RSS

¡ GRACIAS, DIOS, VOS SÍ LO SABÉIS ¡

17 Sep

¿Dónde está el sabio…?    1 Corintios 1:20    

Tenemos que reconocer nuestra ignorancia en muchas cosas, pero es el mejor camino para conocer más. Ese era el lema de Sócrates, filófoso griego de la Epoca de Oro de la filosofía griega:  ¨Yo sólo sé, que no sé nada.¨  

1.-No sabemos el origen y dimensión del universo.  

2.-No sabemos cuantos millones de años tiene la tierra.  

3.-No sabemos como la Tierra es un planeta distinto entre millones que hay en el universo.  

4.-No sabemos el proceso de la naturaleza en muchas cosas (Proverbios 30:18-19)

5.-Ignoramos como funcionan ciertos utencilios de la vida diaria (televisión, computadora, celular).  

6.-No sabemos que es la vida y que es la muerte.  

7.-No sabemos distinguir la diferencia entre el amor filial y el romántico.  

8.-No podemos explicar en la constitución humana, el origen de la vocación y las habilidades.  

9.-No conocemos la capacidad del cerebro humano, y el origen de las ideas.  

10.-No conocemos las profundidades del alma.

He mencionado éstas, sólo por considerarlas las más obvias, pero hay muchísimas más.  Se puede vivir sin la necesidad de comprender estas cosas, pero no se puede vivir si no las creemos, aunque no las entendamos.

Es el mismo caso con la vida espiritual. No podemos comprender a Dios, sus atributos, la Trinidad, No sabemos donde están el cielo y el infierno; no conocemos los alcances del pecado, no podemos explicar la razón del amor de Dios por nosotros a pesar de nuestra condición de pecadores; no podemos explicar la humanidad de Jesús siendo a la vez Dios, y muchas cosas más, Las creemos aunque no podamos entenderlas, y así como es posible vivir sin comprenderlas, no se puede vivir sin creerlas; es imposible tener una relación personal con Dios si no las creemos, es imposible agradar a Dios sin tener fe en él.  

Todo está más allá de nuestro entendimiento, razón más que suficiente para que humildemente digamos:  

¡GRACIAS, DIOS, VOS SÍ LO SABÉIS¡

 

 
Leave a comment

Posted by on September 17, 2015 in Espigas de mis estudios Biblicos

 

Comments are closed.

 
%d bloggers like this: