RSS

EL SANTO QUE NO VIÓ CORRUPCIÓN

20 Mar

Salmo 16:10; Juan 2:13-25; Juan 3:1-2; Mateo 27:64-66; Juan 10:17-18; Hechos 13:35  

Primera Parte  

En el templo se ve gran algarabía,  

se venden bueyes, ovejas y palomas;

comprar pueden todas las personas,

Estaba en su apogeo la mercadería.

                        o-o

Celebraban su Pascua los judíos,

miles acudían al templo con grandes bríos.

Cada familia ofrecía el cordero pascual,

la principal fiesta religiosa y nacional.

                       o-o

 Jesús va a Jerusalén y llega al templo,  

En voz alta dice: Señores, un momento,  

¿Por qué han convertido en un mercado,

este lugar a la oración dedicado.  

                     o-o  

Los oyentes que son sinceros de corazón,

se sienten avergonzados, le dan la razón.

Otros le hacen mala cara,

y  los más, se burlan a carcajadas.  

                     o-o  

Haciendo un fuerte azote de cuerda,

el dinero de los cambistas rueda.

Sacó del templo a hombres y animales,

volcó las mesas sin buenos modales.  

                      o-o  

¿Con qué autoridad todo esto derribas?  

Le gritan sacerdotes y escribas.

Me consume el celo por la casa de Dios,

que sin ningún prejuicio profranáis vos.  

                     o-o  

Destruid este hermoso templo,

y en tres días lo levantaré.

El Señor Jesús, hablaba de su cuerpo,

después de mi muerte lo resucitaré.

                      o-o

Tengo poder para mi vida dar

y tengo poder para volverla a tomar,

la doy de mi propia voluntad,

nadie me la puede quitar.  

                      o-o  

Un fariseo, gran maestro de Israel,

busca diligente hablar con él.

Para no recibir ningún reproche,

Prefiere hablar con Jesús en la noche.  

                       o-o  

Nicodemo, de Jesús, el valor ver,  

busca su intenso dilema resolver:

Nadie realizar estos milagros podría,

si la mano de Dios con él no estaría.  

 

 
Leave a comment

Posted by on March 20, 2016 in POESÍAS, Uncategorized

 

Comments are closed.

 
%d bloggers like this: