RSS

Author Archives: supresencia

EFEMÉRIDES DE PALADINES DEL EVANGELIO

Hebreos 11:32

Así como el escritor de la Carta Hebreos no quiso olvidar a Gedeón, Barac, Sansón, Jepté, Samuel y los profetas, nosotros no olvidemos a los grandes paladines que Jesucristo levantó para abrir la brecha en la transitamos hoy. En este mes demos gracias a Dios por  ellos y por aquéllos que en nuestra comunidad de fe fueron llamados a sembrar la semilla del evangelio. 

MES DE MAYO 

HIMNOLOGO DE CORAZÓN–JUAN BAUTISTA CABRERA 

Nació el 23 de Abril de 1837 en España,  y murió el 18 de Mayo de l916 en Madrid. Hizo sus estudios de bachillerato en Valencia. e ingresó al colegio de escolapios, donde fue ordenado diacono y presbítero. En el estudio de las Escrituras encontró oposición a las doctrinas católicas, por lo cual no subió al púlpito a predicar ni a ocupar el confesionario. Estudiaba la Biblia con protestantes, a quienes encarcelaron, lo que motivó abandonar España, y se refugió en Gibraltar. Conoció a fondo a la iglesia Anglicana donde hizo profesión de fe. Tiempo después el  general Prim le otorgó el privilegio de volver a España bajo la garantía de libertad de culto. Pasados unos años fue ordenado obispo en Madrid por un grupo de  que se constituyeron en Iglesia Española Reformada. 

El obispo Cabrera, además de sus actividades pastorales se consagró a las actividades literarias. Ha sido reconocido su gran trabajo por toda la iglesia evangélica cristiana de habla hispana. Hizo grandes aportaciones a la himnología evangélica con la traducción al español de varios himnos originalmente escritos en inglés, además de los de su propia pluma y letra. Tuvo dotes de poeta como lo demuestra con el himno:   

Cual bálsamo que mitiga, tenaz y acerbo dolor es para el alma angustiada, saber que Dios es amor. Venero que proporciona, riqueza de gran valor. 

Coro: Bendice a Dios alma mía, abraza a tu Salvador. Adórale y testifica, que es infinito su amor. 

¡Amor de los cielos! ¡Amor el excelso Rey! ¡Amor su invicta potencia! ¡Amor su corona y ley! Palpita corazón mío, gozoso por tanto amor, y eleva con tus latidos, un cántico en su loor. 

Y dos estrofas más. 

UN ESCOCÉS VESTIDO DE MANDARÍN—James Gilmour

Nació  12 de Junio en Suecia. Murió el 21 de Mayo de 1890. Fue un creyente de tercera generación. Sus abuelos, creyentes muy fervientes, y de igual manera sus padres. Su madre se deleitaba reuniendo a sus hijos alrededor de ella cada tarde para leerles historias misioneras, y comentando sobre ellas, lo cual sin duda influyó para que James quisiera ser misionero. Sus padres gozaban de una buena posición económica.

Sus estudios los realizó en la universidad de Glasgow, sobresaliendo en el estudio del latín y el griego. Se convirtió a Cristo en sus años de estudiante, cinco años más tarde hizo su solicitud para ser misionero en la Sociedad Misionera de Londres, dando inicio a sus estudios del idioma chino. El 22 de Febrero de 1870 se embarcó rumbo a China, y fue nombrado capellán de la embarcación. Durante el viaje presentó a los marineros el evangelio en cuantas veces tuvo oportunidad. 

El y su esposa fueron los únicos misioneros en Mongolia, y los únicos que hicieron esfuerzos para predicar el evangelio a gentes sumidas en el budismo. James empleaba los veranos para predicar en los plantíos de arroz en Mongolia y los inviernos en Pekín. Adoptó su vestimenta, vivió en sus tiendas de campar, comió sus comidas, casi se hizo como uno de ellos. Murió a los 47 años de edad, después de 21 años de trabajo misionero.

Categoría:  Efemérides de Paladines del Evangelio  Post #271

 

 

 

 

 

 

 

Advertisements
 

VEREDICTO BÍBLICO SOBRE EL MÁS GRAVE DELITO

En el pasaje bíblico de Mateo 16:13-23 se relata la reacción de Pedro, discípulo de Jesús, cuando les menciona lo cercano de su muerte y resurrección. Le parecía tan injusto que eso pudiera suceder, que reprende y regaña a su Maestro, sin comprender el punto de vista de Dios. 

Los veredictos en cuanto a la muerte de Jesús se clasifican en cuatro: 

Los que lo consideran culpable y digno de muerte 

Quienes asumen este criterio se suman a los enemigos de Jesús de aquel tiempo, es decir, los escribas, fariseos y sacerdotes. No sólo por cuestionas religiosas, sino también morales y de conducta indecorosa.  Les causaba molestia que tuviera más fama, popularidad y poder que ellos. Era una amenaza a sus intereses personales; fue grande la hostilidad que se suscitó entre ellos y Jesús. El Apóstol Pedro desenmascaró a todos los del pueblo que gritaron ante Pilato: ¨Crucifícale¨ (Marcos 15:3) como los autores intelectuales de ese delito (Hechos 2:36). 

Los que lo consideran inocente y condenan a quienes le crucificaron 

Para ellos un hombre como Jesús no merecía morir de la manera tan vil como la crucifixión, pues de acuerdo a las costumbres romanas sólo se aplicaba esa pena de muerte a los peores criminales. Y según las leyes judías se consideraba maldecido por Dios a un hombre colgado en un madero (Gálatas 3:13). 

Los que creen que Cristo no era bueno ni malo, que sólo equivocó el camino 

Según su manera de pensar Cristo mismo fue el culpable de su muerte. Tuvo oportunidades a la mano para liberarse del poder de sus enemigos, y no lo hizo (Mateo 26:53). 

El veredicto en el que más concuerdan los hombres tiene que ver con la personalidad de Jesús

Él no merecía la pena de muerte que sufrió. Reclaman que es la peor injusticia contra un ser humano, sin reconocer todo el bien que hizo y todo lo que enseñó. Se le considera un mártir que luchó por sus ideales hasta el fin. 

Estos veredictos quedan cortos, son el fruto de un intelecto no iluminado con la escudriñadora y bendita luz del Espíritu Santo. 

El veredicto bíblico, o sea el punto de vista de Dios 

Lo más temible para el hombre es la muerte, de ahí que muchos se preguntan ¿por qué tenemos que morir? La muerte significa separación; nos separa de nuestros seres queridos y de este mundo. El día que Adán pecó quedó separado de Dios, la comunión que él tenía con Dios fue interrumpida, en su lugar la desconfianza, el miedo y la duda le orillaron es esconderse cuando él le llamó (Génesis 3:9-10). 

Todo pecado separa el pecador de Dios, y si el pecado no hubiera sido expiado, todos estaríamos lejos de Dios por la eternidad. Pero así como arrojó a Adán fuera del paraíso, Dios mismo restaura esa comunión y envía a Jesucristo al mundo para que muera por pecador, mostrándonos claramente que él no quiere la muerte del pecador. Por la muerte en la cruz cancela la pena por el pecado y hace posible para cada uno, aunque sea el peor pecador venir a Dios y ser recibido en la más bendecida comunión y estar con él por la eternidad, morando en su santa presencia sin ninguna posibilidad de ser arrojado fuera. 

Lo que la gran mayoría de los hombres no comprende es la absoluta necesidad que tenía Cristo de morir, pues ese fue el propósito de su venida. Todo lo que hizo, lo hizo, lo hizo por amor; un amor libre de alabanzas personales, puro, sin egoísmos ni mezquindades. En la cruz abrió los brazos de amor a todos los hombres. ¡Qué compasión la de Jesús! ¡Qué sin igual amor! 

Si abrazamos alguno de los veredictos humanos sobre el más grande delito, manifestamos que la cruz todavía no ha hecho su obra divina en nuestro corazón. Contemplemos el Gólgota con los ojos de Dios, y renunciemos a nuestra arrogancia y orgullo. 

Categoría: El GPS Divino, post #270 

 

 
Leave a comment

Posted by on April 12, 2019 in EL GPS DIVINO, Uncategorized

 

LO ESENCIAL DE LA ADORACIÓN CONGREGACIONAL

Salmos No. 100 

No surgió del hombre, no fue idea humana, no fue un sueño hecho realidad; Dios mismo la diseñó acorde con nuestra condición de ser hechos a su imagen y semejanza, para que pudiera comunicarse con nosotros, y nosotros le pudiéramos expresar nuestro amor y adoración.  

Axioma 

La adoración pública y privada son las dos arterias que llevan los nutrientes espirituales por todo el ser del justo (espíritu, alma y cuerpo), para mantenerlo en el desgaste natural de esta vida. Ambas, la adoración pública y privada son eficaces para toda situación, condición y circunstancia, según lo confirma el Libro de los Salmos. 

1.-Cantad alegres, verso 1–Desbordante alegría 

Porque celebramos una gloria mayor que la nuestra, un reino mayor a todos los reinos de este mundo, porque hemos sido recipientes de su gracia, e instrumentos de la misma para bendecir a otros. 

2.-Servid a Jehová con alegría, verso 2–Entera dedicación. 

Le entregamos nuestro ser entero para servirle con todos los recursos que tenemos en Cristo, siendo el mayor la bendita morada de su Espíritu en nuestro corazón. 

3.-Venid ante su presencia, verso 2–Renovada expectación. 

En cada reunión para adorarle, Dios nos habla. ¿Vas a la reunión para adorarle con la expectación de qué te va a decir? 

4.-Reconoced, verso 3–Verdadera y sincera sumisión.

Al recordar nuestro origen, nuestros corazones se llenan de gratitud. Al término de la reunión de adoración, se adueña un conocimiento fresco de que la gracia divina es lo mejor, y no una tontería como lo pregona el mundo. 

5.-Entrad por sus puertas, verso 4–Triunfantes en la lucha. 

La primera adoración congregacional que encontramos en la Biblia, fue la del pueblo de Israel celebrando la victoria sobre los egipcios. Todos los días luchamos con nuestra horizontalidad, y en la adoración celebramos nuestras victorias en la verticalidad, es decir, en Cristo.

6.-Bendecid su nombre, verso 4–Rebosante bendición.

Somos llamados a una vida de comunión con Dios, la razón de toda nuestra existencia, y de igual manera con nuestros hermanos en la fe. 

7.-Para siempre es su misericordia, verso 5–Divina motivación. 

El Señor nos renueva sus misericordias cada mañana a la medida de nuestra responsabilidad ante él, y ante la necesidad que aqueja a este mundo. 

Conclusión.  Los inconversos frecuentemente fracasan en la solución de sus problemas porque están vacíos espiritualmente, y lamentable el hecho de que muchos cristianos sufren de la misma situación, y todo porque han abandonado su deber de congregarse con sus hermanos para que juntos se recarguen de energía espiritual. Quizás lo que haya que hacer en algunos casos, sea corregir ciertos vicios y actitudes respecto a nuestro carácter de verdadero adorador.

Categoría: Fundamentos Esenciales de la doctrina Bíblica, Post #269

 

 

 

LOS PLACERES DE LA VIDA

El placer a la luz de la Biblia no es el todo de la vida. Obedecer y agradar a Dios deben dar como resultado el placer más elevado que pueda haber. Es de vital importancia sostener y establecer la diferencia entre los placeres sanos y los que no lo son, de estos últimos nuestra sociedad que no tiene freno alguno, lo sacrifica todo en aras de esa clase de placeres.

Los placeres mundanos son muchos, menciono sólo alguno, como son: Voluptuosidad, consistente en la complacencia en los deleites sensuales, incluida la borrachera. Ostentación o sea la exhibición excesiva  del lujo y la riqueza. Egoísmo, expresado por la falta de consideración hacia las necesidades de los demás. Prodigalidad, gastando sin medida sólo por no se menos que otros.

Cuando Jesús narró la parábola del Sembrador, planteó un problema muy serio, mismo que se repite con frecuencia en nuestros días: Si una persona escucha o lee el mensaje del evangelio, hay tres plantas de espinos que pueden impedir su efectividad, y son: los afanes, las riquezas y los placeres de la vida (Lucas 8:14).

Un joven, quizás el más rico de su nación, y con una vida moral intachable, vino a Jesús y le preguntó: Maestro bueno ¿qué bien haré para tener la vida eterna? Quiso seguir a Jesús, pero su amor por las riquezas fue tal que se perdió el gozo de obtener la vida eterna (Mateo 19:16-22), comprobando en este caso lo que Jesús dijo con respecto a las espinas que ahogan la semilla.

Comprobado, el apego al placer mundano oscurece el discernimiento humano, de ahí que a lo bueno se le llame malo, y a lo malo se le llame bueno. Dios es el autor de muchas cosas placenteras; pero cuando el placer usurpa la obediencia a Dios, finalmente trae pesar, ¿Son los placeres mundanos el estorbo para que no entregues tu corazón a Jesús?

Enfrentémoslo de una vez, si ya eres un hijo de Dios regenerado por el Espíritu Santo, el pecado será para ti tan atractivo por la oferta de placer que ofrece. El gran siervo de Dios, Moisés, tuvo que elegir entre los placeres temporales del vivir de un príncipe egipcio, y los maltratos que sufría su pueblo Israel (Hebreos 11:25). Si Moisés hubiese escogido los placeres temporales del pecado finalmente lo hubiera perdido todo, y hasta la vida.

La triste experiencia del Hijo Pródigo fue la de malgastar toda la herencia que su padre le heredó, viviendo perdidamente (Lucas 15:13), lo perdió todo y se degradó a lo peor, un judío cuidando cerdos, era lo más humillante.

El placer mundano es una carnada muy atractiva, renuncia a él y no le permitas que arruine tu vida. Toma en serio la amonestación divina dada por el Apóstol Juan: ¨No améis al mundo, ni las cosas que hay en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no provienen del Padre, sino del mundo. Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.¨1 Juan 2:15-17.

Si esta es tu condición presente, vuelve a tu Dios, confiésale tu necesidad y él te dará una nueva oportunidad.

Categoría: La Palabra que da Vida, post #268

 

DIEZ TENDENCIAS HUMANAS RECURRENTES, PERNICIOSAS Y CONTROLABLES.

Libro de Proverbios capítulo 3 

Primera.-¨…no te olvides de mi ley…¨ v. 1 

                                 –Olvido– 

El olvidarse de Dios y sus bendiciones, acarrea olvidarse también de su Palabra. Es frecuente que cuando hay prosperidad, el hombre se olvide de Dios, y cosa semejante ocurre también cuando viene la aflicción. Abundan las exhortaciones a no olvidarse de Dios, como abundan las promesas a quienes no lo hacen. El olvido con sus hermanos, el descuido y la negligencia conducen a la pobreza (Proverbios 10:4). 

Segunda.-¨No te apoyes en tu propia prudencia.¨ v. 5                   —Autosuficiencia– 

La confianza en Dios tiene prioridad sobre la confianza en nosotros mismos y en los demás. Nuestros propios recursos poco logran si no son guiados por el Señor. Nos creemos capaces de todo y confiamos en nuestras capacidades. Hay cosas que sí dependen de los recursos que Dios ha dado, pero la gran mayoría no. 

Tercera.-¨No seas sabio en tu propia opinión…¨ v. 7                   —Ignorancia– 

No nos gusta ser vistos como ignorantes. Creerse más sabios que los demás puede conducirnos al punto de creerse más sabios que Dios, lo cual es una locura y una necedad. Sin respetar y amar a Dios es imposible obtener la verdadera sabiduría (Proverbios 1:7). 

Cuarta.-¨No menosprecies, hijo mío el castigo de Jehovᨠv. 11  –Autojustificación–  

Si el padre ama al hijo, lo corrige (Proverbios 13:24) así es el caso con nuestro Dios, aun cuando el castigo o corrección parezcan duros, debemos dar gracias al Señor por su infinito amor, pues sólo busca nuestro bien. Nadie tiene el derecho de auto justificarse con Dios. 

Quinta.-¨Ni te fatigues de su corrección.¨ v. 11 –rebeldía–

Es causa de mucho dolor para un padre el tener que luchar con un hijo rebelde, para quien las buenas intenciones de otros por corregirle no son bien vistas ni bien ni bien recibidas; respecto a esto nos exhorta el Apóstol Santiago (1:2-4). 

Sexta.-¨Hijo mío, no se aparten estas cosas de tus ojos; guarda la ley.¨  v.21

                               –desobediencia– 

Se hace referencia a los grandes beneficios que otorga la sabiduría a quienes la poseen, desde lo económico hasta el disfrutar de verdadera paz. Por vía de contraste, el ser desobedientes y no guardar la ley y el consejo, acarrea grandes males.  

Séptima.-¨No tendrás temor de pavor repentino…¨ v. 25–                                   miedo–

Cuánto nos deleitaría el poder decir que no tenemos miedo, porque el miedo vive y gobierna en nuestro corazón cuando consideramos lo que puede y quiere hacer nuestro Dios por nosotros. En ocasiones es recurrente y nos causa daño. Las promesas de nuestro Dios no deben ser ignoradas, pues nos revelan buena parte de su carácter; nunca sus promesas serán como las nuestras, lo que promete lo cumple al pie de la letra.

Octava.-¨No te niegues a hacer el bien a quien es debido, cuando tuvieres poder para hacerlo.¨  v. 27         —inmisericorde–    

Todavía se oye decir: ¨No hagas el mal que no quieres que ellos hagan contigo¨, pero la norma de quienes el amor y el temor a Dios debe ser justo lo que nos ordena este texto, y lo cual queda respaldado por lo que dice el evangelio de Mateo 7:12. 

Novena.-  ¨No intentes mal contra tu prójimo que habita confiado junto a ti.¨ v. 29

                                      –deslealtad– 

¿Eres de la clase de hombres que no confía en nadie? Considera por lo tanto que eres también de la clase de hombres en quien nadie puede confiar. 

Décima.- ¨No envidies al hombre injusto,…¨ v. 31  

                                   –envidia–

La envidia y los celos son amigos, ¿son amigos tuyos también? 

Estas tendencias son recurrentes y perniciosas, son también CONTROLABLES. Las siguientes citas bíblicas te guiarán para que las puedas controlar: Romanos 6:11-13; 1 Corintios 2:1-12; 13:4-7; Gálatas 2:20; 5:13-26

Categoría: Espigas de mis estudios bíblicos, post #267

 

 

¡REJUVENÉCETE!

¨Él da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas. Los muchachos se fatigan y se cansan, los jóvenes flaquean y caen; pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán.¨ Isaías 40:29-31   

¿Andas de alas caídas?  Una expresión tan común para indicar nuestro estado de ánimo, y tan común a todos nosotros. ¿Quién no ha pasado por momentos de desaliento y tristeza? Las causas son muchas porque muchas son también las experiencias que a lo largo de la vida, vivimos. 

El Libro del Profeta Isaías , de forma natural se divide en dos secciones: la primera sección incluye los primeros 39 capítulos, la segunda compuesta de los 27 restantes. Profecías de juicio divino sobre la nación de Israel y naciones vecinas, así como el cautiverio de los reinos del norte y del sur, son el contenido predominante de la primera sección. Profecías de restauración y la instalación del reino Mesiánico, son el contenido de la segunda. Y a guisa de preámbulo a la segunda sección, tenemos el capítulo 40. 

Muy a pesar de las nefastas y tristes condiciones morales, sociales y espirituales por las cuales atravesó la nación de Israel, siempre hubo personas que no perdieron la fe, la confianza y la esperanza en Dios y en sus promesas; y justamente a ellas se refiere el capítulo en consideración, a quienes llama pueblo mío y les consuela. Aunque cansados y afligidos, promete fortalecerlos y rejuvenecerlos. 

Las alas del águila, trabajadas, desgastadas y maltrechas no le permiten levantar el vuelo, pero cuando son rejuvenecidas, le capacitan nuevamente para romper los vientos. Corren y no se cansan, caminan y no se fatigan; tal será la experiencia de los que confían en Dios, en su permanente Palabra, en el Pastor de Israel, en la grandeza de Su fuerza y poder, en el Dios eterno que no desfallece, ni se fatiga con cansancio y cuyo entendimiento no hay lo supere, que da esfuerzo al cansado y multiplica las fuerzas del agotado (vv.8,11,26,28,29). Ahora pueden volar, correr, caminar, no sólo en beneficio propio y también para auxiliar a los demás que están pasando por las dolorosas y amargas experiencias por las que ellos pasaron. 

Si comparamos el principio de la primera sección del Libro de Isaías, con el principio de esta segunda sección, notaremos una diferencia enorme. El capítulo 1 de esta profecía pone de manifiesto la degradación económica, moral y espiritual de la nación israelita, y para que se percataran de la seriedad de su condición, Dios usó de figuras literarias descriptivas y fuertes (vv. 4-6). La justicia divina no podía pasar por alto el juicio al que eran merecedores. En medio de tantas tinieblas, se le presentó por la inmensa bondad divina, una oportunidad ¨Venid luego, dice Jehová, y estemos a cuenta; si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana.¨(v. 18), misma que rechazó. 

El capítulo 40 se inicia con un llamamiento lleno de bondad (v.1), y el resto del capítulo exalta lo incomparable del Dios creador del universo. El Mesías, hijo de una virgen, anunciado en el capítulo 9 verso 6, ahora se le contempla como el Siervo de Jehová sufriendo y expiando la maldad de toda la humanidad, victorioso sobre el pecado y la muerte (capítulo 53). La muerte de Jesús en la cruz del Calvario, levantándose al tercer día vencedor sobre la muerte, dio cumplimiento a la profecía anunciada con 400 años de anticipación.

Nuestros tiempos en nada son mejores a los tiempos del profeta Isaías, y de la misma manera como aconteció en los días del profeta, Dios ha bendecido con sus favores y misericordias a todos los hombres, pero estos son renuentes a reconocerlo, al igual como aquel pueblo fue llamado al arrepentimiento, así hoy, Dios llama al hombre: ¨Pero Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, ahora manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan.¨ Hechos 17:30.  

Los que confían en el Señor son salvados, rejuvenecidos y guardados por él.   

Categoría: Levanta el ánimo, post #266

 

 

 
Leave a comment

Posted by on February 22, 2019 in Levanta el Animo, Uncategorized

 

EL DESATINO DE LOS PADRES

¨Ninguno tenga en poco tu juventud…¨ 1 Timoteo 4:12 

¿Tuvo el Apóstol Pablo, escritor de esta epístola como punto de referencia su experiencia con Juan Marcos? El escritor del Libro de los Hechos, el médico Lucas, nos relata el penoso incidente que tuvo lugar al inicio del segundo viaje misionero. Bernabé con muy buena intención invita al joven Juan Marcos a que les acompañe a pesar de su abandono al inicio del primer viaje misionero. Al Apóstol Pablo no le pareció bien que les acompañara; tal desacuerdo les llevó al punto de la separación (Hechos 15:36-41). La respuesta a la pregunta sería: tal vez si, tal vez no.  

En muchos casos el primero en tener en poco su juventud, es el joven mismo; pero la exhortación no es sólo para los jóvenes, lo es también para los padres y madres. En la Biblia encontramos casos en los que los padres tuvieron en poco a los jóvenes (1 Samuel 16:11-13; Juan 9:19-22). 

1.-Hay casos en los que los padres tienen en poco a sus hijos jóvenes en razón del sexo. Esto se convierte en un verdadero desatino por parte de los padres, y acarrea muchos problemas a los hijos, pues da lugar a la predilección. 

2.-También está el caso de los padres que no apoyan a sus hijos jóvenes por no estar de acuerdo con la carrera profesional que eligieron, dando como norma que alguno de sus hijos tiene que seguir la carrera de ellos, sin importarles las frustraciones que esto puede ocasionar. 

3.-Con padres cristianos se presentan los siguientes casos: tener en poca estima a los hijos que no son creyentes o que no sirven al  Señor. Se llega al colmo cuando es lo contrario. 

4.-El tener en poco al hijo o la hija porque heredaron el carácter de mamá o de papá, resulta intolerante. Es ignorancia cuando se atribuye al parecido físico, o se les maltrata por esa razón. 

5.-Hay padres que los tienen en menos debido al cónyuge que eligieron porque no fue del agrado de ellos, o porque lo hicieron contra su voluntad. En ocasiones los motivos son raciales, sociales, o porque son matrimonios mixtos, es decir, un o una creyente con un o una no creyente.

6.-Otros los tienen en poco porque no son inteligentes o son minusválidos. 

7.-Los hay también porque los hijos son ni-ni, (ni trabajan ni estudian). 

8.-O porque no están de acuerdo con los amigos que tienen, y lo manifiestan delante de ellos. 

9.-¿Y qué decir de los padres que tienen en poco a sus hijos porque no tienen novia o las hijas no tienen novio, y tardan en casarse? 

10.-Otros ven mal que siendo mayores de edad no se vayan de la casa. 

11.-Y buen número de ellos confiesa que no los comprenden. 

12.-Una gran mayoría de padres los tienen en poco porque no los aman o los aman en demasía (Génesis 22:1). 

Observación Importante 

La juventud de nuestros días enfrenta una seria problemática. La drogadicción, el homosexualismo, la falta de identidad, las madres solteras, los padres ausentes, el divorcio, el abismo generacional, el ateísmo, el materialismo, el abuso de género, y con muy poca ayuda para que los puedan superar; situación que nos reta a una profunda reflexión. 

Categoría: El GPS divino, post #265

 

 
Leave a comment

Posted by on February 16, 2019 in EL GPS DIVINO, Uncategorized