RSS

Author Archives: supresencia

CARENCIA DE AMOR, DESMÉRITO EN VALOR

El capítulo 13 de la Primera Carta a los Corintios trata el tema del amor cristiano. Nos presenta la necesidad del amor en los versos 1 al 3, la definición del amor en los versos 4 al 7, y de la supremacía del amor en lo versos 8 al 13, En la iglesia cristiana lo más importante es el amor, y de la misma manera como la Iglesia de Corinto lo estaba pasando por alto, y dándole prioridad a los dones, nos puede acontecer a nosotros también, tanto a nivel iglesia como a nivel personal. 

La Necesidad del Amor, versos 1 a 3 

La autoridad del Apóstol para señalar esa necesidad surgía de su posición como servidor de Jesucristo y como fundador de la iglesia, por tal motivo se presentaba a sí mismo como si él tuviese esa necesidad.  Las acciones que menciona podían ser posibles en un medio tan hostil y en cualquier iglesia de esos tiempos. El mismo Apóstol causó severos daños a seguidores de Jesucristo, y llegó a ser el autor intelectual de la muerte de Esteban. Las tres primeras acciones, como el hablar en lenguas, la fe milagrosa y las profecías, eran populares en la iglesia de Corinto. La generosidad mal aplicada y el martirio, de seguro el Apóstol conocía de muchos casos en los que la motivación no era el amor: le aconteció a la Iglesia de Efeso (Apocalipsis 2), no había perdido el amor, pero en medio de tanta actividad si lo estaba relegando a un segundo lugar, le aconteció a Marta, la hermana de Lázaro, amigo de Jesús. ¿Qué lugar ocupa el amor a Jesucristo en nuestra vida? 

La Definición del Amor, versos 4 al 7 

Las definiciones del amor se pueden clasificar en tres categorías: Definiciones erróneas, definiciones verdaderas y definiciones bonitas y buenas, pero que no se sustentan en la Palabra de Dios. Las que encontramos en este capítulo son desconocidas para quienes la Biblia no es un libro trascendente, y casi carentes de significado si ignoramos el contexto de las mismas.

A todas las cualidades del amor las adorna la excelencia, de ahí la necesidad de expresarlas positiva y negativamente. Se expresan positivamente las siguientes: es sufrido, es benigno, se goza de la verdad, todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta, es permanente. Se expresan negativamente las siguientes: no es envidioso, jactancioso, envanecido, indecoroso, egoísta, rencoroso. 

De los millones de personas que hemos vivido en este mundo, solo hubo un hombre que las vivió en las encarnó todas, Jesucristo, Nuestra naturaleza caída es un fuerte opositor al amor, neutralizando todo intento personal para librarnos de su tiranía. En esto mostró Dios su amor en que permaneciendo en pecado en todo tiempo y con todas las agravantes de la ley, envió a su Hijo a morir por nosotros los pecadores (Romanos 5:8). 

El Amor Supremo, versos 8 al 13 

La supremacía del amor es la última parte de esta maravillosa e inspirada presentación de tan importante tema. El amor humano tiene su vigencia durante el curso de la vida; el amor divino es para el presente y el futuro. Los aspectos divinos sobrepasan a los de esta vida como son refiriéndonos a los dones de lenguas, profecía y ciencias. Nuestro conocimiento del amor de Cristo es como el conocimiento de un niño; al principio sólo imita y comprende limitadamente, piensa, habla y juzga como niño, pero cuando llega a ser adulto deja lo que era de niño. 

En este tiempo presente vemos las cosas eternas con relativa iluminación y parcialmente, con todo y que tenemos la Palabra Divina, pero llegará el día en que las veremos frente a frente, así será con el amor. La fe y la esperanza ya no serán necesarias (Romanos 8:24), el amor es mayor porque nunca dejará de existir (v. 8). El amor en más pura esencia es atributo divino, y en el cristiano verdadero es el fruto del Espíritu Santo que mora en él (Gálatas 5:22). El que no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él (Romanos 8:9). 

Nuestras acciones serán de gran valor si las impulsa y proyecta el amor de Cristo.

Categoría: Destellos de la luz eterna,  post #277

Advertisements
 

Peregrino Con Destino

Para este mes de Agosto tenemos cuatro Insignes Paladines del Evangelio, dos que fallecieron al principio del mes y dos al final.

Agustín de Hipona

Nació en Tagaste, actualmente Argelia, África, el 13 de Noviembre del año 354.

Hijo de un padre pagano y de una madre cristiana. Siendo un joven rechaza la fe de su madre y llega a pensar del cristianismo como una fe impuesta y sin razón. Después de su conversión llega también a convertirse en un paladín de la fe cristiana.

Su obra literaria más conocida es: ¨Las Confesiones¨, en ella relata su vida desenfrenada antes de entregarse su corazón a Jesús. En su obra: ¨La Ciudad de Dios¨, intenta presentar las ventajas de un reino romano gobernado por leyes divinas. Las doctrinas de Agustín influyeron poderosamente en la teología cristiana de Juan Calvino, de Cornelio Hansen y otros reformadores.

Agustín fallece el 8 de Agosto del año 430

¨Si el Hijo os libertare seréis verdaderamente libres¨

Roberto Moffat

Nació el 21 de Diciembre de 1795. Partió al hogar celestial el 9 de Agosto de 1883, a la edad de 87 años. Su familia fue de origen humilde, metodista  y muy piadosa, desde niño mostró interés en las misiones, y después de realizar sus estudios primarios, en Septiembre de 1816 fue reconocido como misionero por la Sociedad Misionera de Londres, y enviado al África del sur cuando contaba con21 años de edad. Tres años más tarde se casó con Mary Smith, la hija de ellos fue esposa del misionero David Livingstone. Enfrentó muchos peligros en África, tanto con las fieras salvajes como con indígenas de diversas tribus, y climas extremosos. Pasó 50 años en África y sólo regresó una vez a Inglaterra, en esa ocasión animó a David Livingstone a ser misionero en África. En los años que pasó como misionero escribió dos libros sobre la obra misionera y tradujo la Biblia a la lengua Baucama.

¨La luz en las tinieblas resplandece¨ 

Guillermo Booth 

Nació el 10 de Abril de 1829 en Nottingham, Inglaterra.  Trasladado a su descanso eterno el 30 de Mayo de 1912. A los 15 años se afilió a la iglesia Metodista y se dedicó a trabajar por su propia cuenta, enfocando su atención en los desheredados que en las grandes ciudades vivían sin esperanza, sumidos en la desesperación, en el vicio y en la miseria. 

En el año de 1864 comenzó a instalar en los barrios pobres de Londres, tiendas de campaña en las cuales proporcionaba albergue a los que no tenían hogar, y les predicaba el evangelio. Fundó en White Chapel lo que se llamó: ¨Christian Missión¨ cuyo reglamento era una adaptación de la ordenanzas del ejército inglés. Su lema era: ¨a sangre y fuego¨ haciendo alusión a la sangre de Cristo y al fuego del Espíritu Santo. Fue objeto él y sus seguidores de persecuciones por parte de las autoridades inglesas, calificándoles de alborotadores. 

En 1878 Booth dio un nombre nuevo a su grupo que desde entonces se conoce como ¨Salvation Army¨¨o sea ¨Ejército de Salvación¨, mismo que se extendió y creció rápidamente en todo Inglaterra, Estados Unidos y otros países. Su labor se distingue por el aspecto social de la religión. Edifica albergues para los necesitados, comedores, hace acto de presencia en desastres naturales de cualquier nación, y siempre predica el evangelio. 

¨Sangre y Fuego¨ 

Juan Bunyam 

Nació el 28 de Noviembre de 1628 en Elstow, cerca de Bedford, Inglaterra, y llegó al lugar de su descanso eterno, el 31 de Agosto de 1688. Hijo de padres muy pobres, y careciendo de educación. Contrajo matrimonio con una creyente de los puritanos, y en el año de 1653 se unió a una iglesia bautista, en la que adquirió la visión de los puritanos. 

Por la intolerancia religiosa de sus días, se le prohibió predicar por no pertenecer al grupo de los tradicionalistas, y por su desobediencia fue encarcelado por 12 años en la prisión de Bedford. En ese tiempo escribió la obra: ¨El Progreso del Peregrino¨, una obra en cual de manera alegórica traza el caminar del cristiano a la patria celestial, obra traducida a muchos idiomas y bien conocida por quienes siguen la fe de Jesús.

Los cuatro paladines del evangelio correspondientes a este mes fueron Peregrinos con Destino. 

Categoría: efemérides de Paladines del evangelio,

Post #276

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

PENSAMIENTOS E INTENCIONES SOMETIDOS A JUICIO

Las leyes humanas sólo juzgan los actos externos, no los pensamientos ni las intenciones. 

A muchos lectores que por primera vez leen la Biblia, les impresiona, y a otros les causa miedo, la franqueza con la que este libro santo habla de asuntos serios y delicados; muchos más vivimos maravillados con las abundantes promesas divinas que cubren todos los años de nuestro peregrinar por este mundo. 

En la Epístola a Los Hebreos capítulo 4 y verso 12 leemos que: ¨la palabra de Dios tiene vida y poder. Es más aguda que toda espada de dos filos, y penetra hasta lo más profundo del alma y del espíritu, hasta lo más íntimo de la persona; y somete a juicio los pensamientos y las intenciones del corazón.¨ Versión DHH

Por el contexto de este pasaje, el verso 12 tiene que ver con el poder judicial de la palabra de Dios. El verso 5 nos dice: ¨no entrarán en mi reposo¨, en el verso 7 ¨Si oyereis hoy su voz, no endurezcáis vuestros corazones¨, el verso 13 que cierra esta sección del libro lee de la siguiente manera: ¨Y no hay cosa creada que no sea manifiesta en su presencia; antes bien todas las cosas están desnudas y abiertas a los ojos de aquel a quien tenemos que dar cuenta.¨

Por su naturaleza e importancia, la Biblia  requiere que la aceptemos toda, no sólo lo que nos gusta y suena bien. 

Jesucristo declaró que si un hombre ve a una mujer para codiciarla, ese solo pensamiento e intención, le hace culpable ante Dios. No le va a juzgar por mirarla; pero si sus pensamientos le conducen a la intención de cometer un acto inmoral, aun cuando no lo lleve a cabo, ya es culpable por haber quebrantado la ley de Dios (Éxodo 20:14), trátese de un soltero, como de un familiar, de un familiar o de un extraño. 

Tal juicio no se limita sólo a lo que se refirió Jesucristo, sino todo lo concerniente a la moral, como el respeto a los padres, el homicidio, adulterio, el robo y la codicia (Éxodo 20:8-17), los cuales el día de hoy tienen poca relevancia, pues el hombre ha formado su propio código moral dictado por sus deseos. 

Los pensamientos y las intenciones residen en el corazón del hombre (Mateo 15:19). La palabra ¨corazón¨ generalmente en la Biblia se aplica al lugar donde residen la mente y los sentimientos 8Salmo 4:7; Mateo 5:8) y no órgano con ese nombre. 

Los malos pensamientos son sancionados por la Palabra de Dios (Génesis 6:5; Lucas 1:51), y lo mismo sucede con las malas intenciones (Proverbios 1:10-19). 

Con el propósito de que consideremos como obtener la aprobación divina y obtener mejores resultados del uso de nuestros pensamientos e intenciones, la Palabra de Dios nos da las siguientes pautas: Nuestros pensamientos e intenciones deben guiados por la plenitud de la  Palabra Divina (Salmos 19:12-13; Salmos 119:59); pues de la abundancia del corazón habla la boca (Mateo 12:34), si no es así, nuestra conducta y nuestra creencia estarán en conflicto.  

La obediencia a la Palabra Rectora nos permitirá darle a la mente e intenciones la prioridad debida. El que ha sido regenerado por el evangelio tiene al Espíritu Santo morando en  él, y su mente e intenciones ya no están en las cosas de la carne sino en las del Espíritu (Romanos 8:5-13), y será una constante renovación de su mente (Romanos 12:2). 

El que está en Cristo es una nueva creación,  y a ella corresponden nuevos valores para gobernar la vida los cuales van mucho más allá de lo que puede considerarse una vida moral aceptable; en ellos debemos pensar, es decir, tomarlos en consideración y practicarlos (Filipenses 4:8). 

Los pensamientos, las intenciones, y toda otra facultad de la vida del hombre que se encausen a la obediencia a Cristo, le darán honor y gloria a él. 

Categoría: La Palabra que da vida, post #275

 

 

JUAN HUSS

El día 6 del mes de Julio de 1415 murió en la hoguera Juan Huss, en los albores de la Reforma Protestante.

Este insigne siervo del Señor, nació en el año de 1369 en la antigua Chocoslovaquia. Hijo de padres campesinos. Desde su infancia dio pruebas de interés en los asuntos espirituales. Siendo joven alcanzó el bachillerato en Teología. Fue maestro de artes y se especializó en Teología. Como escritor demostró sus habilidades al escribir la obra denominada De Ecclesia, en la que expresó sus discrepancias contra el orden eclesiástico de la Iglesia Católica imperante en esos días, en la cual alertó a muchos para estar en contra del Papa y los cardenales, reconociendo a Cristo como la Cabeza de la Iglesia y no a Pedro, además señaló al Papa como el anticristo. 

En su obra De Ecclesia atacó rudamente los abusos y corrupción del clero. Sus libros fueron quemados, él y sus partidarios fueron excomulgados. El Papa ordenó la prisión de Huss y su capilla fue quemada. Juan Huss fue condenado por herejía y ser seguidor de Juan Wyclef, por el Concilio de Constanza el 6 de Julio de 1415 y sentenciado a morir en la hoguera, sentencia que se cumplió el mismo día. Sus verdugos esparcieron sus cenizas en el Río Rin.  

Antes de morir dijo: ¨Vas a asar un ganso, pero dentro de un siglo te encontrarás con un cisne que no podrás asar.¨  Los reformadores protestantes identificaron sus palabras como referentes a Martín Lutero, ya que cien años después en el escudo de armas del más grande reformador, figuraba un cisne. 

Murió en la hoguera  con valor y entereza, sufriendo el martirio por los ideales que más tarde enarbolaron los reformadores.  

No te olvides de agradecer a Dios por la vida de amor a Jesucristo de Juan Huss, llena de valor y fe, lo cual debemos imitar.  

Categoría: Efemérides de Paladines..post # 274 

 

¿HABRÁ DOLOR COMO MI DOLOR?

¿No os conmueve a cuantos pasáis por el camino? Mirad y ved si hay dolor como mi dolor que me ha venido; porque Jehová me ha angustiado en el día de su ardiente furor. Lamentaciones 1:12 

Introducción 

En la Biblia encontramos dos pasajes que pertenecen al género literario de la Elegía, y son: 2 Libro de Samuel capítulo 2 versos 1 al 27 y El Libro de las Lamentaciones del profeta Jeremías. Consiste de 5 capítulos, cada dos versos de los capítulos 1,2,4,5 están escritos siguiendo el orden del alfabeto hebreo, el capítulo 3 sigue el mismo orden pero dedicando tres versos a cada letra de dicho alfabeto.  Las causas de un lamento se clasifican en: causas justificadas e injustificadas. Cuando son originadas por el abandono e indiferencia al cumplimiento de los deberes con Dios, justificadas, y el lamento no tiene comparación. 

Frecuentemente se disfruta de las bendiciones, pero se pasa desapercibido al Dador de las mismas. Desde los primeros años de la constitución de la nación de Israel, que el día de hoy es considerada como el epicentro del mundo, Dios les advirtió de las consecuencias de la idolatría (Deuteronomio 31:16-18), y la nación entera se entregó a esa práctica, de tal forma que para los días del profeta Jeremías, estaba recibiendo el fruto de su obstinado corazón. 

Pasados casi seis siglos se volvió a repetir la historia pero con un agravante mayor, el rechazo del Mesías, y para el futuro cosas semejantes sucederán, según lo profetizaron el profeta Isaías y Jesús (Isaías 40:1.2; Lucas 21:24). Esta misma advertencia está vigente en nuestros días para todas las naciones (Hechos 17:29) puesto que todas han caído en esta ofensiva práctica contra Dios (Romanos 1:23). 

Ver la ciudad de Jerusalén destruida, desolada, sus habitantes pasados a filo de espada, niños, ancianos, jóvenes, señoritas ultrajadas, miseria, dolor, hambre y muerte por doquier unido todo esto a la destrucción del templo, dieron lugar a que el profeta suplicara a cuantos pasaran cerca de ella a considerar su dolor. La tragedia los alcanzó a todos, e hizo pedazos el corazón del profeta Jeremías. Los cinco capítulos del Libro de Lamentaciones están llenos de pasajes descriptivos de tan grande tragedia. ¿Habrá dolor como mi dolor? No sólo era el lamento de la nación, de la ciudad de Jerusalén, sino también del profeta. 

—No pasa nada—  —no se alarmen—  se dice cuando se ignora y pasa por alto la benignidad divina (Romanos 2:4); burlarse de Dios es un asunto muy serio (Gálatas 6:10). 

El profeta Jeremías desarrolló su ministerio en circunstancias sumamente adversas. Comisionado por Dios para advertir al pueblo del peligro que se avecinaba, la preferencia del pueblo por los falsos profetas, la manera como le trataron, las tantas veces que intentaron asesinarlo, los sufrimientos a los que fue sometido, ver a sus vecinos y familiares ser llevados en cautiverio, fue sumamente desgarrador; experiencias muy adversas para él, y a pesar de todo cumplió fielmente con su misión. ¿Cuántos siervos del Señor en el andar del camino han pagado el mismo precio y por la misma causa? ¿Estaremos dispuestos nosotros también? 

Cuando Jesús preguntó a sus discípulos en cuanto a la opinión de la gente respecto a quien era él, le contestaron que algunos lo comparaban con el profeta Jeremías (Mateo 16:14). El  Varón de Dolores (Jesús) y el profeta llorón (Jeremías) de seguro que hubo alguna semejanza entre ellos sin poder discernir cual fue. Más tarde cuando Jesús lloró por el futuro juicio que caería sobre Jerusalén y sus habitantes (Lucas 13:34-35; 19:41,44), en esto si encontramos semejanza entre ellos. Las profecías apuntaban a los sufrimientos del Mesías en favor de su pueblo (Salmo 22:1, 6-8; Isaías 53:3-9), y la narración de los evangelios atestiguan su cumplimiento. Apropiadamente, tanto Jesús como Jeremías pudieron expresar: ¿Habrá dolor como mi dolor? 

En el caso de enfermedades, injusticias, abusos, tragedias, etc., nuestra condición no ha llevado a pensar que no puede haber dolor más grande que el nuestro. Los dolores de Jesús fueron infinitamente superiores a los de Jeremías, y a los nuestros. No está en nuestra facultad el comprender la intensidad del dolor ajeno, y el nuestro lo experimentamos de una manera única; pero Aquel que llevó todos nuestros dolores con su muerte de cruz, si lo comprende. Jesucristo vino a la tierra para derrotar lo que nos derrota, y enfrentar lo que enfrentamos; echemos mano de la incomparable grandeza de su poder.

Categoría: Levanta el Animo, post #273 

 

 

 
 

James Hudson Taylor y William Carey

Mes de Junio  

¨Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura.¨Marcos 16:15  

Cumplir con la gran comisión fue la pasión de los misioneros por quienes damos gracias este mes.  No fue tarea fácil pero si posible. No es tarea fácil aun en nuestros días; el Cristo que los comisionó los acompañó, y nos acompañará a nosotros también si nos llegara a comisionar. 

LA ORACIÓN EN LAS VENAS DE UN MISIONERO

James Hudson Taylor. 

Nació el 21 de Mayo de 1832 en Yorkshire, Inglaterra.  Murió el 3 de Junio de 1905 en China a los 73 años de edad.  

Tuvo la bendición de nacer en hogar de piedad genuina. Sus padres lo dedicaron al servicio de Dios, antes de nacer, y le pidieron que fuera misionero en China. A la edad de 17 años tuvo lugar su conversión. Estando solo en casa buscó en la biblioteca de su padre algo que leer, escogió un tratado evangélico y empezó a leerlo, al mismo tiempo su madre que se encontraba en otro pueblo, oraba fervientemente por la conversión de su hijo. Fue llamado a la obra misionera bajo una voz del cielo que escuchó: ¨Ve a China por mí¨. Sus padres nunca dejaron de orar por él, y el deseo de sus corazones se cumplió. De esta manera aquel adolescente recibía la formación como un hombre de Dios de oración, con un lema que impregnó su ministerio: ¨En la fe creyendo, y en la oración recibiendo.¨ 

Siendo aun joven se dedicó al estudio del griego, el hebreo y el latín. Trabajó al lado de un doctor con el propósito de adquirir algunos conocimientos en medicina, y renunciando a todo compromiso social a fin de acostumbrarse a la soledad y peligros de vivir en una tierra extraña y donde su única compañía sería Dios. 

El Señor le sometió a diversas pruebas, su fe en la oración iba fortaleciéndose día en día. Más tarde realizó estudios en medicina en Londres y aceptó el llamado de la Sociedad China de Evangelización. Se embarcó rumbo a China el 19 de Septiembre de 1823, tras un viaje muy accidentado, arribó a Shanghái sano y salvo en Marzo 1 de 1654. 

Hudson Taylor se casó con María Dyer el 20 de Enero de 1858, una misionera que trabajaba también en China. En el verano de 1867, su pequeña Gracie de tan sólo 8 años de edad, cayó gravemente enferma, y murió. El 7 de Julio de 1870, María dio a luz a su sexto hijo, un bebé que vivió una semana, postrada por el cólera, la mamá estaba en una condición crítica, tenía tan solo 33 años de edad. Ante la mirada de él, ella falleció,  y sol tuvo que enfrentar su dolor. Ante tales circunstancias Hudson Taylor exclamó: ¨He sido derribado pero no derrotado, Jesús es mi vida y fortaleza, su regazo de amor es mi lugar de descanso, ahora y siempre.¨

Como fruto de su duro y difícil ministerio, miles de chinos se entregan a Cristo, y cientos de ellos murieron como víctimas de la persecución. Hudson Taylor fue un innovador en el campo de las misiones. En China se implantaron métodos y prácticas que no se habían aplicado en ningún otro país por los misioneros de aquella época. En el funeral de Hudson Taylor, un evangelista chino y su esposa expresaron: ¨te amamos, somos tus hijos, tú abriste el camino al cielo para nosotros, nos amaste y oraste por nosotros por muchos años.¨ 

DEL BANCO DE ZAPATERO AL CAMPO MISIONERO

William Carey  

Nació en el año de 1761 en Inglaterra. Partió a la mansión celestial el 9 de Junio de 1834.

Zapatero de oficio, pero educado lingüista, y misionero formado por Dios. Fue un gigante en la historia del evangelismo. Con muy pocos contemporáneos con una visión como la suya, se propuso conquistar la indiferencia y hostilidad prevaleciente en los círculos evangélicos hacia la obra misionera. 

A los 14 años se entregó a Cristo en una iglesia bautista, misma en la que recibió el llamamiento misionero. En sus propias palabras exclamó: ¨Por primera vez surgió mi interés en las misiones al leer ¨El  último viaje del Capitán Cook¨, una revista para el público en general, con emocionantes historias de aventuras, pero para Carey fue una revelación de la necesidad espiritual del mundo. 

En una congregación que él mismo fundó en la ciudad de Leister, llegó a ser floreciente, y durante ese período se dedicó a estudiar con ahínco la gramática latina y el holandés. Aprendió griego y hebreo sin maestro, y en un período de 6 a 7 años, podía leer la Biblia en seis idiomas. Tenía una facilidad increíble para aprender idiomas. 

Una sociedad de ministros bautistas le invitó a predicar, y fue en esa ocasión cuando pronunció una frase que se hizo célebre: ¨Si esperamos grandes cosas de Dios, emprendamos grandes cosas para Dios.¨ dando origen a la formación de una sociedad para anunciar el evangelio entre los paganos. Desarrolló un plan para misiones, y la impresión de la revista ¨Emquiry¨ influenció en los hombres tímidos y ostiles a tomar  pasos de gran alcance en la evangelización del mundo.

William Carey decidió ser misionero en la India. El viaje lo emprendió junto con su esposa, mismo que duró cinco meses. Surgieron grandes dificultades y obstáculos al inicio de su trabajo, gastó todo el dinero que llevaba. No había esperanzas de recibir más de inmediato y tomó la decisión de sostenerse por sí mismo. 

Después de cinco años se trasladó a Serampore, en donde realizó un magno trabajo misionero. A los seis años de haber llagado a la India, bautizó al primer convertido hindú, que llegó se un ministro que sirvió por veinte años. Carey emprendió la tarea de traducir las Escrituras a varios de los muchos lenguajes de la India. 

Por sus méritos como misionero y lingüista, le fue conferido por su país, el grado de Doctor en Divinidades. Murió en India.

Categoría: Efemérides de Paladines del Evangelio, post #272  

 

 

EFEMÉRIDES DE PALADINES DEL EVANGELIO

Hebreos 11:32

Así como el escritor de la Carta Hebreos no quiso olvidar a Gedeón, Barac, Sansón, Jepté, Samuel y los profetas, nosotros no olvidemos a los grandes paladines que Jesucristo levantó para abrir la brecha en la transitamos hoy. En este mes demos gracias a Dios por  ellos y por aquéllos que en nuestra comunidad de fe fueron llamados a sembrar la semilla del evangelio. 

MES DE MAYO 

HIMNOLOGO DE CORAZÓN–JUAN BAUTISTA CABRERA 

Nació el 23 de Abril de 1837 en España,  y murió el 18 de Mayo de l916 en Madrid. Hizo sus estudios de bachillerato en Valencia. e ingresó al colegio de escolapios, donde fue ordenado diacono y presbítero. En el estudio de las Escrituras encontró oposición a las doctrinas católicas, por lo cual no subió al púlpito a predicar ni a ocupar el confesionario. Estudiaba la Biblia con protestantes, a quienes encarcelaron, lo que motivó abandonar España, y se refugió en Gibraltar. Conoció a fondo a la iglesia Anglicana donde hizo profesión de fe. Tiempo después el  general Prim le otorgó el privilegio de volver a España bajo la garantía de libertad de culto. Pasados unos años fue ordenado obispo en Madrid por un grupo de  que se constituyeron en Iglesia Española Reformada. 

El obispo Cabrera, además de sus actividades pastorales se consagró a las actividades literarias. Ha sido reconocido su gran trabajo por toda la iglesia evangélica cristiana de habla hispana. Hizo grandes aportaciones a la himnología evangélica con la traducción al español de varios himnos originalmente escritos en inglés, además de los de su propia pluma y letra. Tuvo dotes de poeta como lo demuestra con el himno:   

Cual bálsamo que mitiga, tenaz y acerbo dolor es para el alma angustiada, saber que Dios es amor. Venero que proporciona, riqueza de gran valor. 

Coro: Bendice a Dios alma mía, abraza a tu Salvador. Adórale y testifica, que es infinito su amor. 

¡Amor de los cielos! ¡Amor el excelso Rey! ¡Amor su invicta potencia! ¡Amor su corona y ley! Palpita corazón mío, gozoso por tanto amor, y eleva con tus latidos, un cántico en su loor. 

Y dos estrofas más. 

UN ESCOCÉS VESTIDO DE MANDARÍN—James Gilmour

Nació  12 de Junio en Suecia. Murió el 21 de Mayo de 1890. Fue un creyente de tercera generación. Sus abuelos, creyentes muy fervientes, y de igual manera sus padres. Su madre se deleitaba reuniendo a sus hijos alrededor de ella cada tarde para leerles historias misioneras, y comentando sobre ellas, lo cual sin duda influyó para que James quisiera ser misionero. Sus padres gozaban de una buena posición económica.

Sus estudios los realizó en la universidad de Glasgow, sobresaliendo en el estudio del latín y el griego. Se convirtió a Cristo en sus años de estudiante, cinco años más tarde hizo su solicitud para ser misionero en la Sociedad Misionera de Londres, dando inicio a sus estudios del idioma chino. El 22 de Febrero de 1870 se embarcó rumbo a China, y fue nombrado capellán de la embarcación. Durante el viaje presentó a los marineros el evangelio en cuantas veces tuvo oportunidad. 

El y su esposa fueron los únicos misioneros en Mongolia, y los únicos que hicieron esfuerzos para predicar el evangelio a gentes sumidas en el budismo. James empleaba los veranos para predicar en los plantíos de arroz en Mongolia y los inviernos en Pekín. Adoptó su vestimenta, vivió en sus tiendas de campar, comió sus comidas, casi se hizo como uno de ellos. Murió a los 47 años de edad, después de 21 años de trabajo misionero.

Categoría:  Efemérides de Paladines del Evangelio  Post #271