RSS

L O S I N E X C U S A B L E S

25 Sep

¨Por lo cual eres inexcusable, o hombre…¨ Romanos 2:1  

¨Los Miserables¨  

Conocida novela del poeta y escritor francés, Víctor Hugo, publicada en 1862, en la cual hace resaltar la pobreza extrema reinante en el Siglo XIX en toda Europa, y cuya trama se desarrolla con personajes en alguna forma relacionados con la Batalla de Waterloo, en la cual Napoleón Bonaparte fue derrotado en 1815    

Los Inexcusables    

Miles de años antes de que Víctor Hugo escribiera ¨Los Miserables¨, Dios habló de los inexcusables, refiriéndose en particular a la actitud del hombre al rechazar todo acto de bondad, paciencia y misericordias divinas hacia él, actos siempre presentes y vigentes por siglos y siglos, de lo cual nos da repetidos testimonios en su Santa Palabra.. Sin duda alguna te preguntarás: ¿Qué relación hay entre ¨Los Miserables¨ y los inexcusables? Continúa leyendo y lo descubrirás.    

La Historia lo Corrobora    

En mirada restrospectiva encontramos que lo actuamente conocido como la Nación El Líbano, fue territorio de Fenicia, y Fenicia a la vez fue territorio de los Cananeos, y los cananeos fueron descendientes de CAM, hijo de NOË  (Génesis 10:1,6).  

Los fenicios tuvieron su propia cultura, sus ciudades principales fueron: Biblos, Sidón y Tiro.  Se dedicaron al comercio de un tinte color púrpura, de gran demanda en sus tiempos; además fueron famosos por su cerámica, tejidos de lana teñidos con púrpura, y su comercio era en las costas del Mar Mediterraneo, por lo cual fueron considerados como señores del mar. La mayor contribución de ellos fue el invento del alfabeto, que más tarde fue adoptado por los hebreos. Uno de sus hombres ilustres fue Hiram, quien hizo alianza con David, a quien le proveyó la madera para la construcción del templo.  

La Hora Haciaga para los Fenicios    

¨Y te pondré como una peña lisa; tendedero de redes serás, y nunca más serás edificada; porque yo Jehová he hablado, dice Jehová el Señor.¨  Ezequiel 26:14  

El Profeta Ezequiel profetizó en los capítulos 26 al 28 de su libro la destrucción de Tiro, la cual tuvo lugar en dos etapas. En la primera el rey Nabucodonosor destruyó la ciudad, pero los fenicios huyeron a una isla cercana. En la segunda etapa, Alejandro, emperador griego invadió nuevamente la ciudad reconstruida de Tiro, y los habitantes huyeron nuevamente a la isla, pero Alejandro con los escombros de la ciudad construyó un terraplén hasta la isla y los venció; y nunca más se levantaron como nación, pues aun en el mar, las naves de los griegos eran más rápidas que las de los fenicios.

Por muchos años y de muchas maneras, Dios dio a los fenicios la oportunidad para arrepentirse; la bondad y longanimidad del Señor debió haberles guiado al arrepentimiento pero su necio corazón fue endurecido, atesoraron ira para el día de la ira, y del justo juicio de Dios. (Romanos 2:1-5)    

La Hora para Israel y los Griegos    

Los oyentes de Jesús quedaron perplejos ante sus sorpresivas palabras en Mateo 11:22  ¨Por tanto os digo que el día del juicio, será más tolerable el castigo para Tiro y Sidón, que para vosotras.¨, pues los hacía más responsables por la oportunidad que Dios les estaba dando. Y Los griegos también quedaron perplejos ante las sorpresivas palabras del Apóstol Pablo en hechos 17:30-31 ¨Pero Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, ahora manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan; por cuanto ha establecido un día en el cual juzgará el mundo con justicia, por aquel varón a quien designó, dando fe a todos con haberle levantado de los muertos.¨, pues echaba sobre ellos el peso de su responsabilidad ante Dios.  

La Hora para Nosotros  

¿Y qué podemos decir de nuestros tiempos?  Yo subrayo ¿tiene el hombre moderno excusas para no acudir a Dios?  Tenemos de Dios muchas más bendiciones de las que ha tenido el hombre en cientos de años atrás. Si todos nuestros antepasados no tuvieron excusa para buscar a quien los bendecía, ¿la tendremos nosotros?  Tal vez no nos guste afrontar esta solemne verdad:  –a mayores privilegios concedidos por el Señor, corresponde mayor responsabilidad ante él.  Facilmente caemos en el error en que ellos cayeron.

Dice Dios:  ¨crié hijos, y los engrandecí, y ellos se revelaron contra mí¨ (Isaías 1:2). El hombre, sea rico o pobre, sabio o ignorante, que desprecie la gracia para el perdón del pecado, manifestada en Jesucristo, cae en la categoría de un miserable, un pobre e infeliz.    

¨Los Miserables¨ es una novela. Los inexcusables es de la vida más real, la vida espiritual.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
Leave a comment

Posted by on September 25, 2015 in INMINENTE E INEVITABLE

 

Comments are closed.

 
%d bloggers like this: