RSS

EL AFÁN VS LA CONFIANZA

02 Jul

No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o que vestiremos?  Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas. Mateo 6:31,33  

La ansiedad, la angustia, la preocupación y el afán, son palabras de una misma familia. El griego, idioma en que fue escrito el Nuevo Testamento, tanto el nombre como el verbo, pueden traducirse con cada uno de los cuatro. Esto explica el por qué algunas versiones usan una traducción y otras versiones usan otra. Todas están bien traducidas. El pasaje bíblico al que hago referencia en este escrito es Mateo 6:25-34  Por el contexto de Mateo 6:19 al 24 referente al asunto de las riquezas, y por la conexión del versículo 25, me parece que la palabra que mejor luce es la de ¨afán¨.  Como el pasaje es tan conocido y familiar y las palabras afán y confianza son el supremo negocio de la vida, no veo necesidad de más introducción, y paso a considerar los asuntos de mayor trascendencia.

La lucha entre el afan y la confianza se pone de manifiesto cuando…  

…No Valoramos Correctamente Nuestra Vida    

Con cierta frecuencia caemos en uno de los dos extremos en lo que a la escala de valores se refiere. Con aire sombrio nos sentimos como gusanos, o con vanidad insolente, como águilas o leones.  De todo lo creado ¿Qué es lo de más valor para Dios?  Jamás podremos comparar la manera como nos valora Dios con la manera en que nos valoramos a nosotros mismos. ¿No es la vida…?  ¿No valéis más…?  ¿Y quien podrá…? ¿Por qué os afanais? ¿No hará mucho más…?  Preguntas de Jesús que son el detonante de nuestra lucha entre el afán y la confianza.

…Ignoramos la Bondad de Dios

La bondad de Dios no tiene límites ni fronteras. Ël todo lo creo hermoso y en su tiempo. Hace que su sol salga sobre buenos y malos, y llueve para beneficio de justos e injustos, todo lo hizo para el bienestar de su criatura, a quien otorgó la función administrativa de la obra de Sus manos. El Señor cuida de todo y de todos, y conoce la necesidad de cada uno ¿No cuidadará de tí y de mí que somos sus hijos? ¨Vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad…¿Por qué tanto afán por las riquezas? Son inciertas, inseguras, insaciables y causantes de muchos males. ¿Por qué vivir turbados con tantos embrollos y problemas, con inquietudes y estravíos?  

…Elegimos el Soporte de Nuestra Seguridad  

En muchos países los seguros son obligatorios.  Conducir un auto, comprar una casa, etc. En esos casos no hay salida, hay que comprarlos. Pero se dan situaciones de quienes pagan seguros por todo. Hay naciones donde el índice de inseguridad es tan alto, que es natural el sentirse inseguros, aun de aquellos que supuestamente velan por la seguridad de los ciudadanos.  ¨No os afanéis por el día de mañana¨ puntualizó Jesucristo. Vivamos hoy con confianza y sin afán por el mañana. Nuestro soporte son las promesas de Dios.  

…Conformamos el Estilo de Vida

Según las palabras de Cristo hay dos estilos de vida: el del afán y el la confianza. En el primero Dios está ausente, en el segundo está ausente la fe creciente. Como claramente se ve, el primero no va acorde con la obra Divina llevada a cabo en nuestra vida como hijos del Altísimo, y el segundo nos reta a tener esa clase de fe.  ¨los gentiles buscan todas esas cosas…? ¿No hará mucho más a vosotros, hombres de poca fe?

…Menospreciamos Nuestra Vocación  

¨Mas buscad primeramente el reino de Dios…¨   En el tiempo de nuestra peregrinación debemos vivir no sólo del reino sino para promover el reino de Dios. Y lo hacemos cuando manifestamos a los hombres la justicia del reino. Sabemos que el hombre rechaza el reino de Dios, y peleará contra todos aquellos que quieran establecerlo, pero a pesar de todos los esfuerzos destinados a impedirlo, el reino de Dios prevalecerá. Como súbditos de ese reino, debemos buscarlo, no es opcional, es un mandato y es desobediencia no hacerlo como Cristo lo ordenó.

Los Resultados  

Las dos actitudes se dan frecuentemente en el ser humano, negarlo sería por demás. En consecuencia, el caer en el afán es recurrente y más fácil. En cierta ocasión tuve de compañero de asiento en el avión, al famoso cantante mexicano de hace unas décadas atrás, Napoleón. Platicamos largo y tendido durante el vuelo, tuve la oportunidad de compartirle mi testimonio de conversión a Cristo. Para ese entonce no había yo escuchado una canción de su inspiración como compositor, que en cierta frase decía: ¨Alza tus ojos a la vida, del cielo nada te caerá.¨  Literalmente nada nos cae del cielo, pero las promesas de Jesucristo en este pasaje son aliento y fortaleza que levantan nuestro ánimo para esperar en Dios.  

Los resultados del afán son: enfermedad a largo plazo, inseguridad, estrés, angustia y fustración. Los resultados de la confianza: salud a corto y largo plazo, seguridad, paz, gozo, prosperidad, contentamiento.  Del afán, nada bueno, de la confianza, todo bueno.    

¨Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias¨  Filipenses 4:6

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
Leave a comment

Posted by on July 2, 2015 in Levanta el Animo

 

Comments are closed.

 
%d bloggers like this: