RSS

SUEÑOS ENTERRADOS

15 Jan

En torno a este tópico, podemos decir que todos tenemos sueños enterrados referentes a deseos que en un tiempo tuvimos y oramos por ellos, pero que al no cumplirse los fuimos olvidando hasta que al fin los enterramos para no acordarnos más de ellos.

Mi infancia tuvo lugar justo en los días cuando Walt Disney lanzaba sus films con sus personajes animados. El pato Donald, el rico McPato, Mickey y otros.  Mi habilidad para dibujarlos era tal que muchos niños de la escuela me pedían que les dibujara en sus cuadernos algunos de ellos. En el sexto año de primaria dibujé a uno de los personajes de la Independencia de México, dibujo que el Director de la escuela exhibió en su oficina por varios años.

Mis inquietudes por el dibujo y la pintura fueron tales, que siendo un adolescente, mi sueño era ser pintor, sueño que quedó enterrado por diversas circunstancias. No volví a ocuparme más del asunto.

Es consolador creer que Dios conoce todos nuestros sueños, tanto los que tenemos cuando estamos dormidos como los que tenemos cuando estamos despiertos. Algo parecido a esto pudo haber sucedido con Sara, esposa de Abraham, y con Elizabeth, la esposa del sacerdote Zacarías en los días del nacimiento de Juan el Bautista. A Dios le plació revelar su voluntad por medio de sueños, como fue el caso con José. Con Dios no hay sueños que tenga que cumplir que queden enterrados, ni en el tiempo, ni en circunstancias, ni por nuestra condición física, como en el caso de Sara y Elizabeth.

 Fueron momentos agridulces los intentos que hizo Sara para darle un hijo a Abraham, y todos conocemos las consecuencias que esto originó en el seno familiar. Nos parece lo más lógico echar mano de los recursos que tenemos, pero no siempre la voluntad de Dios se guia por ese criterio; cuando éste es el caso, todos nuestros intentos son frustrados, y lo más seguro es que nuestros sueños sean enterrados.

Debe considerarse atentamente la esperanza del cumplimiento de esos sueños cuando está de por medio alguna promesa divina. Nos dice la Carta a los Hebreos: ¨Por la fe la misma Sara, siendo estéril, recibió fuerza para concebir; y dio a luz fuera del tiempo de la edad, porque creyó que era fiel quien lo había prometido.¨ Hebreos 11:11  La fe en Dios tiene un lugar preponderante en casos como éste; pero cuidado en no caer en fantasías alejadas de la perspectiva bíblica.  Encontramos en la trayectoria de la vida, como Dios de alguna manera cristaliza algunos de nuestros sueños enterrados. Lo que no fue posible en mi caso, -y lo doy como la voluntad de Dios para mi vida, él lo cristalizó en nuestro hijo menor. Sin yo ponerle presión alguna, y sin exteriorizar ese deseo que yo tuve, y que no se realizó, Dios le dio el talento y habilidad para lograrlo, él es el artista que yo soñé ser. Y nosotros, sus padres, bendecimos a Dios por su vida, y por los logros alcanzados. Además, nos alegra y llena nuestro corazón de gozo que nuestro hijo mayor y su familia han sido llamados por el Señor para ser misioneros en España.

 

 
Leave a comment

Posted by on January 15, 2016 in Levanta el Animo, Uncategorized

 

Comments are closed.

 
%d bloggers like this: