RSS

LOS INFINITOS Y SABIOS DESIGNIOS DIVINOS

13 Feb

Romanos 8:28-30   y   Salmo 139

 

-Señor, te amamos a tí, porque tú nos amaste primero.

Nos amaste el día primero, y nos amarás hasta el postrero.

Contribuyen a nuestro bienestar, en tus caminos, todas las cosas,

así las más gratas como también las más dolorosas.

Tenemos el ejemplo de Moisés, Job y José, y muchos otros,

Y así lo haces también con nosotros.

             –o–

Anduvimos lejos de tí, cargando pesado y oneroso yugo,

Nos acercaste a tí y en Jesús, salvación darnos te plugo.

Ignorantes de nuestro amargo destino,

A tus propósitos llamados por gracia y amor divino.

Nuestros propósitos fuera de tí son vanas intenciones,

En las que muchas veces se frustran nuestros corazones;

Mas tus designios, Señor, son firmes y permanentes,

que con cierta frecuencia no encajan en nuestras mentes.

           –o–

De su Espíritu, aunque lo intentare nadie se escondería,

Y de tu omnipresencia a dónde el hombre huir podría?

Viste el desarrollo de nuestro embrión en el seno materno,

Maravillada está mi alma de las obras del Eterno.

A los conocidos por ti de antemano para conocer la luz,

Los conformas a la imagen de tu glorioso Hijo, Jesús.

En humildad, gloria, gracia, santidad y belleza,

Para confirmar de tu divina sabiduría , la grandeza.

                 –o–

Una familia de los muchos escogido se propuso formar,

Y a todos sin ninguna excepción, hijos llamar.

El que andaba lejos no sólo se ha hecho cercano,

sino también de Jesús se le ha llamado hermano.

El Hijo que desde la eternidad es el Unigénito,

En virtud de Su resurrección es ahora el Primogénito.

Y a pesar de ser nosotros mortales humanos,

Jesucristo no se avergüenza de llamarnos hermanos.

                        –o–

El castigo por el pecado que yo vilmente cometí;

Jesucristo, por su gran amor, lo llevó en la cruz por mi.

Sin obras de mi parte, justificado por su gracia y por la fe,

siendo enemigo de Dios, ahora tengo paz con él, lo sé.

El justo Jesús, por los millones de injustos murió,

Y de su justicia, a todos lo que le abrimos el corazón, nos vistió.

No entremos por la puerta y camino anchos, de la inmundicia,

sino entremos por la puerta y caminos angostos de la justicia.

 

 

 

 

 

 
Leave a comment

Posted by on February 13, 2016 in Uncategorized

 

Comments are closed.

 
%d bloggers like this: