que pesa sobre él..

Job fue un fiel representante del hombre que trata de establecer su propia justicia ante Dios. Los hombres siempre pensamos en el peor pecador para señalarlo como el objeto que debe someterse al arrepentimiento; Dios escogió al hombre más justo y santo para marcarle su gran necesidad de arrepentirse. ¿Se justificará el hombre con Dios?  Dios mismo dio el veredicto:  ¨No hay justo ni aun uno¨

Fariseos y Escribas

Los fariseos y escribas del tiempo de Jesús, representantes de un conservadurismo radical, defendían una justicia propia conseguida por la observancia a la ley, sin dejar de practicar actos de injusticia carentes de amor a los ojos de todos. No era la justicia que ellos pregonaban, de la que tenían hambre y sed, publicanos y pecadores; sino de una justicia que estuviera fundamentada en el verdadero temor y amor a Dios, generadora de amor a todos los hombres, sin barreras de clases sociales, raciales y religiosas.

Hambre y Sed

El mundo está viviendo una era de hambre y sed de justicia. Su clamor se oye por todas partes, y se siente en todo ambiente: en los mercados, en las calles, en plazas, hogares, etc.  Se clama por mejores condiciones de vida, por el respecto a los derechos humanos, por justicia y paz.  Con todo, es un colosal error creer que si se dan mejores condiciones de vida, todo va a cambiar. Si de eso dependiera el ahogar la sed, aquellos países y aquellos miles, y quizás millones de hombres y mujeres que lo tienen todo, vivirían en armonía, sin los azotes de pobreza y miseria que padece la mayoría de la humanidad.

Jesús y la Justicia

A la luz de su deslumbrante doctrina, Jesús asentó: ¨Felices, dichosos¨ los que tiene hambre y sed de justicia, y señaló el único camino para alcanzar esa dicha y felicidad, camino que rublicó desde el Calvario cuando dijo: ¨Padre, perdónales porque no saben lo que hacen¨  En su súplica demandó el perdón para sus enemigos, a quienes amó y amá aún cuando le mantienen o pretenden mantenerle en la cruz, manifestando así su odio y rechazo al mensaje del crucificado.

La ruta a esa dicha y felicidad está moldeada y señalada por: Ama a tus enemigos así como él los amó y ama. Todo ensayo de la humanidad para alcanzarla fracasa, y continuará fracasando entretanto la justicia humana no sea reemplazada por la justicia divina, la que va a la vanguardia en el amor al enemigo.

Si abres tu corazón a Cristo, el Rey de Justicia y Príncipe de Paz, y le rindes tu vida, él te dará ese amor que a los hombres les parece imposible de alcanzar.  Cuando hagas lo primero, inspirado por su ejemplo, podrás hacer lo segundo, y serás muy dichoso con los resultados en tu vida y en la vida de los demás.

La señalización de Jesús por una justicia mayor que la de los escribas y fariseos como condición para entrar al reino de los cielos, encuentra su significación plena con las palabras del Apóstol Santiago: La fe (creencia en Dios) sin obras es muerta. Por lo tanto, el hombre que busca y tiene hambre de una sólida rectitud de su devoción a Dios, nunca buscará la justicia en este mundo, pero a la vez nunca dejará de darla pues él ya la posee.   Si nuestra creencia en Dios está en esa condición, debemos rectificarla.

De nada sirve honrar a Dios de labios si nuestro corazón está lejos de él.

 
Leave a comment

Posted by on May 27, 2014 in ¡A P A G A T U S E D¡

 

Comments are closed.

 
%d bloggers like this: