RSS

LA COPA DEL DOLOR

04 Jul

Salmo 22  

Sin duda el Libro de los Salmos es el libro más leído y conocido de los sesenta y seis libros de la Biblia. Y las razones son obvias, y de ellas, la principal puede ser: su mensaje confortable y consolador para el alma atribulada, presa de algún dolor, sea físico, moral o espiritual. Tanto el hombre como la mujer, sin importar su raza, color de la piel, su edad, su condición social, nacionalidad o religión, encuentran en este libro, uno de los libros más humanos que haya tenido en sus manos en alguna ocasión, pues no hay experiencia de su vida que sea ignorada o pasada por alto.  

En la Biblia, la palabra ¨copa¨ frecuentemente tiene una interpretación simbólica; por lo general hace referencia a lo pleno, completo, al todo con lo que se le asocia. Por ejemplo: la copa del hombre y la mujer justos, es decir, que hacen lo recto ante los ojos de Dios y de los hombres, es una copa de bendiciones (Salmo 23:5), del cuidado divino (Salmo 116:13), de la consolación (Jeremías 16:7). En cambio la copa del impío es una copa de la tentación al vino (Proverbios 23:31), de juicio (Salmo 11:5), de la ira divina (Isaías 51:17,22).  

En el Apocalipsis o Revelación, el último libro de la Biblia, la palabra ¨copa¨ se menciona 11 veces, y todas ellas, haciendo alusión a los juicios divinos que caerán sobre este mundo en el futuro.  

Los Salmos Mesiánicos  

Hay un total de 17 Salmos que hacen alguna referencia al Mesías, es decir, a Jesucristo, de los cuales he elegido al Salmo 22 por la forma tan impresionante en que se profetizan los sufrimientos de Cristo en el Monte Calvario, y del cual comparto las siguientes lecciones.  

¿Personificación?  

Cuando por primera vez leí el Salmo 22 pensé en que el escritor había presenciado la crucifixión de Jesucristo, y que ahora para hacer más dramática la escena, él mismo estaba personificando al crucificado.  Cuál no sería mi sorpresa al informarme que el Salmo había sido escrito más de 500 años antes de que tuviera lugar el evento.    

No se trataba de una personificación, ni siquiera de alguna referencia a una experiencia que el escritor haya vivido en su vida. Ciertamente el Rey David fue víctima de muchas circunstancias adversas, muchos fueron sus enemigos, sin embargo, su confianza en el Señor nunca decayó. Si este es el caso, ¿cómo se debe interpretar correctamente este enigmático Salmo?  

La Inspiración Divina  

¿Qué dicen los teólogos?  ¿Qué opinan los intérpretes bíblicos? ¿Qué teorías han surgido al respecto?  Bástanos hacer una consulta a la internet para darnos cuenta de las muchas teorías y opiniones humanas sobre el particular y constatar que la intención no es alentar fe sino duda sobre la inspiración divina de las Escrituras. Finalmente, la única voz de autoridad la tiene la Palabra de Dios. Los evangelistas Mateo y Juan, bajo la inspiración del Espíritu Santo, dieron fe del cumplimiento exacto y preciso de esta profecía (Mateo 27:35 y Juan 19:24). Cerremos nuestros oidos a tantas opiniones humanas y en fe abramos nuestro corazón a la unica voz de autoridad, la de Dios. ¨La copa que me da el Padre, ¿no la he de beber?  (Juan 18:11).    

¿Quién es el Ente Receptor de este Monólogo?  

El Salmo 22 en buena parte es un monólogo, expresándole a Dios la severidad de sus dolores físicos, sintiendo en lo profundo de su alma la lejanía de Dios. Se ve a sí mismo rodeado de gente que le juzga con muy malas intenciones, gente burlona, inmisericorde, impía, y con un corazón  lleno de odio contra él. Todas las actitudes y hasta expresiones verbales de los exactores del ente receptor de este salmo se cumplieron al pie de la letra en el Ente Receptor que pende de la cruz en el Monte Calvario. ¿Casualidad fortuita o al azar? No lo creo.  

El escritor del Salmo 22 fue el Rey David, y ante la lucha que describe, ve su condición frente a sus enemigos como la un gusano indefenso, impotente, sin valor alguno, y a la vez describe a sus enemigos semejantes a bestias y fieras que quieren devorar sus carnes. Jesucristo declaró que su reino no era de este mundo. Jamás cayó en la ambición del poder político, el conflicto del Calvario no tenía ese matiz, era mucho más profundo, era el conflicto de los siglos, el conflicto entre el bien y el mal, entre la luz y las tinieblas, entre la condenación y la salvación, por lo mismo, los demonios han desplegado toda su furia infernal contra el Salvador, descritos en este Salmo como leones, perros, búfalos.  

En los evangelios las miradas son de la multitud al que está pendiente de una cruz, agonizante, en el Salmo son las miradas del que está pendiente de la cruz hacia las multitudes, contrastando los actos del odio humano, con la dulce mirada del amor divino.  

¿Y tu Copa de Dolor?  

Las conductas humanas frente al dolor son muy diversas. Unos lo glorifican, otros lo ven como una resignación fatalista, otros lo visten de un sentimiento mórbido, vulgar, y hay quienes lo explotan, fingiéndolo ante los demás. Ninguna de estas conductas encuentra apoyo bíblico.

Debemos evitar caer en el error de enfatizar más de lo debido lo vil de la muerte de Cristo, y pasar por alto el propósito de la misma. Jesucristo murió esa clase de muerte porque así de grande es el pecado del hombre a los ojos de Dios, es la clase de muerte que todos merecemos, y si no acontece así es porque él tomo el lugar nuestro. En obediencia perfecta a la voluntad del Padre, en el Huerto de Getsemaní oró: ¨Padre, si quieres, pasa esta copa, pero no se haga mi voluntad, sino la tuya.¨  

El Unigéntio Hijo de Dios habitó entre nosotros, se hizo hombre, partició de todas nuestras limitaciones, fue tentado como nosotros y sufrió el dolor; por esa misma razón debemos confiar en él en medio de nuestros dolores. Jesucristo nos comprende y nos ama, por esa razón nosotros le amamos a él.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
Leave a comment

Posted by on July 4, 2014 in ¡A P A G A T U S E D¡

 

Comments are closed.

 
%d bloggers like this: