RSS

T R A S B A M B A L I N A S

16 Aug

Libro del Eclesiastés  

¨Mejor es ir a la casa del luto que a la casa del banquete; porque aquello es el fin de todos los hombres, y el que vive lo pondrá en su corazón¨  Eclesiastés 7:2

¿Quién lo Escribió?  

El escritor del Libro de Proverbios, Eclesiastés y Cantar de los Cantares, fue el rey Salomón. Se puede pensar que escribió Cantar de los Cantares, en su juventud, el de Proverbios siendo un adulto, y el de Eclesiastés siendo un adulto mayor.

¿Cuál es el Enfoque?  

Hay dos expresiones que corren por todo el Libro del Eclesiastés: ¨Vanidad de vanidades¨, se le menciona 31 veces, la otra es: ¨debajo del sol¨, repetida 28 ocasiones; ambas sin duda dan la pauta al propósito del libro. Todas las obras del hombre en esta tierra inclinadas por la vehemencia del placer, son vanidad. Todo y todos terminan en lo mismo, -la muerte. Se le siente en cada capítulo de este libro en agresiva y furiosa embestida, atenta, atenta de todo lo que hacemos y no hacemos, acechándonos y aguardando el momento que Dios tiene determinado para cada ser mortal. Está entre bambalinas, o como se dice hoy, en el backstage.

El Impacto del Texto  

El texto de este artículo citado al principio es único no sólo en el Libro de Eclesiastés sino en toda la Biblia. La aseveración que contiene deja asombrados a los más, a pesar de que no sea aceptada del todo su argumentacion, no por eso deja de ser verdad.

Hablar de la muerte no es tópico de fácil conversación, pero necesitamos considerarlo si queremos  estar efectivamente preparados para lo inevitable. Recordemos que el tiempo sigue su marcha y no se detiene para nada; la vida es fugaz, pasa rapidamente, y en un buen número de circunstancias, pasa sin advertirlo. ¿Nos deprime esto? Si, cuando sostenemos el punto de vista materialista, es decir, cuando delimitamos la vida a las despreciables ambiciones y remilgadas vanidades ignorando la existencia del alma y del espíritu. Lo más que puede consolar a algunos es decir,

—tu ser querido que ya partió de esta vida te está mirando desde donde esté—

Debemos saber como estar preparadeos para una muerte eventual.  En una ocasión asistí a un funeral. La persona que ofició la ceremonia hizo referencia a la vida ejemplar del difunto, en este caso un joven de diciocho años. Otro joven que estaba sentado junto a mi, reflejaba en su rostro un profundo pesar, y le pregunté:

–¿Tu conociste al joven?

—Era mi amigo, fue su respuesta. Le hice una pregunta más, el religioso que ofició la ceremonia,

—¿le conoció?  y su respuesta fue:

–no– le hice una tercera pregunta,

—¿cómo murió?

—en un accidente automovilístico, estaba borracho de tanto alcohol que bebió– Le aseguré, pues no se podia argumentar lo contrario, que no tuvo oportunidad de arrepentirse, y él lo afirmó agachando su cabeza. Le cité las palabras de Jesucristo:  ¨si no os arrepentis, todos pereceréis igualmente.¨

Dadas las circunstancias externas de la vida, debemos disfrutarla sanamente entre tanto podamos, siempre preparados para el futuro. Aunque muchos se sienten con el derecho de escoger la manera de morir, esto sólo revela lo desconectadas que están nuestra conducta y nuestra creencia, decir que conocemos a Dios y no reconocemos que este es un derecho que solo le pertenece a él.

El Libro del Eclesiastés pone énfasis en la certeza de la muerte, mensaje que debe hacer reflexionar a muchos para entonces encontrarle el sentido real de la vida.

Frecuentemente una muerte inesperada nos debe hacer reevaluar nuestra vida, y de gran provecho nos será si en tal momento le permitimos a Dios trabajar en nuestra vida.

Otra Perspectiva  

Los creyentes en Jesucristo tenemos una perspectiva diferente en este asunto. Hemos aceptado como nuestra su promesa:  ¨el que cree en mi, aunque esté muerto vivirá¨, en razón de esto, cuando un familiar nuestro parte de esta vida, lo consideramos como el llamado del Señor a estar en su presencia, a disfrutar de la mansión que él mismo fue a preparar, llamado a la patria celestial donde ya no hay más llanto, lágrimas ni dolor, donde el mayor gozo de los redimidos por la sangre del Cordero será el contemplar su gloriosa faz.

¨Mejor es ir a la casa de luto que a la casa de banquete; porque aquello es el fin de todos los hombres, y el que vive lo pondrá en su corazón:¨  

Tiempo de seria reflexión debe ser para todos los deudos y amigos de ellos, el mensaje que tal ocasión depara, considerando además que la Biblia dice: ¨Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio¨   (Hebreos 9:27). Con esto en mente, razón tenía Salomón para hacer tan lógica y razonable declaración, a la cual debemos prestarle nuestra atención.

 

 

 

 

 

 

 
Leave a comment

Posted by on August 16, 2014 in ¡A P A G A T U S E D¡

 

Comments are closed.

 
%d bloggers like this: