RSS

Category Archives: Mis experiencias pastorales

UN BRONCO SE RINDE A CRISTO

Los rodeos, como todos  sabemos, son localidades donde se desarrollan fiestas de ejercicios de destreza con potros salvajes, y se presenta un show de música country. Son famosos en los estados sureños de la Unión Americana, en los estados del norte de la República Mexicana, y en el país de Chile en Suramérica. En el caso de la Unión Americana hay un equipo de foot ball al que llaman ¨los broncos¨, en la República Mexicana un grupo musical es conocido con ese nombre también. 

Los broncos por lo general son ganaderos, y se distinguen por ser personas bruscas, rudas y poco amables. 

La Invitación 

Estaba  en la Ciudad de México, y recibí una llamada telefónica de la Ciudad de Monterrey, al norte del país. Un Pastor de esa ciudad me invitó a visitar su iglesia para predicar. Me invitaba para visitarles un domingo, pero por dos meses adelante tenía todos los domingos ocupados. Me disculpé en esa ocasión. Pasados unos días me volvió a llamar y me comentó que por motivo de sus vacaciones se iba a ausentar de su iglesia, y en esa ocasión me invitó a visitarles un día entre semana. Acepté la invitación. 

La Reunión 

El culto se desarrolló en un ambiente reverente y lleno de gozo, para se un culto entre semana, la asistencia fue numerosa. Cuando el santuario estaba casi lleno, entró un hombre alto, corpulento, poco amable, dando muestras de su rudeza, prepotencia e irreverencia. Empecé a orar por él y su conducta, pues pensé si así se está portando ahora ¿Cómo se portará durante el mensaje? 

El Mensaje  Prediqué sobre el pasaje de Juan 10:10 y 11  Después de 50 años de esa experiencia, no recuerdo el tema ni el bosquejo del sermón, lo que si recuerdo es que el hice el siguiente comentario: -si tú fueras pastor de ovejas o ganadero, y te robaran una oveja o una vaca, o te robaran tu auto, ¿Cómo reaccionarías? Cuando ese hombre oyó esa pregunta, empezó a cambiar su actitud y captó su atención. Hice otra pregunta más: si eres padre de familia y te robaran un hijo ¿Cómo reaccionarías? Así se sintió Dios cuando Satanás le robó sus hijos, por eso hizo lo extremo, envió a su propio Hijo Unigénito a buscar y salvarnos porque estamos perdidos, en las redes del pecado y de Satanás.

Hice el llamamiento para aceptar a Cristo, el hombre se levantó indicando que tomaba la decisión, le pedí que pasara al altar para orar por él, indiqué que algún hermano le acompañara. Pasaron muchos a orar con él. Le dimos la bienvenida a la familia de Cristo, le felicitamos, fueron muchos lo que querían hacerlo. Noté mucho gozo y alabanza a Dios por aquella conversión en buen número de hermanos. 

La Acción de Gracias 

Al siguiente día camino al aeropuerto pregunte al Pastor asistente sus impresiones sobre el culto y sobre el hermano que se entregó a Cristo. Me comentó que tenían mucho tiempo orando por él. Era un bronco que no salía de los rodeos, famosos por sus hazañas con los potros, tenía una un gran ganadería, y gozaba de la admiración y el respeto de muchos broncos como él. Había escuchado a varios evangelistas, pero nunca había hecho una confesión pública de su fe en Jesucristo como su Salvador. 

El tiempo de vuelo lo dediqué para agradecer al Señor por esa bendición, y porque él fuera fiel en Sus caminos.  

Categoría: mis experiencias pastorales,  post #233 

Advertisements
 

LA ESCALERA GRANDE y la chiquita

Calendarios  

Hace muchos años, las tiendas de la esquina y grandes negocios tenían la costumbre de regalar calendarios o almanaques en los últimos días de Diciembre y los primeros días de Enero con dos propósitos: servían de publicidad comercial y a la vez servían de consulta para todo un año. Cada mes indicaban las fases lunares: Luna nueva,cuarto creciente, cuarto menguante y luna llena.  De ellas la que más llama la atención es la Luna llena, pues hay noches, y sobre todo madrugadas en que hay tanta luz que casi parece de día. A esta fase de la luna hoy se le conoce con el nombre de ¨Pleniluvio¨, a la hora que más se disfruta es entre las 4 y 5 y media de la madrugada, y más cuando el cielo está sin nubes.

El Origen  

Los mexicanos que nacimos entre las décadas de los cuarenta a los ochenta del siglo pasado, recordamos ¨La Bamba¨ aquella canción veracruzana de autor anónimo, y que fue tan popular en el gusto de la gente de esa época. Parte de la letra decía: ¨para subir al cielo se necesita una escalera grande y otra chiquita. Yo no soy marinero, por tí seré¨  Por supuesto que la sabía y la cantaba y hasta seguía su ritmo moviendo los pies.

¡Los Buenos Días¡    

Por muchos años he tenido el hábito de levantarme temprano a orar, leer y estudiar la Palabra de Dios, y una de las primeras impresiones que recibo cuando las ventanas de la habitación donde me encuentro están abiertas, es ver la luz clara de la luna en su pleniluvio, iluminando el ambiente, la impresión es maravillosa, pues, de inmediato viene a mi mente darle gracias a Dios por lo grande de su poder creador, sabiduría y bondad, y le doy los

¡Buenos días, Señor¡   y

¡Buenos días luna¡

pues de las obras de la mano de mi Creador, es la primera que me saluda.

Mirada Intuitiva

La siguiente impresión, ya por costumbre o porque llama mi atención, es levantar los ojos y mirar esa nitidez que le caracteriza, contrastando con el casi negro del cielo que la alberga, y se le ve tan cerca, que pareciera que con una escalera grande fuera posible llegar a ella. Me deja perplejo esa luz tan hermosa que no cansa ni lastima los ojos. Me adueño de las palabras del Salmista: ¨Cuando veo tus cielos, obra de tus dedos, la luna y las estrellas que tú formaste, digo: ¿Qué es el hombre, para que tengas de él memoria, y el hijo del hombre, para que le visites? (Libro de los Salmos 8:4)

La Escalera Grande  

Absorto ante tan grande escena, pienso en la Palabra de Dios como la escalera grande que nos invita a subirla peldaño por peldaño, página por página, suceso tras suceso, enseñanza de lo más simple a lo más pleno, de lo humano a lo divino, de lo más lejano a lo más cercano, más y más cerca de esa luz que todo lo penetra y todo lo escudriña, que me hace ver mi imperfección, me hace ver la perfección divina, y oir la invitación de Dios para estar en íntima comunión con él.

La Escalera Chiquita  

Y ¿cuál es o a qué comparo la escalera chiquita? A ese pequeñísimo esfuerzo mio en levantarme cada mañana renunciando a la comodidad de seguir acostado en mi cama durmiendo mi dulce sueño, según el decir de los hombres. Y cualquiera de las demás acciones que conforman mi tiempo devocional, como son la lectura y meditación en Su Palabra y la oración. Con gratitud al Espíritu Santo que me impulsa tanto en el querer como en el hacer por su buena voluntad, que me conduce a una experiencia real

El Pleniluvio  

El Pleniluvio es sólo una vez al mes y dura por unas cuantas noches. Nuestra comunión con el Señor es todos los días, y cuando más frecuentemente le busquemos y tengamos comunión con él, cuanto mejor. Su plenitud es permanente y está a nuestro alcance, pero está en nosotros el desearla y disfrutarla. Satisface el alma, enciende la llama de la devoción en el corazón, da serenidad de ánimo, enriquece nuestra admiración por lo que El es y hace.

El Horizonte     

En las primeras horas de la noche se ve a la luna en el horizonte, empezando a zurcar los cielos. su luz ya es notoria pero no ha alcanzado toda su explendidez. ¿Está Dios en tu horizonte? ¿ya es notoria su luz? La sencillez del hecho es: ¨La senda del justo es como la luz de la aurora, que va en aumento hasta que el día es perfecto¨(Proverbios 4:18)

Noches Obscuras

De las noches obscuras tenemos una imagen de lo que son nuestras experiencias dolorosas y difíciles, y así como las tinieblas no eliminan a la luna ni a su luz, tampoco esas noches obscuras eliminan a nuestro Dios, allí está como siempre, detrás de ellas velando por los suyos. En esas noches levanta tus ojos, ve el cielo, cuanto más negra sea la noche más brilla la luna y las estrellas.  Antiguamente los marineros no tenían brújula; en las rudas tempestades de los mares, se mantenían guiados por las estrellas, y cuando éstas no estaban a la vista, se abandonaban a su suerte. Hoy tenemos su bendita Palabra que nos da la seguridad del sendero que seguimos y nos llevará a puerto seguro. Da oportunidad a que la luz divina resplandezca en tu corazón atribulado.

Luz Refulgente  

La luna es un satélite de la tierra, no tiene luz propia, la recibe del Sol, y la refleja a la tierra. Debe ser evidente lo que Dios anhela que seamos nosotros, y que Cristo lo dejó bien claro cuando dijo: ¨vosotros sois la luz del mundo¨ no porque tengamos luz propia sino porque la recibimos de él para que la proyectemos a cuantos están en este mundo viviendo en tinieblas. Cada creyente debe ser un reflejo de su luz.  

Los Cráteres Lunares    

Gracias a los telescospios sabemos que las partes  medio crises que vemos en la luna a simple vista, son cráteres originados  por meteoritos del espacio que han caido sobre ella, pero no por eso deja de ser brillante y hermosa. Me lleva a pensar en nuestra naturaleza con el viejo hombre y todas las huellas de su obra en nosotros; es consolador saber que mayor es la gracia del Señor porque a pesar de nuestros muchos defectos, podemos seguir brillando para él.    

La Luna y los Enamorados  

Las noches de pleniluvio están asociadas con los enamorados, encontrando en ellas una inspiración a la expresión mutua del amor, y así lo expresan en canciones y lo ilustran en escenas de encuentro amoroso. Me permito hacerte una sugerencia, aventúrate a levantarte temprano y buscar a tu Dios, él está enamorado de tí, y tú yambién te enamorarás de él.  

¡Aspiremos a esto¡    

Acerquémonos  

Estimo de valor terminar con la preciosa exhortación de la Epístola a los Hebreos capítulo 10 y versiculos 19 al 22  ¨Así que hermanos, teniendo libertad para entrar en el Lugar Santísimo, por el camino nuevo y vivo que él nos abrió a través del velo, esto es de su carne, y teniendo un gran sacerdote sobre la casa de Dios, acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe,purificados los corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura.¨    

Las dos escaleras están a nuestro alcance, pero no serán de provecho si no las usamos.    

¿Quién no reconocerá que es saludable para nosotros respirar semejante atmósfera?    

 
Leave a comment

Posted by on February 25, 2014 in Mis experiencias pastorales

 

¡S E Ñ O R,…MÁNDANOS LLUVIAS COPIOSAS¡

¨Lluvias de gracia, lluvias pedimos Señor,

Mándanos lluvias copiosas, lluvias del Consolador.

Así reza la letra de un antiguo himno que cantaban nuestras congregaciones, para puntualizar el libre fluir del torrente del Espíritu Santo en nuestras vidas como en nuestras asambleas e iglesias locales, sedientas de un nuevo despertar espiritual.

En las páginas de la Historia de la Iglesia Cristiana, leemos de los hechos sólidos del gran impacto causado por los grandes avivamientos que sacudieron de pies a cabeza a naciones enteras, siendo el signo característico y distintivo de ellos, la ministración del Espíritu Santo. Gracias a Dios por aquellas fenomenales manifestaciones de su poder cambiando vidas, y llevando a su pueblo a un encuentro con su gracia y misericordia, inflamando de amor el corazón de los creyentes, los unos para con los otros, y hacia los perdidos. Y sin duda esa debiera ser nuestra oración de hoy.

Motivo de profunda preocupación para casi todas las naciones del mundo, son los continuos incendios forestales, originados en su mayoría por la devastadora sequía del Verano, que año con año se agudiza más y más. Las pérdidas son cuantiosas e incalculables, cobrando no sólo la vida de nuestros bosques y de nuestra fauna, sino también la vida de muchos seres humanos, dejando a su paso desolación y muerte. En tales circunstancias se clama al cielo con angustia y desesperación por las lluvias, y cuánto más copiosas, mejor.

Al leer cada año de las graves amenazas de los cientos de incendios que devoran nuestros bosques, viene a mi mente el recuerdo de la siguiente experiencia; la comparto con mis amables lectores y tiene como objeto el infundirles ánimo en dar  testimonio de la bondad divina en las muchas bendiciones que nuestro Dios derrama en nuestras vidas constantemente en  respuesta a las oraciones de quienes confían en él.   Quizás el noventa por ciento del contenido del Libro de los Salmos es el testimonio de cuan grande es nuestro Dios,  para muestra basta un botón, el Samo 34 contiene varios de estos testimonios: ¨Busqué a Jehová. Y él me oyó, y me libró de todos mis temores.¨ ¨Este pobre clamó, y le oyó Jehová, y lo libró de todas sus angustias.¨ versos 4,6. Continúa con este mismo enfoque en los versos 15 al 22. Y esa es la nota dominante en casi todo el Salterio.

Pues bien, la experiencia a la que quiero referirme, surgió en virtud de la invitación de un misionero americano a visitar la iglesia cristiana evangélica del pueblo donde él vivía. Para ese entonces yo trabajaba como impresor en el Instituto Linguístico de Verano, en la Ciudad de México, y la iglesia se localizaba en la parte norte del Estado de Puebla, es decir, cerca de 200 kilómetros de distancia. Este querido hermano había hecho la promesa a la iglesia, de llevar a un visitante que les compartiera la Palabra en cada viaje que hiciera a la Ciudad; quiso Dios que yo fuera el elegido para esa ocasión.

Nuestra conversación en el camino fue amena y muy interesante. Poco sabía yo de las muchas facetas que tiene la obra misionera, y del trabajo de un misionero; mucho más de lo que leemos en los libros sobre esa materia en particular. Desde entonces valoré todo lo que demanda el ser misionero. Me comentó mi guía del serio problema que enfrentaban los habitantes de ese lugar. Por un lado tenían temor de un incendio forestal, y por el otro, estaban sumamente preocupados por la temporada de sequía, la cual ya se había prolongado por varios meses, más allá de lo normal, y con el peligro de perder sus siembras por la falta de agua. Le escuché sí, pero realmente sin entender que tan seria podría ser esa situación.

Las condiciones del camino fueron excelentes: buena carretera, buen clima, todo alfombrado del verde esmeralda que cubre las montañas de las zonas del trópico, con un aire fresco y limplio, y un cielo tan díafano cual no habia yo visto antes. Tras largas horas de viaje, a todo este fondo escénico, se sumaron los bellos matices de un rojo de diferentes tonalidades que atraían las miradas de todos sin cansar la vista jamás, no se trataba de un montaje artificioso, era belleza natural. Sumamente impresionado, le pregunté al misionero por el nombre del lugar.

Zacatlán de la Manzana—fue su respuesta.

Pintoresco municipio del Estado de Puebla, México., ubicado en medio de llanuras, cerros y planicies. Su nombre es de origen Náhuatl, y significa ¨lugar donde abunda el zacate.¨  Exhibe el reloj floral más grande del mundo, con nueve diferentes melodías que alegran el ambiente. Es calificado como Pueblo Mágico por sus muchos atractivos turísticos; y como su nombre lo indica, es el principal productor de manzana para todo el país. La estampa de aquel bello lugar perdura en mi mente hasta el día de hoy.

Nuestro destino final era otro municipio más al norte, un poblado con el nombre de Cuautempan, al cual arrivamos ya avanzada la tarde, pues el camino de Tetela de Ocampo hasta este poblado, era de terrazería, y, 

¡A descansar¡

pues el viaje fue largo, y el servicio en la iglesia era el siguiente dia domingo.

El amanecer de ese día domingo fue expectacular para mí: abrir los ojos y sentirme rodeado por los rayos del sol, con horizontes colmados de vegetación, y soplando un tenue y fresco rocío que presagiaba un día húmedo y con mucho calor. El desayuno abundante de alimentos vivos, produjo un bienestar cabal. Lejos y libre de la Jungla de Acero, la Ciudad de México, ¡Qué relax¡

Con toda puntualidad llegaron los creyentes a cumplir sus devociones con Dios. Dió inicio la Escuela Dominical seguida del servicio de adoración. Estuve observando el semblante de los hermanos y noté la preocupación,deseperación y tristeza que les embargaba. Le pedí al Señor me diera el pasaje bíblico con el cual pudiera levantar su ánimo. Después de la presentación y saludos de rigor, llegó la hora de mi participación. Les pregunté por la razón de su dolor, y dos hermanas entre sollozos expresaron:

—Hermano, si no llueve vamos a perder nuestras cosechas, y no tendremos qué comer—

El pasaje elegido fue 2 Crónicas 7:13-15. Después de leerlo al unísono, esperé unos segundos para ver cual sería la reacción de ellos, y noté que les llamó la atención, pues justo el pasaje menciona los cielos cerrados y la falta de lluvia, las causas, la solución y la bendición. Comenté cada uno de estos puntos en el contexto de su entorno, y también la buena voluntad y amor de Dios hacia su pueblo. Hice incapie en la soberanía de Dios, el control que él tiene sobre su creación, nuestra responsabilidad de someternos a su voluntad en obediencia a sus mandatos y su divina fidelidad en cumplir sus promesas. Para dar por teminada mi participación hice un llamado a dedicarle a la oración el mayor tiempo posible, y la respuesta no se hizo esperar, de inmediato nos dedicamos a la oración por espacio de unas cuatro horas. El culto que en ese día empezó a las 10 de la mañana terminó a las 4 de la tarde.

Inusitadamente, cerca de las 6 de la tarde el cielo se empezó a nublar y a soplar un viento húmedo, para las 7.30 de la noche empezaron a caer las primeras gotas, y para las 9 de la noche aquellas gotas ya eran una lluvia ininterrumpida. Llovió toda la noche del día domingo y todo el día lunes.

Los planes del misionero al hacerme la invitación eran en el sentido de que quedara en ese lugar, unos tres días a lo menos, pero dado mi compromiso con el trabajo, me era imposible, así que optamos porque regresara el domingo por la tarde para arrivar a la Ciudad de México el lunes, entre las 10 y 11 de la mañana, descansar el resto del día y presentarme el martes a mi trabajo. Debo aclarar un dato importante; en esos años la tecnología no estaba tan avanzada como lo está hoy, si ese hubiese sido el caso, en los planes hubiéramos contemplado la posibilidad de que pudiera llover. Al ver las condiciones climáticas imperantes del momento, todos daban muy pocas esperanzas de un cambio, por tal motivo nunca pasó por nuestra mente esa posibilidad.

El lunes por la mañana me comentó el misionero sobre la condición de los caminos. Debido a que había llovido toda la noche del domingo hacía imposible salir en vehículo, por lo tanto lo recomendable era esperar hasta el martes, si dejaba de llover se podría salir, si no, la única manera de regresar era que el martes temprano, montados em bestias, nos llevaran al poblado más cercano para abordar el autobús de regreso a la ciudad. En ese mismo poblado se disponía del servicio del teléfono, allí podría llamar a mi trabajo y a mi casa para notificarles el motivo de mi demora. Le solicité a mi hermano en Cristo, me extendieera una carta para presentarla a mi trabajo y constar de ese modo la veracidad de mi reporte. También le hice varias preguntas, entre ellas, una que me tenía preocupado:

—¿Perderán los hermanos su cosecha por estas lluvias?—-

—No, todo parece indicar que tendremos un ¨temporal de lluvias¨ es decir, lloverá por varios días, tendremos abundante agua, si, pero apenas para cubrir las necesidades del campo.–

Fue su respuesta, y yo me sentí tranquilo.

Pues si, como la lluvia continuó, partimos montados en caballos, el martes a las 4 de la madrugada, bien equipados con lámparas de mano, impermeables, paraguas, botas, bolsa con alimentos, y guiados por hermanos con mucha experiencia para ese tipo de circunstancias. En condiciones normales ese viaje se hacía en hora y media, a nosotros tomó 5 horas.

Llegamos a Tetela de Ocampo, nombre del poblado donde debía abordar el autobús, a las 9.30 am, y su salida a la Ciudad de México era a las 10 am, y si no hubiera llegado a tiempo, tendría que esperar hasta el siguiente día, pues era la única salida disponible. Intenté hablar por teléfono, mas fue inútil, no había línea.

Durante el trayecto de regreso tuve tiempo para reflexionar en todos los acontecimientos que tuvieron lugar, y dar gracias a Dios por su respuesta a la oración, y por las lecciones que debía aprender. En primer lugar ¡qué Dios tan maravilloso el que tenemos¡ entre tanto estemos en este mundo tendremos muchas aflicciones, mas la promesa es que de todas ellas nos librará el Señor. En segundo lugar, en el alivio de nuestras aflicciones otros también son bendecidos; aquellas lluvias no sólo fueron de bendición a los creyentes, sino a todos los moradores de aquella región. En tercer lugar, el pasaje de 2 de Crónicas nos deja ver cual había sido la razón para que Dios cerrara los cielos, –el pecado del pueblo. El Rey David confesó que su verdor se había convertido en sequedades de verano a causa de su pecado con Betsabé (leer Salmo 32:4) ¡Qué cuadro tan desolador¡ los ríos de agua viva, de los cuales habló el Señor Jesús en Juan 7:38 se convirtieron en ríos secos. Cuando el pecado toma el control de nuestras vidas todo se torna árido: la adoración, la devoción, el amor, el servicio, sin fruto, sin gozo genuino, sin pasión ni comunión; en lugar de victoria, fracaso; en lugar de honra, deshonra, en lugar de bendición, maldición; en lugar de los frutos del Espíritu, las obras de la carne; todo lo cual produce gran tristeza al Espíritu Santo, pues su voz ha sido ignorada y su presencia valorada en nada (Leer Romanos 8:5-13; 1 Corintios 3:16; Efesios 4:30). Todo esto y mucho más acontece en la vida del creyente que le da lugar al pecado.

Gran impacto a mi alma fue el testimonio de una fiel hermana, a quien admiré por su entrega al Señor, por los dones que Dios le dió y por el liderazgo serio, calificado y reconocido por la gran mayoría de los pastores. Editaba un periódico mensual enfocado en la búsqueda de un avivamiento en el pueblo de Dios. Puesto en pocas palabras, nuestra hermana compartía su experiencia respecto a una situación en la que Dios habló a su vida. 

Sus dos hijas eran doncellas hermosas, de un carácter amable y afable, por lo mismo eran una fuerte atracción para muchos chicos. Como el padre ya había fallecido, el respeto a la mamá era grande. todo joven candidato a ser un amigo de ellas tenía que pasar primero por la aprobación de la mamá. Sin una causa aparente empezó a perder peso y a dormir menos, su carácter se alteraba facilmente, se estaba consumiendo y no sabía el porqué; esa situación empezó a preocuparle. Oró al Señor en busca de respuesta y pidiéndole examinara hasta el último rincón de su naturaleza humana, reconociendo que su sola esperanza estaba en la gracia y misericorida del Señor.

Cierto día estando sus hijas en la universidad, le hicieron una llamada telefónica: 

—Mamá, ¿podemos llevar a Roberto a casa, quiere ser nuestro amigo?

Muy alterada les contestó:

—¿Otro amigo más, si ya tienen muchos?—

Despues de dar su consentimiento, no de muy gana, al instante el Señor le habló:

—Hija mía ¿Dónde está tu primer amor? ¿amas más a tus hijas que a mí? ¿No crees que yo pueda cuidar de ellas? Tu corazón se ha opacado–

Nuestra querida hermana reconoció ante el Señor su error; pidió  de lo alto, perdón, y desde aquella hora no volvió a llevar más esa carga, la echó toda al cuidado de su maravilloso Salvador.

Tuve el gozo de conocer a esta gran sierva y de conocer a sus hijas, así  como también tuve el gozo de conocer a sus esposos cuando se casaron. Su madre estaba feliz con sus yernos, hombres de Dios, los esposos idóneos para sus hijas. Uno de ellos un gran médico cristiano, y el otro un pastor muy consagrado y dedicado a su labor. Las lluvias copiosas de lo alto habían descendido sobre la sequedad de su corazón.

Pidamos las lluvias copiosas del Espíritu Divino sobre las áreas áridas de nuestra vida espiritual, antes que el fuego devore toda devoción, pasión y consagración de nuestro andar delante de Dios, y nos convirtamos en vasos de deshonra delante de los hombres.

´SI YO CERRARE LOS CIELOS PARA QUE NO HAYA LLUVIA, Y SI MANDARE LA LANGOSTA QUE CONSUMA LA TIERRA, O SI ENVIARE PESTILENCIA A MI PUEBLO; SI DE HUMILLARE MI PUEBLO, SOBRE EL CUAL MI NOMBRE ES INVOCADO, Y ORAREN, Y BUSCAREN MI ROSTRO, Y SE CONVIERTIEREN DE SUS MALOS CAMINOS; ENTONCES YO OIRÉ DESDE LOS CIELOS, Y PERDONARÉ SUS PECADOS, Y SANARÉ SU TIERRA.¨

2 Crónicas 7:13-14

 
 

UN ¨DÍA DEL PADRE¨ ¡MUY ESPECIAL¡

El ¨Día de la Madre¨ y los presos.

En cierta penitenciería de un Estado en la Union Americana, se dió el siguiente caso: Al director del penal se le ocurrió la idea de darles a los presos la oportunidad de saludar a su madres por medio de una tarjeta de felicitación con motivo del ¨Día de las Madres.¨¨  La mayoría de los presos tenía a su madre muy lejos de la prisión, otros, tenían años sin saludar a sus madres, y un buen número de ellos, a pesar de no tener a su madre, recordaban de alguna mujer que hizo la función de madres en cierta medida en algún momento de sus vidas. La idea fue acogida con mucho entusiasmo por todos ellos. Tanto la tarjeta como el porte del correo fueron costeados por el penal.

Al año siguiente, con renovado empuje, el director vió con buenos ojos la actitud de los presos hacía sus madres, asumiendo que era obvio y dable que hicieran lo mismo con sus padres. Habló con todos los presos para nunciarles la oportunidad que tendrían en ese año de saluda a sus padres por medio de una tarjeta de felicitación; lamentablemente en esa ocasión los resultados fueron diferentes, los presos rehuyeron y no mostraron el mismo entuasiasmo, aun cuando la tarjeta y el porte corrían por cuenta del penal. Pasada la celebración del ¨´Día del Padre¨¨ muchas tarjetas se quedaron sin uso.

Jamás podrá revalizar el ¨Día del Padre¨ con el ¨Día de la Madre¨, pero para mí ese ¨Día del Padre¨ fue muy especial, ahora verán por qué.

El inicio de la historia.

Durante los años que fuí Pastor en la Igleisa Hispana de Joliet, IL, uno de los miembros tenía como negocio instalar alfombras, para lo cual requería de espacios amplios para el almacenamiento, y de unidades de transporte para grandes volúmenes. Mi esposa, además de ayudarme en las tareas pastorales, trabajaba en una armadora de componentes para piezas de aparatos de computación, obligándole a usar el único carro que teníamos. Considerando este hermano mi necesidad de un carro para desempeñar mis tareas pastorales, tuvo el buen gesto de regalarme una VAN (camioneta) que él ya no usaba, pues había adquirido una una una unidad de años recientes y de mayor capacidad para las necesidades que le requería su trabajo. Me fue muy útil y la usé por espacio de dos años. Más tarde la intercambié por una Station Wagen (camioneta más pequeña), y por lo mismo más económica en el consuma de gasolina.

En ese año, en el mes de Mayo, la iglesia había celebrado con mucho entusiasmo el ¨´Día de la Madre,¨¨ y ahora en el mes de Junio, quería celebrar de igual manera el ¨Dia del Padre.¨¨ En el programa de actividades de la iglesia se tenía dedicado el tercer domingo de cada mes para un culto matutino de oración. Nuestra casa de hallaba a unos diez minutos de distancia del templo, así que en aquel día salí a la celebración del mismo, con la expectativa de recibir del Señor grande bendición.

La colisión.

En el trayecto al templo, habia una calle corta y angosta, de un solo sentido de circulación vehicular, con un límite de volicdad de 10 millas, plena de carros estacionados en ambas aceras, lo cual practicamente dejaba espacio para tránsito en una sola fila. Cuando entré a esa calle, ví en la esquina del otro extremo de la cuadra, un vehiculo que dió vuelta y se introdujo en esa calle en sentido contrario, a una velocidad de 20 millas; por instinto natural frené, esperando que el otro conductor hiciera lo mismo, pera mi sorpresa no lo hizo, y para evitar que chocara conmigo de frente, alcancé meterme en un pequeño espacio entre dos carros. El choque fue inevitable, tanto el carro mio como el del otro conductor quedaron inservirbles. Despues de un breve aturdimiento, bajé para ver la condición del chofer, era una dama que fue lastimada fisicamente, su cara sangraba, y tenía golpes en brazos y manos. Acto seguido, llamé a la policía para que tomara el reporte del accidente, momento que aquella dama, una mujer como de unos 30 y pico años de edad, en completo estado de ebriedad, aprovechó para huir del lugar, la seguí, con celular en mano hasta que entró a una casa donde trató de ocultarse.  En pocos minutos arribaron al lugar la policía y los paramédicos: rendí mi declaración de los hechos, buscaron a la mujer y se la llevaron de inmediato al hospital.  Ante el ruido producido por el golpe, el arribo de la policia y la ambulancia, los vecinos salieron a toda prisa para tomar nota de lo sucedido, y su sorpresa muy mayor al ver que esta dama había chocado con cuatro carros de su propiedad antes de golpearme a mí. Tras investigar y verificar los generales de los dos automóviles, la policiía reportó que el vehículo que esta dama manejaba no era de su propiedad, era un modelo del año y lo había robado después de pasar toda la noche en un centro nocturno.

¿Y la celebración?

En la iglesia todo lo que había sido planeado para ese día se llevó a cabo. El culto de oración y el festejo para los padres. Mi participación se limitó sólo a mi presencia, pues el shock había sido bastante fuerte, y sus efectos los experimenté por todo ese día. Por mi parte, me enfoqué en acciones de gracias a mi Padre Celestial por su gran amor por mí, y sus tiernos y amorosos cuidados, pues aunque fuí lastimado fisicamente por el golpe de los carros, no ameritó ningún tratamiento médico que hiciera necesario el ser internado en un hospital.

Estadisticamente se ha comprobado que los hombres tienen más accidentes automovílísticos que las mujeres, aunque se les quiera acusar de lo contario. Pasados unos días de este accidente, vino a mi mente una leyenda que leí en la defensa trasera de un automóvil, la leyenda decía:

¨que los dioses nos protejan, de las damitas que manejan.¨

El ¨estira y afloja¨ de las aseguranzas.

Bien podríamos dejar la historia hasta aquí, y dejar en el lector la impresión de que todo terminó con felicidad, pero lo cierto es que esto era  sólo el principio de una emocionante y verídica historia.  

Pasados unos tres días vino el intrincado y difícil alegato con lo seguros de los carros. Es ley en los Estados Unidos que las aseguranzas no responden por ningún daño causado por carros robados, esto quiere decir, que ninguno de los propietarios de los autos dañados podía hacer algún reclamo al dueño del auto que nos dañó, y si acaso hubiese algún reparo, todo dependía del deducible que tuviese cada caso en particular. Había dos caminos: proceder legalmente, es decir, llevar el caso ante el juez penal para que la persona que nos hizo el daño, lo pagará, o esperar en la buena voluntad y consideración de las aseguranzas. En mi caso, mi aseguranza dijo::  -lo sentimos mucho, pero nada podemos hacer.- Antes de tomar una decisión, oré al Señor, y sentí que debia buscar a la persona y hacer arreglos con ella. La busqué en tres diferentes direcciones y en ninguna la encontré, platiqué con sus padres pero se negaron a cualquier arreglo amistoso, pues esta hija suya ya era una persona adulta y era ella quien tenía que responder por sus actos, no ellos:  -hace seis meses que no sabemos nada de ella, ni queremos saber,- fue su respuesta a mis preguntas. El siguiente paso según mi criterio era consultar con un abogado. Me informaron de uno con buen record en su profesión; cuando le vi consideró que mi caso era un caso perdido, y que por lo tanto lo mejor era que olvidara el asunto.

Para quellos días un miembro de la iglesia regresó de sus vacaciones, y me preguntó por el carro; le conté la historia y de inmediato me dio la referencia de un abogado muy eficiente, que a él en lo personal le había ayudado en varios casos dificiles; hizo la cita de rigor, y él mismo me acompañó a verle. En primera instancia me confirmó el abogado como legal el caso de autos robados, y enfatizó:  -no hay ley que obligue a las aseguranzas a pagar daños por carros robados.-  En seguida agregó:  -indaguen el nombre de la aseguranza de ese carro, y vamos a enviarles una carta en términos no ofensivos, sino apelando a su generosidad, y esperemos la respuesta.-  Salí de su buffet con un aliento de esperanza. En pocos días llegó la respuesta, con una grata sorpresa. Me notificaban del envio de un cheque por una cantidad de dinero que francamente yo no esperaba, para que pudiera reponer mi carro con la adquisición de otro, pues mi auto ya estaba en el deshuesadero y fue considerado como pérdida total. Mis amigos, conocedores de este tipo de asuntos, no lo podían creer.

La nueva adquisición.

Mi esposa y yo le dimos gracias a Dios por la manifestación de su misericordia, a la vez que pedimos su ayuda para una decisión correcta en cuanto al nuevo carro de debiámos adquirir. Varias veces pasamos por un lote de carros que estaba a la vera de una carretera, y nos empezó a llamar la atención un camioneta pequeña, justo a la medida de nuestra necesidad. Por lo general todos los autos en venta tienen impreso en su parabrisas el precio de venta, pero ésta no tenía nada escrito. Finalmente decidimos preguntar,y la razón de que no tenía precio alguno marcado en ella, era que el dueño de la agencia la usaba como su carro particular, y no la tenía en venta. Finalmente se decidió a vendérnosla.

Los caminos del Señor son insondables.

El tiempo transcurrido entre la fecha de aquella experiencia al momento en que escribo estas líneas, es de unos 15 años. Muchas veces me pregunté ¿Cuál fue la razón por la que mi Dios me hizo pasar por esa prueba? A primera vista sin duda para mostrarse su gran amor, manifestarme lo real de su protección y cuidado, así como enseñarme a confiar y depender más de él. Pero por otro lado, me si yo escribo esto sucedio un ¨Día del Padre¨ guiado y movido por él ahora que ya estoy jubilado, fue con el propósito de honra su Nombre, lo cual nunca hubiera sido posible sin aquel incidente que en el momento no pareció nada grato a nadie. Convencido estoy de que estaba en los planes de Dios lo que iba a hacer 15 años después. Por aquel tiempo no estaba en mi mente el jubilarme, ni mucho  menos a lo que iba a dedeicar cuando esto aconteciera, pero en la mente y corazon de Dios, si.

Si miramos con atención la vida de aquellos grandes carácteres bíblicos, descubriremos que los caminos del Señor son insondables, difíciles de conocer.  Nunca pasó por la imaginación de José ni de Daniel, sólo por mencionar a algunos, los propósitos de Dios para ellos. Querido amigo y hermano, padre de familia ¿sabes tú lo que Dios tiene en sus propósitos para tí? ¿conoces los propósito divinos en esa prueba o dificultad por la cual pasaste o estás pasando ahora mismo?  Tal vez lo desubras pronto, tal vez no; no te inquietes tanto por saberlo, sólo pídele que sus propósitos sean cumplidos en tí. Y de tus experiencias del pasado ¿hay algo que pudiera Dios inidcarte lo que él quiere de tí, ahora? La experiencia de Pablo en su encuentro con Jesús en el camino a Damasco, fue in indicativo claro de los planes de Dios para todos los días de su vida, y el apóstol lo tomó como el faro que iluminó su camino .

El complicado y difícil rol del padre.

Muchas veces he oido y leido de lo difícil que resulta para un varón que nunca tuvo la figura e imagen de un padre humano, el comprender y valorar el papel de Dios como Padre Divino. No estoy del todo de acuerdo con tal afirmación , pues me parece que es dejar de lado a las Sagradas Escrituras, y por sobre ellas, poner la experiencia humana. Más bien creo que es por medio del conocimiento de la Palabra de Dios como llegamos a conocer el modelo que todo padre humano debe seguir si quiere realmente cumplir con el rol que Dios le ha designado como tal. Dios es el Padre presente todo el tiempo en toda la extensión de la palabra. Dios es el Padre amigo, sin dejar al hijo sin una autoridad y disciplina. Dios es el Padre proveedor de toda necesidad, Dios es el Padre comunicador por excelencia, Dios es el Padre Eterno, el Padre amoroso cual otro como El no lo hay. No es egoista ni vanidoso, no es excluyente, se puede confiar plenamente en él; todas las excelencias y virtudes conocidas y por conocer, son suyas. Con un Padre como es Dios, y un Manual de conducta como es su Palabra, ningún padre encuentra razón de no ser lo que Dios quiere que sea.

La oración de un padre.

Señor, Dios todopoderoso, bendigo tu Nombre por la esposa y los hijos que nos has dado. Tu conoces todas las expectativas que tienen de mí como esposo y como padre; es mi ahnelo sincero hacer realidad cuantas me sea posible. Asísteme con tu Santo Espíritu para que someta a tí todo mi ser y hacer, dame tu gracia para realizar todas las tareas a las que me has llamado, y que sea celoso y fiel en el cumplimiento de las mismas; ayúdame a discernir las demandas y retos de los tiempos en los que me ha tocado vivir, y que mi respuesta dé gloria y honra  a tu Santo Nombre; que cultive todas las virtudes de un hombre que te ama y te teme, que sea un buen administrador no sólo de los bienes materiales que me dispensas, sino también de áreas tan delicadas y difíciles de realizar sin tu sabiduría, como son: el ejercicio de la autoridad, la práctica del amor y el sentir pronfundo de la adoración. Concede a mis hijos la gracia de ser obedientes y andar en tu temor; permíteme demostrar mi devoción a ti, renunciando a la manera de vivir de aquellos que no creen en tu Palabra ni honran tu Santo Nombre.

El reclamo del Padre Divino a todos los padres del mundo:

¨Dame, hijo mio, tu corazón¨   Proverbios 23:26

 

 

 

 

 

 

 

 
Leave a comment

Posted by on January 26, 2013 in Mis experiencias pastorales

 

///A DORMIR/// -EN UN ESTABLO

   ´¨Y DIÓ A LUZ A SU HIJO PRIMOGÉNITO, Y LO ENVOLVIÓ EN PAÑALES, Y LO ACOSTÓ EN UN PRESEBRE; PORQUE NO HABÍA LUGAR PARA ELLOS EN EL MESÓN¨  LUCAS 2:7

¿NO LE HA PASADO A USTED, QUE CIERTOS PASAJES DE LA BIBLIA QUE HA LEIDO MUCHAS VECES, DE MOMENTO CAUTIVAN SU ATENCIÓN? TAL FUE MI CASO CON EL VERSÍCULO QUE ENCABEZA ESTE ESCRITO, Y LE EXPLICARÉ COMO ACONTECIÓ.

POR LO QUE RECUERDO DE MI NIÑEZ, EN MI PUEBLO DONDE CRECÍ HABÍA UN MESÓN. A ESE LUGAR LLEGABAN LOS CAMPESINOS, GANADEROS Y VIAJEROS QUE IBAN DE PASO; ALGUNOS SE HOSPEDABAN ALLÍ POR UNA NOCHE, OTROS POR VARIOS DÍAS. EL LUGAR OFRECÍA CUARTOS PARA DORMIR Y LUGAR DONDE DEJAR LAS BESTIAS. NO ERA UN LUGAR LUJOSO, LO QUE SI HABÍA ERA CUARTOS CON CAMAS CON COLCHÓN, Y CUARTOS CON CAMAS SIN COLCHÓN. AHORA BIEN, EN EL ESTABLO, EL PESEBRE ES EL LUGAR SE PONE EL ALIMENTO PARA LAS BESTIAS DE CARGA, COMO SON CABALLOS, ASNOS, ADEMÁS DE OVEJAS, CABRAS, GANADO VACUNO Y OTROS.  CUANDO LA BIBLIA DICE QUE AL NIÑO JESUS LE ACOSTARON EN UN PESEBRE, CLARAMENTE DEJA VER QUE FUE EN UN ESTABLO DONDE NACIÓ NUESTRO SALVADOR.

EN CIERTA CONGREGACIÓN RURAL DEL ESTADO DE VERACRUZ, MEXICO,CELEBRAMOS, OTRO HERMANO PASTOR Y YO, UN CULTO EVANGELÍSTICO, QUE DEBIDO AL BUEN ÁNIMO DE LOS CREYENTES, SE PROLONGÓ HASTA LA MEDIANOCHE. LLENOS DE GOZO POR LA BENDICIÓN DERRAMADA, NOS RETIRAMOS A DESCANSAR, PERO LA FAMILIA QUE OFRECIÓ EL HOSPEDAJE PARA NOSOTROS ESA NOCHE, AL VER QUE NO LLEGAMOS A TIEMPO SE ACOSTÓ A DORMIR, Y A NOSOTROS NOS DIÓ PENA TOCAR Y DESPERTARLES. EL ÚNICO LUGAR BAJO TECHO DONDE PODÍAMOS PASAR LA NOCHE, ERA EN EL ESTABLO CON LOS CABALLOS, VACAS, BURROS Y NO RECUERDO CON CUALES ANIMALES MÁS.

AQUEL INCIDENTE CASUAL E INESPERADO PARA NOSOTROS, ME SIRVIÓ PARA MEDITAR EN LA IMPORTANCIA DE ADQUIRIR UNA CLARA COMPRENSIÓN Y UNA FRANCA ACEPTACIÓN DEL GRAN MISTERIO DE LA ENCARNACIÓN DE NUESTRO AMADO SALVADOR, EL SEÑOR JESUCRISTO.

NUNCA ANTES, NI DESPUÉS, VOLVÍ A DORMIR EN UN ESTABLO, Y AUN AHORA CREO QUE LO HARÍA SÓLO SI EL SEÑOR ME LO PIDIERA O FUERA UNA VERDADERA NECESIDAD. EN EL ÁMBITO ESPIRITUAL ¿CÓMO ERA MI NECESIDAD? GRANDE, TAN GRANDE QUE EL SEÑOR NO DEJÓ UNA CÓMODA CAMA COMO LA MÍA, SINO SU MISMO TRONO DE GLORIA. UN TRONO DE GLORIA POR UN ESTABLO LLENO DE MALOS OLORES, DE MALA PRESENCIA, DE BESTIAS, DE PROBREZA EXTREMA, PUES NI LOS HIJOS DE ESCLAVOS NACÍAN EN ESAS CONDICIONES: TAL FUE EL MILAGRO DEL ESTABLO DE BELÉN.

SI ALGUIEN QUISIERA PAGARME POR DORMIR EN UN ESTABLO. CREO QUE LE COBRARÍA BASTANTE CARO Y LE EXIGIRÍA UN EQUIPO ESPECIAL QUE ME PROTEGIERA, TAL VEZ HASTA LE COBRARÍA UN SEGURO, Y NO SE CUANTAS CONDICIONES MÁS LE PONDRÍA. Y LO QUE ESTOY TRATANDO DE DECIR CON ESTE ARGUMENTO ES QUE EL ORGULLO DE NUESTRO CORAZÓN ES TAN GRANDE QUE CONSIDERAMOS QUE UNA PETICIÓN DE ESTA NATURALEZA HIERE NUESTRA IMAGEN Y DAÑA NUESTRA REPUTACIÓN. SIN EMBARGO, PEOR QUE LA CONDICIÓN DE UN ESTABLO ES LA CONDICIÓN ESPIRITUAL DE NUESTRO CORAZÓN. Y A ESO VINO NUESTRO REDENTOR, HA RESTAURAR EL CORAZÓN; POR ESO CANTAMOS LLENOS DE GOZO  ¨DEJANDO SU TRONO DE GLORIA

ME VINO A SACAR DE LA ESCORIA.

Y YO SOY FELIZ, Y YO SOY FELIZ, POR EL.

MI SEÑOR JESÚS VINO A BUSCAR Y SALVAR LO QUE SE HABÍA PERDIDO. NUESTRA PRESENCIA EN ESE LUGAR, PREDICANDO SU PALABRA TUVO EL PROPÓSITO DE BUSCAR A LOS PERDIDOS PARA ANUNCIARLES LA SALVACIÓN QUE ÉL CONSUMÓ CON SU MUERTE EN LA CRUZ; Y COMO UNA SEGUNDA BENDICIÓN, NOS DIÓ EL GOZO Y PRIVILEGIO DE DORMIR, AUNQUE FUERA POR UNA NOCHE EN UN ESTABLO. QUÉ POCO EL PRECIO QUE NOSOTROS PAGAMOS EN COMPARACIÓN DE TODO LO QUE A ÉL LE COSTÓ NUESTRA REDENCIÓN.

 
 

UNA SOBREDOSIS QUE NO ES PELIGROSA.

Cierta noche recibí una llamada telefónica de una madre que estaba profundamente angustiada, y en cuando empezó a hablar se soltó en llanto, esperé unos segundos para que pudiera preguntarle la razón de su dolor. -pastor, me dijo, mi hijo ha caído en una profunda  depresión, se ha encerrado en su cuarto y no quiere hablar con nadie, tiene dos dias sin probar alimento alguno; ni yo misma sé la causa, cuantas veces llamo a su puerta me contesta que no quiere hablar con nadie, que no le moleste. Estoy deseperada, pues no me da la oportunidad de que le pueda ayudar.  -Dios nos va a dar su ayuda divina- le contesté. Por esta noche descanse en el Señor; el día de mañana estaré en su casa.

Al día siguiente le visité como lo había prometi:do. Llamé a la puerta del cuarto de aquel joven, y le dije: soy el pastor, ¿puedes darme la oportunidad de hablar contigo? Después de insistir varias veces al fin me abrió. Me presenté y le expliqué el motivo de mi visita, le ofrecí mi amistad tratando de ganarme su confianza. Despues de buen rato de conversar me explico el porqué de su actitud. Según sus palabras, el hombre joven de unos 22 años, formaba parte de un grupo de rock, esa era la razón desu vestimenta y del aspecto físico que lucía en el momento en que hablaba con él.

–Mi amigo y compañero del grupo de rock, teníamos muchas cosas en común. Nuestra amistad era muy sincera, ambos habiamos abrazado la música con tal entusiamo que perdimos todo interés en la familia, tanto él como yo nos habíamos separado de nuestras esposas, y los hijos poco nos  importaban; nuestros sueños eran que nuestro grupo llegara a ser famoso. Como sucede en la mayoría de quienes andan en esta honda, nos atrapó la droga,  y, precisamente una sobredosis que mi amigo consumió hace dos noches, acabó con su vida. Todas nuestras ilusiones y sueños se vinieron abajo en un momento, y aquí estoy sin saber qué será de mí en el futuro. Lo he perdido todo; mi trabajo como profesor de Primaria, mi esposa, mis hijos, mi madre, y mi dignidad–.

Lloró como pocas veces he visto a alguien llorar así. Yo sabía que su madre, una buena cristiana, lo quería, y de su esposa y sus hijos, aunque no los conocía, le asguré que sin duda lo querían también. Mejor oportunidad para presentar el amor de Dios no la podía haber. Le presenté con las Escrituras el plan de salvación  y el maravilloso e insondable amor de Dios.

–Tú necesitas una sobredosis de amor divino que te dé la experiencia de la salvación y de ser una nueva criatura en Cristo; si tú la pruebas quedarás maravillado de todo lo que Dios hará en tí– Fue ese el mensaje que Dios puso en mi corazón para él.

Dos días después me llamó para decirme que estaba listo para hacer la entrega de su vida a Dios y aceptar a Jesucristo como su Salvador. Los cambios que el Señor empezó a obrar en su vida, llamaron poderosamente la atención de su esposa, de tal manera que en poco tiempo ella también rindió su vida a Cristo.

 
 

Bienvendos a mi blog

Saludos.

Queridos cibernautas:

Bienvenidos a mi blog.  Lo primero que deseo hacer de su conocimiento es que mi blog contiene un alto porcentaje de trabajos con fundamento biblico,  de ahi que para realmente valorar lo escrito se hace necesario estar familiarizado con el Libro de los libros-La Santa Biblia. Lo hago asi por la firme conviccion que tengo de que ella es “la lámpara de nuestros pies, y la lumbrera de nuestro camino”.  y que las Santas Escrituras dan testimonio de Jesucristo como el único camino que nos lleva a Dios, pues con su muerte en la cruz pagó el precio de nuestra redencioó del pecado. y de que se hace necesario apropiarnos por medio de la fe,  que lo hizo por su gran amor que tuvo y tiene por todos nosotros; por eso esta escrito “Cree en el Señor Jesucristo, y seras salvo.”

Espero que lo disfruten y que sea de bendición en sus vidas.