RSS

Category Archives: PUNTUALIZACIONES CENTRADAS EN…

PUNTALIZACIONES EN DEUTERONOMIO(parte 2)

PUNTUALIZACIONES EN DEUTERONOMIO (parte 2)

MOISES ¿PREMIO NOBEL?

Corría el año de 1901 cuando se entregaron los primeros ¨Premio Nobel¨ a distinguidas personalidades, que por sus inventos aportaron algún beneficio a la humanidad.Desde entonces, cada año, el Parmento Escocés, elige a los candidatos merecedores de tan prestigiado galardón. Si este premio hubiera estado vigente en los días de Moisés, sin duda él hubiera sido candidato a recibir el Premio Nobel de la paz, por haber liberado a un pueblo de la esclavitud, sin el uso de armas bélicas.

Dable que esta es la última puntualización en los Libros de la Ley, consideré de mucho valor dedicarla al instrumento humano elegido por Dios para dos tareas muy importantes: Por un lado, cabe destacar la magna tarea de libertar a su pueblo y conducirlo hasta la frontera de la Tierra Prometida, y la otra, el enorme esfuerzo desplegado en escribir estos cinco libros de valor trascendental. En solo dos renglones expresando lo que a él le tomó décadas de años para realizarlas.

DATOS DE INTERÉS

Moisés nació 300 años despues de José, por lo cual la esclavitud del pueblo de Israel en Egipto se reduce a 100 años, o a lo más 150

Moisés no fue hijo primogénito, como tampoco lo fue Jacob ni José, y otros casos más que se dan en la Biblia, lo cual demuestra, que el ser hijo primogénito daba ciertas prerrogativas en el seno familiar, no en los planes de Dios.

Moisés fue educado en dos culturas: la egipcia y la hebrea; estuvo en contacto con dos religiones: la egipcia (politeísta), y la hebrea (monoteista).

Imperaban en su tiempo dos condiciones sociales representativas: la de los soberanos y la de los es-clavos.

También contaba con dos ciudadanias: la egipcia y la hebrea.

Así como los egipcios nada dijeron de José en su historia, así los hebreos nada dijeron de Egipto en la suya.

Moisés no solo conocia la ciencia de los egipcios, sino que además destacó en ello, según lo asienta Lucas, el escritor del Libro de Los Hechos de los Apóstoles. Hechos 7:22

Vivió 120 años, y murió siendo aún un hombre fuerte y con ojos que nunca se envejecieron, y además nunca se conoció el lugar donde fue sepultado.

Los hebreos respetaron el nombre de los Patriarcas Abraham, Isaac y Jacob e incluyeron el nombre de Moisés, pues, nunca usaron esos nombres para nombrar con ellos a alguno de sus descendientes.

Hombre de emociones y carácter fuerte, nunca fue insensible o frío, y se dice de él que fue el hombre más humilde que había sobre la tierra en aquellos tiempos.

Curriculum Vitae

Graduado con altos honores de la RUNIVE (Real Universidad Egipcia), Líder, Estadista, Legislador, Pastor, Maestro, Escritor, Poeta, Historiador, Miembro de la Realeza Egipcia, 40 años de experiencia al frente de una empresa de miles de personas, Patriarca, Profeta, esposo, padre, y hermano.

En cierta forma encabezó a los sacerdotes, porque era de la tribu de Leví, aunque él no fue sacedote. El sacerdocio fue asignado a los levitas.

Vida Espiritual

De las muchas virtudes espirituales que tuvo Moisés, en la Biblia le son reconocidas las siguientes: Mansedumbre (Números 12:3) Conocedor de los caminos de Dios (Salmo 103:7), hombre de mucha oración (Exodo capítulos 25 a 31) Hablaba con Dios e intercedía por su pueblo (Exodo 32:11) Hombre de fe (Hebreos 11:23-29)

Vida De Fe

El nombre ¨MOISÉS¨ está inscrito con letras de oro,en la galería de los ¨Héroes de la fe¨ de La Epístola a Los Hebreos capítulo 11 versículos 23 al 29.

Ahora bien, La vida del gran patriarca está dividida en 5 etapas bien definidas, y en cada una de ellas la fe brilla con gran esplendor.

1.-Antecedentes históricos

Se consideran las condiciones del pueblo hebreo en Egipto despues de la muerte de José, su crecimiento numérico y los temores del Faraón de una rebelión como la razón principal para someterlos a la esclavitud. El pueblo del Señor no pierde la fe, y claman a Dios por un libertador.

2.-Los primeros 40 años, en Egipto

Todo lo relacionado con la infancia de Moisés, las condiciones de su pueblo cuando con él nació. Todo lo tenía nuestro Dios ya ordenado para que aconteciese en su tiempo y a su manera. Todo, humanamente hablando partió de una familia de padres temerosos de Dios, pero no temerosos del rey, quienes por su fe en Dios tuvieron escondido al bebé por tres meses.

Los padres de Moisés eran Amran y Jocabed, miembros de la tribu de Leví, por la línea de Coat, uno de los hijos de Leví. Una sola vez se menciona sus nombres, algo tan común en la Biblia que nos parece indebido en nuestros tiempos que tanto nos preocupa que nuestro nombre se proyecte, se destaque, y que no quede en el anonimato, olvidándonos que con Dios no hay nadie que esté expuesto a tal condicion.

Amran y Jocabed al ver lo hermoso del niño, tal vez hayan tenido por parte de Dios, momentos de clarividencia y percepción interna respecto a alguna misión especial para él. Si ellos hubieran vivido en nuestros tiempos y hubieran publicado la foto del bebé en Facebook, imaginénomos la gran cantidad de felicitaciones que hubieran recibido; tal vez muchas firmas comerciales le hubieran contratado para promover sus productos en los cuidados de los niños.

Hay dos puntos que me parecen de importancia. Por un lado el considerar que la tribu de Leví fue la designada para el sacerdocio ¿quiso con esto Dios dar al padre de Moisés su recompensa? Por el otro lado, lo que esto influyó en la vida de Moisés cuando se le reveló su origen, y que sin duda le retó a no defraudarlos. Y no lo hizo, pues la Biblia claramente dice: que ¨por fe Moisés, hecho ya grande, rehusó llamarse hijo de la hija de Faraón, escogiendo antes ser maltratado con el pueblo de Dios, que gozar de los deleites temporales del pecado, teniendo como mayores riquezas el vituperio de Cristo que los tesoros de los egipcios; porque tenía puesta la mirada en el galardón¨ Querido lector, ¿Dónde están tu tesoro y tu mirada?

También debe considerarse la parte de su madre, pues a ella le debía toda la formación de él como un hebreo puro, del pueblo de Dios. Cuan necesarios son hoy familias como la de Moisés, de donde Dios pueda levantar los líderes del hoy y del mañana.

3.-Los segundos 40 años, en Madián

No la sé, ni la afirmo ni la descarto, la posibilidad de que Moisés llegara a poseerse de ciertos complejos mesiánicos y considerarse a sí mismo como el libertador de su pueblo, pero el incidente de la muerte del egipcio pudiera llevarnos a pensar en eso.Huye a Madian, la tierra de los descendientes de Abraham por Setura, la segunda esposa de Abraham. Se casa con Séfora, una de las hijas de Jetro, engendran un hijo, y él se gana la vida pastoreando las ovejas de su suegro.

Está contento pero no es feliz. La precupación sincera y honda por la condición en que dejó a su pueblo le quebranta el corazón, por más que se quiebra la cabeza no encuentra la forma de poder libertar a su pueblo. Hay momentos en que parece sucumbir ante la incredulidad y el escepticismo.

Durante todos estos años se sostuvo como viendo al invisible (la esencia pura de la fe). Moisés conocía todos los aspectos del Pacto Abrahámico hecho por Dios con Abraham y que está registrado en Génesis 15 y juzga como ¨al pie de la letra¨ se está cumpliendo todo lo que en ese pacto se decía respecto a la descendecia de Abraham. Eso enciende su corazón y le hace renacer la fe en las promesas divinas, y en el carácter de Dios.

Volverá a Egipto, pero ya no con sus propias fuerzas, sino comisionado por Dios y con su poder . Sus excusas ante Dios cuando le llama desde la zarza ardiente, nos hacen ver cuánto había él meditado en todos los imposibles humanos para llevar a cabo tan gran empresa. ¨Con mano fuerte y brazo extendido¨ Dios liberta a su Pueblo de la esclavitud egipcia, poniendole a él como su caudillo.

4.-Los terceros 40 años, en el desierto.

Las experiencias de Moisés durante este período son una ilustración muy adecuada de lo que son las luchas del creyente por su peregrinar por este mundo en tanto arriba a la Tierra prometida —el cielo. Su fe probada por el fuego una y otra vez, pero siempre victoriosa. La presencia de Dios siempre estuvo con Moisés; así la presencia de Cristo siempre está con los suyos, sus palabras son: ¨He aquí Yo estoy con vosostros todos los días, hasta el fin del mundo.¨

5.-el año 40 del último periódo

En Cades Barnea a las orillas del Jordan, perïodo que cubre el Libro de Deuteronomio.

El gran patriarca considera que no tener el privilegio de entrar a la Tierra Prometida no significa que Dios le haya defraudado en su fe. No hay en el Libro de Deuteronomio ninguna nota de frustración o de amargura, todo lo contrario, con gozo indecible y rebosante de gloria, canta celebrando la misericordia y fidelidad de Dios con los hijos de Israel.

LA PREMIACIÓN

Corrió Moisés en el pentatlón para el cual fue llamado; ganó la carrera y ganó su medalla de oro, su coach fue el Señor, y su premiación se registra en el Evangelio de Lucas en el capítulo 9, y versículos 30 y 31: ¨Y he aquí dos varones que hablaban con él, los cuales eran Moisés y Elías; quienes aparecieron rodeados de gloria, y hablaban de su partida, que iba Jesús a cumplir en Jerusalén.¨

Corrrió, como dice el Apóstol Pablo: ¨no para recibir una corona corruptible, sino una incorruptible, de gloria.¨ y nos exhorta a nosotros a correr para obtenerla también.

¡Qué bueno¡ que existe una noble y justa motivación para quienes llevan a cabo proyectos que benefician a la humanidad, con todo, para los siervos fieles del Señor habrá una gloria indescriptible y un premio inestimable.

Advertisements
 
 

PUNTUALIZACIONES EN DEUTERONOMIO (parte 1)

DIVINA E INDESCRIPTIBLE EXCELCITUD  

En los artículos de la constitución de cada nación se están dando continuamente cambios, los cuales obedecen a necesidades que están ignoradas o que surgen por diversos motivos, y se busca con ellos adaptados diestramente, mejorar las condiciones de vida de sus ciudadanos. Con muchos de esos cambios se intenta prevenir daños y evitarle mayores problemas a la sociedad.

Al llegar al Libro de Deuteronomio, La Nación de Israel se encuentra, por así decirlo, a las puertas de lo que será su territorio, y su estilo de vida está a punto de cambiar, lo cual hace necesario modificar algunos de los artículos de su ley.

Importancia del Libro

Del Pentateuco, el Libro de Deuteronomio es uno de los más citados en toda la Biblia. En el Antiguo Testamento encontramos unas 50 referencias al libro, y en el Nuevo Testamento unas 25. En su conjunto, todas dan prueba de su autenticidad e inspiración divina.

Significado del Nombre  

La segunda ley.

La Necesidad del Libro  

El estar establecidos en un territorio no era lo mismo que andar en yermo estéril de cardos y espinos. Se requerían nuevas reglas para un nuevo estilo de vida; todas eran medidas preventivas.

Contenido del Libro

Recapitulaciones, discursos, todo el libro está en la boca de Moisés.

 Estilo Literario    

Prosa, cantos y bendiciones (poesía)

El Punto de Partida

Quien ha leido el Pentateuco al llegar a este libro siente un cambio; aquí no hay genealogías como aconteció en Génesis, no leé de grandes milagros como los narrados en Exodo, no es un libro que narre detalladamente las normas del culto hebreo como lo mencionó el Levítico, ni las constantes murmuraciones del pueblo como en Números. Lo que encuentra el lector en el Libro de Deuteronomio son los discursos que sustenta y desarrola Moisés, y deben considerarse como el legado del líder que les ha guiado por cuarenta años en el desierto.

Sus discursos se caracterizan por el constante énfasis puesto sobre ciertos puntos de mucho interés para su pueblo, muy estrechamente relacionados con el carácter y las obras del Todopoderoso que les redimió de la esclavitud en Egipto.  Considerémoslos.

1.-LA FIDELIDAD DE DIOS EN CUMPLIR LO QUE PROMETE.  

¨la tierra que juró Jehová a tus padres¨, y sus variantes se menciona 30 veces en el libro.

Todas las promesas hechas por Dios en el Pacto con Abraham, Isaac y Jacob no fueron olvidadas. Toda se cumplieron al pie de la letra en el tiempo de Dios.  Tanto Moisés como los líderes que posteriormente Dios levantó en medio de su pueblo, como el pueblo mismo, tenían que tenerlo siempre en mente. Las palabras de su gran legislador fueron: ¨Conoce, pues, que Jehová tu Dios es Dios, Dios fiel, que guarda el pacto y la misericordia a los que le aman y guardan sus mandamientos, hasta mil generaciones.¨ (Deuteronomio 7:9)

Y toda las promesas divinas del Nuevo Pacto hecho por Jesucristo, de quien está escrito: el testigo FIEL y verdadero¨ se están y serán cumplidas fielmente. Así que su Iglesia puede confiar plenamente en ellas, y con fundamento en todo esto, se le demanda al ¨creyente en Cristo: ser ¨Fiel hasta la muerte¨   

La Iglesia en general y los creyentes en lo particular, debemos anunciar al mundo que el Dios soberano y Creador de todo, es el Dios fiel, cumplidor de todas las promesas que hace al hombre, que ninguna de ellas será olvidada; que nunca nadie podrá refutarle: ¨Prometiste y no cumpliste¨

 2.-LA BONDAD DE DIOS  

¨la tierra que Jehová tu Dios te da¨, y sus variantes, está registrada en el Libro de Deuteronomio 50 veces.

¿De cuántas maneras manifestó Dios su bondad con los Hijos de Israel?  En tiempos de hambre sobre la tierra, colocó a José como señor de la nación más poderosa sobre la tierra, para proveerles el alimento. Oyó su clamor siendo esclavos en Egipto, los libró de la furia y la espada de Farón, despojando a su pueblo de sus riquezas, los sacó de esa nación con mano poderosa y fuerte; a pesar de sus constantes rebeliones. Dios les proveyó el alimento, sus vestidos no envejecieron, ni sufrieron epidemias todo el tiempo que anduvieron por el desierto, y como si esto fuera poco, Moisés les recuerda: ¨Porque tú eres pueblo santo para Jehová tu Dios: Jehová tu Dios te ha escogido para serle un pueblo especial, más que todos los pueblos que están sobre la tierra. No por ser vosotros más que todos los pueblos os ha querido Jehová y os ha escogido, pues vosotros erais el más insignificante de todos los pueblos,¨  (Deuteronomio 7:6-7)

Serían deudores con Dios de todo, hasta de la tierra que pisaban, y no cualquier tierra, sino una tierra que fluía leche y miel.

Y ¿Cómo ha mostrado Dios el hombre su bondad en estos postreros tiempos?  Sin duda de mil maneras, siendo la más sublime de todas la que menciona el Evangelio de Juan: ¨Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él.¨ para que a semejanza del pueblo de Israel que halló descanso en la Tierra Prometida, así el hombre encuentre su descanso en Jesús en tanto que está en este mundo, y despues goce su descanso al lado de su Salvador, en la mansión que El fue a preparar para los suyos.

3.-LA AUTORIDAD Y GOBIERNO DE DIOS  

¨Estos son estatutos y decretos¨ y sus variantes, los encontramos mencionados 90 veces en este el último libro del Pentateuco.

¨Oye¨, ¨oid¨  y sus variantes se mencionan 33 veces.

En la historia poítica de las naciones, se consta de los graves daños que han causado la anarquía y el autoritarismo. En la teocracia Hebrea no hubo lugar para ninguna de las dos, si la entendemos bien. Además, vemos una separación entre el Estado y la Religión. Jesucristo dijo: ¨Dad al Cesar lo que es Cesar, y a Dios lo que es de Dios¨ y la historia misma nos confirma de los muchos males originados por no respetar ese orden. Tanto patriarcas como sacerdotes y profetas, por un lado; y reyes y jueces por el otro, tenían que estar alineados al gobierno divino, pues, para todos, según las funciones de cada uno, había reglamentos que cumplir. Y cuando Dios dijo por medio de Moisés: ¨oye¨ y ¨oid¨, era justamente para eso, para que cada uno fuera consciente de sus propias responsabilidades ante Dios y ante el pueblo a quienes debían servir.

 ¿Hay vestigios de anarquisto o autoritarismo en tu comunidad religiosa, en tu hogar o en tu vida?  Ellos y Dios no pueden convivir, o gobierna el uno, o gobierna alguno de los otros. Es tiempo de dar lugar al gobierno de Dios empezando en nosotros mismos.

 4.-LA PALABRA DE DIOS Y SU VALOR  

¨poner por obra¨, ¨obedecer¨ y ¨guardar¨ con sus variantes se menciona 80 veces en el libro.

Contiene el Libro de Deuteronomio, como es el caso con todo el Pentateuco, leyes que hoy calificaríamos como absurdas, muy rigoristas si alguien tuviera que aplicarlas en nuestro tiempo y en cualquier lugar, razón para el sentimiento de repulsión de muchos. Respecto a este asunto muy importante debemos tener en cuenta las siguientes consideraciones:

En primer lugar, fueron leyes dictadas por Dios, no eran preceptos de Moisés o de algún otro.

En segundo lugar, tenían un propósito, no estaban formuladas al azar con inmensas disparidades, o siguiendo tendencias que otorgaran privilegios a unos cuantos.

En tercer lugar, fueron dadas al pueblo de Israel de acuerdo a sus necesidades como un pueblo nuevo que estaba organizándose como una nación.  

En cuarto lugar, la Nación de Israel estaba en gran ventaja con relación a las demás naciones, en lo que a una relación con Dios se refiere.

Ahora bien, las leyes del Pentateuco se dividian en tres categorías:

Ley Ceremonial, la que tenía que ver con las regulaciones divinas en cuanto al culto.

La Ley Civil, la que regulaba las relaciones entre las tribus, y la

Ley Moral, la que hacía referencia a la conducta del hombre con sus semejantes, y de estas tres categorías las que mas frecuentemente se violaban eran las dos últimas.  Las tres eran de carácter particular, pero la última es además de carácter universal.

Termina el gran patriarca sus discursos, haciendo un llamado a la obediencia a la ley ¨He aquí yo pongo delante de vosotros la bendición y la maldición: la bendición, si oyeres los mandamientos de Jehová vuestro Dios, que yo os prescribo hoy, y la maldición, si no oyereis los mandamientos de Jehová vuestro  Dios, y os apartareis del camino que yo os ordeno hoy, para ir en pos de dioses ajenos que no habéis conocido¨ (Dueteronomio 11:26-28)  La misma ley deja en claro que la misericordia de Dios es grande, aunque de ninguna manera dará por inocente al culpable (Números 14:18)

La Biblia informa como lamentablmente el pueblo pecó apartándose de Dios, y también consigna que todos los hombres somos pecadores, pues, aunque no recibimos una ley como ellos, tenemos el testimonio de las obras de Dios en la creación, y en nuestra conciencia, de tal manera que nosotros somos culpables también.

En quinto lugar, sin duda el más importante a la luz del Nuevo Testamento, era que el pueblo de Israel no solo tomara consciencia de lo grave del pecado a los ojos de Dios, sino también de la imposibilidad del hombre para querer por sus buenas obras en obediencia a la ley, justificarse ante Dios.  El pecado nos separa de Dios, y si el pecado no es removido, nos separá de él por toda la eternidad. Por la muerte de Cristo en la cruz el pecado nos es perdonado y hace posible para todos, a pesar de ser pecadores, venir a Dios y ser recibidos en la más hermosa relacion que pueda existir.

COBERTURA TOTAL  

¨Jehová tu Dios¨ y sus variantes, en este, el último libro de la Ley, se menciona 183 veces.

La intención de Moises al repetir tantas veces estas palabras es la de hacerle ver a su pueblo, que en toda la tierra no hay Dios tan grande, poderoso, misericordioso, sabio, lleno de amor, Creador y sustentador como el Dios de Israel.  Dios de sus padres: Abraham, Isaac y Jacob; Dios del pasado y del presente; de los retos del pasado y del presente, Dios de ayer y Dios de hoy; Dios de allá y Dios de aquí; el Dios de sus padres, de ellos y de sus hijos, y de los hijos de sus hijos.

PALABRA FINAL  

¿Podá hombre alguno describir la grandeza y majestad de Dios?  Termino mis notas con dos pensamientos:

Cuando veo los cielos, obra de tus dedos, la luna y las estrellas que tú formaste, digo: ¿Qué es el hombre, para que tengas de él memoria, y el hijo del hombre, para que lo visites?  Salmo 8:3 y 4

E indiscutiblemente, grande es el misterio de la piedad:  

Dios fue manifestado en carne,  

Justificado en el Espíritu,  

Visto de los ángeles,  

Predicado a los gentiles,  

Creído en el mundo  

Manifestado arriba en gloria.  1 Timoteo 3:16

MÁS GRANDE ES CRISTO EN MI CORAZÓN,

QUE TODA SU GRAN CREACIÓN

 
 

PUNTUALIZACIONES EN EL LIBRO DE NÚMEROS (PARTE 2)

PROFESANTES Y CONFESANTES

Introducción

 No se hace indispensable vivir en una ciudad para entender los muchos inconvenientes que causan a sus habitantes, las manifestaciones masivas y violentas, disturbios y alborotos de gente descontenta  por los diversos problemas que sacuden a la estructura social. Como bien lo sabemos, se da en todas partes del mundo, y nada más lamentable son las consecuencias de lo que suele ocurrir.

¡Insólito¡ No podría concebirse que algo semejante pudiera registrarse en la Biblia. El Libro de Números asienta en sus páginas varias de esas manifestaciones masivas. ¿Qué incongruente nos parece el imaginarnos a cientos y tal vez miles de hebreos portando pancartas con leyendas  hirientes contra Moisés, y marchando en círculo y vociferando los peores vituperios¡ ¿Quiénes fueron los líderes o cabecillas? ¡Cuál fue el motivo? ¡cuáles los resultados?

Varias y frecuentes fueron las manifestaciones masivas del Pueblo de Israel en el desierto. El Libro de Números hace alusión a cuatro de ellas. Me voy a referir sólo a una, la que está registrada en el capitulo 11, versículos 4-6:  ¨Y la gente extranjera que se mezcló con ellos tuvo un vivo deseo, y los hijos de Israel también volvieron a llorar y dijeron: ¡Quién nos diera a comer carne¡ Nos acordamos del pescado que comíamos en Egipto de balde, de los pepinos, los melones, los puerros, las cebollas y los ajos; y ahora nuestra alma se seca, pues nada sino este maná ven nuestros ojos¨ A esto lo podríamos llamar: El colmo de la decepción.

El Exodo de los israelitas de Egipto fue una magnífica oportunidad para que muchos que no eran hebreos, y que sin duda tambien eran esclavos, alcanzaran la libertad de tan dura servidumbre. ¿Cómo se colaron? No lo sabemos, tal vez fingiendo que también eran hebreos, haciendo las cosas que ellos hacían, hablando de la manera como ellos hablaban, fingidamente adorando al Dios que adoraban los hijos de Israel, de tal forma que pasó por inadvertida su presencia. Finalmente, por el hecho de convivir con ellos, se sentían merecedores de todos los favores que Dios otorgaba a su pueblo ¡Qué fin amargo para un principio tan bueno¡

Sí, en esta ocasión fueron ellos los líderes, cabecillas que influyeron de tal manera sobre el pueblo, espiritualmente decrépito, que aunque parezca paradógico, sin mucho esfuerzo, en unos momentos ya lo tenían de su lado, ¿Cuál fue el motivo? Ya estaban cansados del maná, y ahora querían carne.

La condición del corazón humano está a la vista, lleno de síntomas insalubles, y baluarte de la obstinación y el orgullo. Tenían memoria de las cosas que Egipto les daba para satisfacer los apetitos de la carne, pero olvidaban el alto precio que tenían que pagar por ellas, y la onerosa esclavitud a la que estaban sometidos.

Vale la pena recalcar el marcado contraste entre los hechos de Dios, como eran la protección y la provisión diaria del maná en el desierto; y la ingratiud del hombre teniendo en baja estima todo lo que Dios le provee. ¡Cuídate del descuido¡ si eres hijo de Dios, nunca pierdas de vista todo lo que Dios te provee ni lo tengas a él como tu proveedor sólo de lo material. Las viandas del mundo nunca podrán alimentar la nueva naturaleza del que ha nacido de nuevo en Cristo.

¿Cuáles fueron las consecuencias?  

El versículo 10 lo expresa claramente: ¨la ira de Jehová se encendió en gran manera¨  Cuando el hombre desprecia la benignidad de Dios, tiene en poco su amor y su misericordia, y es ciego a sus bondades, a lo único a lo que queda expuesto es a su ira. Muchas personas son de la opinión de que si Dios hiciera hoy los grandes milagros que hizo en Egipto con la Nación de Israel, se acabaría la rebeldía y la incredulidad de muchos, pero el pasje nos dice lo contrario; aquella gente extranjera vió las grandes señales que Dios hizo, no sólo eso, fueron objeto indirecto de ellas, y con todo la dureza de su corazón acarreó la ira de Dios.

Mucho es lo que podemos decir sobre la ira de Dios, y corremos el riesgo de ser tenidos por mal intencionados o fanáticos, pero dejemos que sea la Palabra misma de Dios, la que nos aclare el camino sobre tan importante verdad, ya que son muchas la referencias biblicas a nuestro alcance.

Por lo cual eres inexcusable, oh hombre, quienquiera que seas tú que juzgas; pues en lo que juzgas a otro, te condenas a ti mismo; porque tú que juzgas haces lo mimso. Mas sabemos que el juicio de Dios contra los que practican tales cosas es según verdad.

¿Y piensas esto, oh hombre, tú que juzgas a los que tal hacen, y haces lo mismo, que tú escaparás del juicio de Dios?  ¿O menosprecias las riquezas de su benignidad, paciencia y longanimidad, ignorando que su benignidad te guía al arrepentimiento?  Pero por tu dureza y por tu corazón no arrepentido, atesoras para ti mismo ira para el día de la ira y de la revelación del justo jucio de Dios.   Romanos 2:1-5

El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que desobedece al Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él.  Juan 3:36

La ira de Dios sobre los hijos de Israel se menciona once veces en el Libro de Números, y tres de ellas en el capítulo 11 que nos ocupa. Lo interesante y que vale la pena destacarlo de este pasaje, es el hecho de la intercesión de Moisés a favor de su pueblo, pues este penoso incidente también le afectó a él. Dios le escuchó y detuvo su juicio contra los rebeldes.

De los dos pasajes del Nuevo Testamento citados arriba, el primero hace referencia al hombre moralista, quien es severamente cruel en sus juicios, y además se cree con el derecho de juzgar a los demás hombres por sus malos actos, sin aceptar su propia condición de pecador delante de Dios. Y lo único que atesora es ira para el día de la ira del justo juicio de Dios.  El segundo pasaje se relaciona con el hombre que habiendo recibido el mensaje del gran amor de Dios al entregar a su Hijo a morir por el   pecado, Porque no envió Dios a su Hijo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él. (Juan 3:17), rehusa aceptar el salvoconducto que Dios ha provisto para librarle de la condenación. Quien rechaza el amor de Dios, queda expuesto a su ira, irremediablemente.

PROFESANTES Y CONFESANTES  

¿Quién es quién?  

El profesante dice ser. Manifiesta simpatía hacia una creencia religiosa. El confesante dice: soy, con ello manifiesta ser verdad lo que Dios ha hecho en su vida, de lo cual da testimonio con sus propios hechos. Del primero, la Epístola de Tito capitulo 1, versículo 16 dice: ¨profesan conocer a Dios, pero con sus hechos lo niegan, siendo abominables y rebeldes, reprobados en cuanto a toda buena obra.¨  

Tenemos suficientes evidencias históricas de la presencia de ellos entre el pueblo de Dios. Sucedió en el desierto, como lo estamos considerando; en la Nación de Israel en diversos momentos de su historia. En la Iglesia Apostólica; en los tiempos de Constantino; en los tiempos de la Reforma y de los Concilios eclesiásticos, y en el Cristianismo convencional de nuestros tiempos. Hay muchas personas en nuestros días que profesan el Cristianismo, pero sus corazones están vacios de Cristo.

En todos estos casos, Satanás sembró y sigue sembrando la cizaña, como bien lo expreso Jesucristo en su Parábola del Trigo y la Cizaña:  ¨El reino de los cielos es semejante a un hombre que sembró buena semilla en su campo; pero mientras dormian los hombres, vino su enemigo y sembró cizaña entre el trigo y se fue.  Y cuando salió la hierba y dio fruto, entonces apareció también la cizaña.  Viniveron entonces los siervos del padre y le dijeron: Señor, ¿no sembraste buena semilla en tu campo? ¿De dónde, pues, tiene cizaña? El les dijo: Un enemigo ha hecho esto. Y los siervos le dijeron: ¿Quieres, pues, que vayamos y la arranquemos?  El les dijo:  No, no sea que al arrancar la cizaña, arranquéis también con ella el trigo. Dejad crecer juntamente lo uno y lo otro hasta la siega; y al tiempo de la siega yo diré a los segadores:  Recoged primero la cizaña, y atadla en manojos para quemarla; pero recoged el trigo en mi granero.¨  

El Señor Jesucristo no sólo presentó la parábola sino que también le dió su interpretación:  ¨El que siembra la buena semilla es el Hijo del Hombre. El campo es el mundo; la buena semilla son los hijos del reino, y la cizaña son los hijos del malo. El enemigo que la sembró es el diablo; la siega es el in del siglo; y los segadores son los ángeles. De manera que como se arranca la cizaña, y se quema en el fuego, así será en el fin de este siglo. Enviará el Hijo del Hombre a sus ángeles, y recojerán de su reino a todos los que sirven de tropiezo, y a los que hacen iniquidad, y los echarán en el horno de fuego; allí será el lloro y el crujir de dientes. Entonces los justos resplandecerán como el sol en el reino de su Padre.¨ (Mateo 13:24 al 30 y 36 al 43)

Dado que Jesucristo expusó con lujo de detalles cada parte importante de esta parábola, no hay necesidad de más comentarios.

Nacer de Nuevo  

En cierta ocasión llegó a la iglesia que pastoreaba, cierto matrimonio joven. Platicando con el esposo, le pregunté cómo había llegado a los pies de Cristo, y su respuesta fue:

–Mi padre profesaba el Mormonismo, y toda la familia asistimos con él por varios años a la iglesia Mormona. Una cierta mañana nos comentó:

–No vamos a asistir más a esa iglesia—

Mi padre leyó esa mañana los primeros tres capítulos del Evangelio de Juan, y le llamó la atención el mensaje de los versículos 11 al 13 del capítulo 1, ¨A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron. Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios¨ siguió leyendo, y al llegar al capítulo 3 y versículo 3 ¨De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios¨ vino a la reconditez de su mente y a su conciencia una pregunta personal y muy penetrante: ¿Pedro, has nacido de nuevo?—

Al despedirme de aquel matrimonio, concluimos con nuestra conversación dejando en claro lo que la Biblia enseña al respecto; que no son los años que podamos pasar en una iglesia, ni lo mucho que conozcamos la Biblia y de nuestra filiación religiosa; sino el de entregarle a Cristo el corazón y recibirlo como el único medio por el cual Dios perdona nuestro pecado.    

¿Eres un cristiano nacido de nuevo?

 

 

 

 

 
 

PUNTUALIZACIONES EN EL LIBRO DE NÚMEROS (PARTE 1)

ENTERA CONSAGRACIÓN DE CORAZÓN

Caraterísticas Esenciales del Libro

Nombre del Libro

El Libro de Números deriva su nombre de los dos censos que registra

 Extensión respecto al tiempo que cubre

El Libro de Levítico cubre un mes, tiempo que estuvo el pueblo de Israel al pie del Monte Sinaí.  El Libro de Números cubre cuarenta años de experiencias en el tiempo de su peregrinación por el desierto.  El Libro de Deuteronomio cubre dos meses, tiempo que pasaron los hebreos en los campos de Moab.

Estilo Literario  

Narrativo, la mayor parte del libro, algunas partes poéticas, y algunas partes proféticas.

Contenido  

Censos, historia, reglas religiosas.

Importancia del Libro

Desde el punto de vista histórico muy importante, si consideramos el gran vacío que tendríamos sin su existencia; estaríamos ignorantes de los sucesos ocurridos en el espacio de cuarenta años, acontecimientos inmensurablemente significativos.

Desde el punto de vista religioso muy importante también, pues, la teocracia no estaba moldeada nada más en mandamientos y estatutos, sino también por normas y principios fundamentales para el diario vivir.   El escenario de este libro son deliberadas murmuraciones, terquedades y muerte como el pan de cada día para aquella generación que provocó la ira de Dios sobre ella.

Nombre que ha recibido    

El Libro Del Desierto  

Enfocado a la vida cristiana, se le compara con el peregrinar del creyente por este yermo estéril, de cardos y espinas, desde el momento de su liberación cuando deposita su fe en Cristo hasta la entrada a su reposo celestial.

El Nazareo  

Como son de abundantes y variadas las experiencias del cristiano en tanto vamos por este mundo, así de abundantes y variadas fueron las experiencias del pueblo de Israel en el desierto, que resulta difícil categorizarlas;  todas fueron importantes e instructivas, en todas la maravillosa gracia, misericordia y amor del Señor se hicieron evidentes, como son de evidentes también en nuestra vida cada día. Así, al elegir una de ellas no estamos haciendo de menos a la demás.

El leer el Antiguo Testamento, y al referirnos especialmente al Libro de Números, hemos de tomar en cuenta lo asentado por el Apóstol Pablo en su Primera Carta a los Corintios, cuando escribe:  ¨Y estas cosas les acontecieron como ejemplo,y están escritas para amonestarnos a nosotros, a quienes han alcanzado los fines de los siglos¨  

Primera Contios 10:11

En el capítulo 6 del Libro de Números encontramos todas las instrucciones dadas por Dios respecto al nazareato.

La palabra hebrea para ¨nazareo¨ es ¨nazir¨ que signfica ¨separado¨ o ¨dedicado¨ en este caso para un uso ceremonial o religioso.

En el Antiguo Testamento tenemos varios casos de hombres que fueron nazareos, como lo fueron: Sansón, Samuel, y probablemente Daniel. Y en el Nuevo Testamento tenemos a Juan el Bautista, y naturalmente a Jesús.

  La ordenanza del nazareato tiene múltiples enseñanzas y aplicaciones para nuestra vida siendo todas ellas de mucho interés e instrucción práctica. Pondremos nuestra atención sólo en tres.

1.-Era para hombres y mujeres, es decir, para todos

Si el sacerdocio fue designación divina para los hombres levitas, así el nazareato fue ordenado por Dios para todos, hombres y mujeres de las once tribus restantes, que voluntariamente quisieran dedicarse a Dios.  Para los levitas el ejercicio de sus funciones como sacerdotes duraba veinticinco años; para los nazareos no había ningún tiempo señalado, era todo el tiempo que ellos dispusieran hacerlo. Las reglas no fueron establecidas o dictadas por el hombre, eran normas divinas.

2.-El vino    

Llama poderosamente la atención que Dios puso sobre el vino, y no solamente sobre el vino, sino sobre todo aquello de donde el vino surgía. Fuera la cáscara de la uva, las semillas, y la uva misma en su estado natural. En el Antiguo Testamento se hace incapie en el uso del vino, especialmene en el Libro de los Proverbios, donde se amonesta respecto a su uso y abuso. El nazareo debía abstenerse por completo de todo vino y lo relacionado con él. En relación al uso del vino, se menciona en el Libro de Jeremías el caso de los Recabitas, quienes tenían el voto de no beber vino. Jeremías 35:1-10

En una de las ocasiones que visité el país de Colombia, recuerdo que leí el caso de un Presidente de la República que no bebía vino, y al preguntarle de sus razones para no hacerlo, contestó:  Tengo muchas, pero una de las más importantes para mí, es que quiero gobernar a mi país con el dominio pleno de mis facultades.

3.-El Cabello  

La señal sobre la cabeza del nazareo era algo inconfundible, nunca debía cortar su pelo todo el tiempo que durara su voto o juramento. Y si lo hacía antes del tiempo señalado, era severamente reprendido por Dios. Conocido es de todos el caso triste de Sansón.

El Nazareo Perfecto y Verdadero  

Sin el más mínimo temor de estar profiriendo alguna herejía, y con la convicción plena de la revelación divina, declaramos que el único perfecto y verdadero nazareo que pisó y se levantó en la antigua Nación de Israel, fue Jesucristo.

De un extremo a otro de su vida, Jesucristo se dedicó a cumplir el único objeto de su venida; ningún goce humano le desvió un ápice de su misión, Jesucristo se mantuvo aparte de todo cuanto pertenencía a este mundo. Su mirada era sin doblez y su corazón no estaba dividido, como frecuentemente sucede con nosotros. En una ocasion El mismo declaró: ante sus enemigos ¿quién de ustedes me acusa de pecado? Y al final de su ministerio, ante la presencia del Padre, y refiriéndose a sus seguidores, declaró: ¨no son del mundo como tampoco yo soy del mundo. Santíficalos en tu verdad, tu palabra es verdad¨

Nazareos de una Nueva Generación

La vida de Jesucristo impactó de tal manera a quienes le vieron y escucharon, que de inmediato surgió en muchos de ellos el deseo de ser sus seguidores.  Corazones desolados y agobiados por sus cargas, y cansados de llevar vidas vacías y sin esperanza, buscando la paz donde no puede ser hallada, anhelaban encontrar un descando. Para ellos fueron sus palabras:  ¨Venid a mí, todos los que estáis trabajados y cargados, que yo os haré descansar¨  Y con ello agregó: ¨si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame¨ Palabras que sonarón enigmáticas para la gran mayoría de su auditorio, pero que fueron completamente descifradas con su muerte en la cruz.

Jesucristo no defraudó ni defrauda a nadie. Todos los cansados y fatigados que arrojan sus cargas al pie de la cruz, encuentran el descanso de sus alamas; en respuesta a tan gran bendición nace en ellos una devoción a la semejanza de Cristo, quieren consagrarle sus vidas enteramente de corazón. Apropiándose el anhelo de ser como él fue, y vivir la vida que él vivió, tomar su cruz cada día y seguirle, al costo que fuere.

 A la semejanza del nazareo de la antiguedad, está abierta la puerta para todos: niños, jóvenes, adultos y ancianos, para todos los que quieran consagrarle su vida a Jesús. Su placer: ser llenos del amor, compasión y misión de su bendito Salvador, llenos de su Espíritu, y no del vino embriagante causante de tanta miseria y dolor. Y, demostrando al mundo no con pelo largo o corto, sino con un espíritu afable, quién vive y es Señor en sus corazones; con la meta de serlo no por tiempo solamente, sino hasta que Cristo les llame a su presencia.

Esta nueva generación de nazareos está por todo el mundo. A este nueva generación debes incorporarte tú. En esta nueva generación de nazareos se vive con el anhelo en el corazón de ser como Cristo fue, separados para Dios de todo gozo puramente terrenal, que, sin ser absolutamente malo tiende no obstante, a ponernos barreras para la entera consagración del corazón.

¿Cuál será tu respuesta?

Pautas Biblicas    

Asi que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional. No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cual sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.  Romanos 12:1,2

¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?    Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios.  1 Corintios 6:19

No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos de Espíritu.  Efesios 5:18

Expresiones de Devocion

Toma, oh Dios, mi voluntad, y haza tuya nada más

Toma, sí, mi corazón por tu trono lo tendrás.

Toma Tú mi amor, que hoy a tus pies vengo a poner;

Toma todo lo que soy, todo tuyo quiero ser.

Lávame en tu sangre Salvador, límpiame de toda mi maldad,

Traigo a Tí mi vida para ser, Señor, Tuya por la eternidad.

 

 

 

 
 

PUNTUALIZACIONES EN EL LIBRO DE LEVÍTICO (PARTE 2)

 

La Gran Festividad de Yom-kippur  

El lugar de las festividades en la religión y vida del pueblo de Israel.

Los antiguos hebreos no fueron ascetistas. En su vida social frecuentemente celebraban fiestas alegres, algunas de ellas eran privadas y otras comunales, de éstas últimas, las religiosas tenían gran relevancia, pues habían sido ordenadas por Dios.

El Libro de Levítico y las Fiestas Religiosas  

En este libro se dedica buen espacio a la institución de las Fiestas Religiosas que originalmente celebró la Nación de Israel. Eran fiestas anuales, con motivos especiales y en fechas determinadas. Las fiestas son mencionadas en el capítulo 23 de este libro, y eran ocho, a saber:

1.-El Sábado  Se celebraba una vez a la semana.

El motivo era el descanso laboral y la acción de gracias por las bendiciones recibidas durante la semana.

2.-La Pascua  Se celebraba en el mes de Nisán, en el día 14

El motivo: celebrar la liberación del pueblo hebreo la noche en que murieron los primogénitos en Egipto.

3.-Los Panes sin Levadura  Se celebraba en el mes de Nisán, en el día 15  El motivo: recordarles a los israelitas que eran un pueblo santo, separado por Dios con el deber de separarse de toda levadura de maldad. Exodo 12:15; Levítico 2:11; Mateo 13:13

4.-Las primicias  Se celebraba en el mes de Nisán, el día 21

El motivo: ofrecerle a Dios los primeros frutos de la cosecha.

Nota. El mes de Nisán del calendario hebreo corresponde a los últimos dias del mes de Marzo hasta los primeros del de Abril en nuestro calendario

5.-Pentecostés.  Se celebraba en el mes de Siván, en el día 6

Motivo: al fin de la siega, agradecer a Dios por todos los frutos.

El mes de Siván del calendario hebreo corresponde a los últimos días del mes de Mayo y los primeros de Junio.

6.-Las trompetas  Se celebraba en el mes de Tishri, los días 1 y 2

Motivo: Celebrar un nuevo año.

7.-Día de Expiación.  Se celebraba en el mes de Tishri, el día 10

Motivo: Demandar el perdón divino para todo el pueblo.

8.-Los tabernáculos  Se celebraba en el mes de Tishri, los días 15 al 21 Motivo:  Recordarle al pueblo el cuidado de Dios durante los 40 años en el desierto.

El mes de Tishri en el calendario hebreo corresponde a los últimos días del mes de Septiembre hasta los primeros días de Octubre.

Todas las fiestas eran importantes, pues estaban extrechamente relacionadas con la historia nacional y la vida agrícola de este pueblo. Todo israelita piadoso estaba en la obligación de cumplir con todas ellas.

Considerándolas en su conjunto, y a la luz del Nuevo Testamento, ofrecen un cuadro profético para todas las edades de la Nación de Israel.

Día de Expiación  

Levítico capítulo 16 es de vital importancia porque están mencionadas con detalle todas las instrucciones que Dios le dió a Moisés respecto a esta fiesta en ese día. Tan distintiva ceremonia incluía muchos detalles, siendo el principal el ejercicio del Sumo sacerdote como mediador entre Dios y su pueblo. Siendo el mismo Sumo sacerdote un pecador y representando a gente pecadora, tenía que desvertirse de sus vestiduras ordinarias,  asearce y vestirse de la túnicas de lino blanco para simbolizar la pureza requerida para entrar al Lugar Santísimo. Ofrecía un sacrificio de expiación por sus propios pecados, y después ofrecía el sacrificio por toda la nación. En esta parte el sacrificio consistía de un becerro y un macho cabrío por la parte de Dios, y el otro por la parte del pueblo.

Definición  

El diccionario en línea define la palabra expiación como la remoción de la culpa o pecado a través de un tercero. El sujeto culpable quedaba absuelto de cualquier pena.

El  término hebreo para expiar es kipper, que literalmente significa ¨cubrir¨ haciendo referencia al propiciatorio, que era la cubierta del Arca de la Alianza que se encontraba en el Lugar Santísimo del tabernáculo, y que era rociada siete veces con la sangre del becerro. Incluía la noción de reconciliar las partes que estaban en conflicto, en este caso Dios y el hombre.  Otras palabras contenidas en el término expiación son: purgar, rescate, perdón, satisfacción, misericordia, apaciguar y apartar.

Dos puntos de Vista  

Para el pueblo de Israel.

En el año 70 DC los judios se quedaron sin templo y sin sacerdotes para oficiar. Actualmente se congregan en las sinagogas para orar y pedir el perdón de Dios, actividad acompañada del ayuno total. Se comenta que en el Libro de la vida, Dios tiene registradas todas las faltas de los judíos, y que en ese día por medio del ayuno y la confesión, Dios perdona todos los pecados.

Para el Pueblo Cristiano  

A la luz del Nuevo Testamento, palabra de Dios inspirada por el Espíritu Santo, se considera la Expiación desde un punto de vista doctrinal, y su principal exponente es un ex fariseo, experto en el conocimiento de la ley. Sus credenciales de presentación son: Circuncidado al octavo día, del linaje de Israel, de la tribu de Benjamín, hebreo de hebreos; en cuanto a la ley fariseo, en cuanto a celo, perseguidor de la iglesia, en cuanto a la justicia que es en la ley, irreprensible.  (Filipenses 3:5-6)

Los demás escritores del Nuevo Testamento también hacen aportaciones muy importantes en relación a esta doctrina.

De las muchas lecciones espirituales de la Fiesta de Expiación, quiero centrar mi atención en dos de ellas, no porque sean las más importantes, sino porque de alguna manera puedan resumirse en ellas las demás, por una parte; y, por la otra, porque fueron las que llamaron mi atención y tocaron mi corazón.

Los Derechos Divinos  

Fue, y sigue siendo campo de controversía entre los teólogos, la exposición sobre la Expiación que hizo el teólogo italiano, Anselmo de Canterbury, en la época de la Edad Media, ya que se enfoca a ese tema en particular.

En primer lugar quiero referirme a los derechos divinos de su naturaleza El Lugar Santísimo era considerado la morada de la gloria de Dios. La muerte de Jesús glorificó al Padre, justo en el lugar donde fue ofendido. Podemos observar que sólo en esta festividad se entraba a ese sagrado lugar. Y las instrucciones eran muy precisas. El Sumo sacerdote era el único que podía hacerlo y tenía que seguir al pie de la letra cada uno de los detalles del caso. Si violaba alguna de las indicaciones dadas, le costaba la vida.

También el Lugar Santísimo, como su nombre lo indica, era un símbolo de la santidad de Dios, Ningún hombre pecador tenía acceso a la presencia misma de Dios, y para que el Sumo Sacerdote entrara tenía que hacerlo vestido de sus vestiduras blancas, y portando la sangre de becerro ofrecido por el pecado del pueblo. Cualquiera que pudiera entrar vería la sangre sobre el propiciatorio en la inmediata presencia de la gloria y santidad divinas.   Asociado al macho cabrío ofrecido por el pecado del pueblo, y el  perdón otorgado por Dios, vemos los atributos adorables de su naturaleza, su perfecta bondad, su paciencia, su longanimidad, su misericordia, su gracia y amor.

En segundo lugar el derecho de su carácter

El llamado a santidad como expresión del gobierno moral sobre su pueblo, ¨Sed santos, porque Yo soy santo¨

La expiación de Cristo pone el fundamento imperecedero del gobierno moral de Dios. La justicia que demanda su carácter, castigando al pecador cayó sobre el justo Jesús; así el justo Dios puede justificar al pecador sin sufrir el más mínimo daño a su carácter santo y justo, además la obra de expiación efectuada por Cristo desplega las glorias incomparables de su carácter.

Y por último, el derecho de su trono    

Jesús satisfizo las exigencias de su trono: Justicia, verdad, majestad, santidad. La sangre sobre y ante el propiciatorio demostraba que todas las exigencias del trono de Dios estaban satisfechas.

La Expiación Perfecta  

Aquella festividad del pasado tenía el mandato de celebrarse por todas las generaciones. Por eso la Nación de Israel, con todas las limitaciones del caso, la sigue celebrando hasta el día de hoy, con el nombre de Yomky-ppur.

En Jesucristo, nuestro bendito Salvador, se cumplieron fielmente todas aquellas figuras de la Fiesta de la Expiación: el oficio del Sumo sacerdote, el sacrificio del becerro, el derramamiento de la sangre y el perdón de los pecados. La expiación perfecta se consumó en la cruz del Calvario; la culpabilidad del hombre fue expiada por aquella preciosa sangre de un Cordero sin mancah ni contaminación.

Por fin el hombre puede ser libre de su condición perversa y miserable. Esa Expiación, la del hombre perfecto responde a todas las necesidades del género humano, sí, porque es para todos, nadie queda excluido, porque todos la necesitamos. Y para que el hombre pudiera estar siempre en la presencia de Dios, se hizo necesario un sacrificio y una sangre de un orden más elevado y más preciosa.  ¨Porque la ley teniendo la sombra de los bienes venideros, no la imagen misma de las cosas, nunca puede, por los mismos sacrificios que se ofrecen continuamente cada año, hacer perfectos a los que acercan. De otra manera cesarían de ofrecerse, pues lo que tributan este culto, limpios de una vez, no tendrían ya más conciencia del pecado. Pero en estos sacrificios cada año se hace memoria de los pecados; porque la sangre de los toros y de los machos cabríos no puede quitar los pecados.        Hebreos 10:1-4

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
 

Ofrendas y Fiestas de Gran Significación  

Introducción  

De las religiones antiguas, el Judaísmo ha sido la más importante e influyente. Sus elementos fueron novedosos en su época, entre ellos el Monoteísmo, sus normas morales, sus rituales.  Desde antaño, se consideró a Abraham y a Moisés como sus principales exponentes, promulgadores y promotores; y a la Nación de Israel como la depositaria y responsable de mantener su pureza y vigencia todo el tiempo y en toda circunstancia.

Parte Ceremonial

La religión judaíca delineaba su contenido: en un manual, un templo (Tabernáculo), un sacerdote, un culto y los adoradores.

En el Libro de Exodo se legisló sobre el templo y los sacerdotes, en Levítico sobre el culto (ofrendas, fiestas), y los adoradores.   El Libro de Deuteronomio pone énfasis en el Manual y recapitula toda la historia del Pueblo de Israel desde el éxodo de Egipto hasta la frontera con la tierra de Canaán.

Consideraciones de Interés  

Para un estudio de la más fina calidad de la Parte ceremonial de la Ley: (de Exodo capítulo 21, todo el Libro de Levítico, y hasta el capítulo 20 del Libro de Números), es necesario tener como marco básico las siguientes consideraciones:

1.-Leer con atención y respeto esta parte de la Escritura.

2.- Proponerse no sólo a leerla, pero también a estudiarla.

3.-Con espíritu de humildad, orar por la iluminación del Espíritu Santo.

4.-Tener siempre en cuenta que toda la Escitura es inspirada por Dios.

5.-Cristo señaló que toda la Escritura da testimonio de El.

6.-Toda la Escritura es útil para enseñar, redarguir, instruir, corregir en justicia.

7.-Tiene por objeto el que seamos instruidos en nuestra salvación.

8.-Cualquier pasaje que tomemos de cualquier libro debe ser estudiado a la luz de la Biblia entera (Antiguo y Nuevo Testamento)

9.-Respetar el tiempo, lugar y pueblo al que está dirigido el pasaje.

10.-Debe siempre hacerse una aplicación de lo que se estudia en ella; para mí, mi familia, mi iglesia. mi ciudad y mi mundo.

El Libro  

Santidad a Jehová, el gran tema del Libro.   La palabra ¨santidad¨ ocurre ochenta y siete veces. Dios desea que su pueblo sea santo tanto en su corazón como en su cuerpo.

Tenemos que reconocer que las páginas del Levítico, en apariencia tan poco atractivas y cargadas de detalles ceremoniales, pueda ser la razón de que el libro sea poco leído y por lo mismo poco conocido;y con ello el lector se ha perdido de los ricos tesoros espirituales contenidos en él.

En el libro se da especial énfasis a las ofrendas y fiestas que tenía que ofrecer y celebrar todo israelita piadoso.

Las Ofrendas    

No estamos en lo correcto si sólo vemos las ofrendas como antiguos relatos acerca de costumbres judaícas, sin tener ninguna conexión con nuestra fe y sin singún otro valor para comunicar alguna luz espiritual a nuestros entendimientos. Si contrastamos las ofrendas unas con otras se da a cada una más relieve; si las consideramos en conjunto nos suministran una visión completa de la obra redentora de Cristo.

Cinco son las ofrendas mencionadas en el Libro de Levítico:  

1.-Holocausto

2.-Ofrenda de harina

3.-Ofrenda de paz

4.-Ofrenda por el pecado

5.-Ofrenda por transgresión.

Y se clasifican en dos categorias:

Las tres primeras para los que ya estaban en comunión con Dios   Y las dos últimas para restaurar la comunión con Dios.

Y el orden como están mencionadas también es importante, pues en el Libro Levítico se le menciona en orden inverso a la experiencia del pecador; en la experiencia del pecador primero es la Ofrenda por la Transgresión, luego la Ofrenda por el pecado, le siguen en orden, la Ofrenda de paz y la de Harina, para terminar con el Holocausto. Donde Dios termina, allí empezamos nosotros.

Las cinco ofrendas eran diferentes en:  

1.-El nombre

2.-Las cosas que se usaban

3.-El modo de ofrecerlas

4.-El lugar donde se ofrecían

5.-El motivo

y tienen cuatro aplicaciones:  

1.-Al israelita

2.-A Cristo

3.-A la iglesia

4.-Al creyente.

El Holocausto  

Consideraré de las cinco ofrendas, la primera: la del Holocausto. Y en la Puntualización 2 nos referimos a una de las fiestas.

Primera Ofrenda.  Levítico 1:3-17

Nombre: Holocausto.  v. 3, u ofrenda encendida de olor grato a Jehova, v. 17

Cosas que se usaban: becerro, oveja tórtolas o palominos

Modo de ofrecerla:  Poner la mano sobre la cabeza del animal, degollarlo, desollarlo, dividirlo en piezas y ponerlas en el altar hasta que sean totalmente consumidas por el fuego.

El lugar: a la puerta del Tabernáculo

El motivo: voluntaria.

Cada una de estas partes de la ofrenda tiene su explicación y aplicación, e invito a lector a considerarlas seriamente para aprovechar de las riquezas espirituales contenidas en esta enseñanza.

Aplicación    

Me referiré solamente a una aplicación en la Persona de Cristo Jesús. Levítico 1:3 registra que esta ofrenda era voluntaria, y que el animal para se acepto a Dios tenía que ser sin defecto alguno. Ambas condiciones se cumplieron fielmente por Jesús.

Para la gloria del Padre, Cristo se ofreció a sí mismo, voluntariamente a morir por nosotros (Juan 10:17-18;  Hebreos 9:14), dando así cumplimiento a la primera de estas condiciones. Y respecto a la segunda, el Apóstol Pedro declaró que Cristo fue el cordero sin mancha ni contaminación, que no hizo pecado, ni se halló engaño en su boca. (1 Pedro 1:19 y 2:22)

A nuestra civilizada mente, por muy iluminada y desarrollada que esté, le es imposible el poder captar tan sublime y profundo misterio –el que Cristo se entregó voluntariamente al cumplimiento de la voluntad del Padre.

Al patriarca Abraham y a su hijo Isaac, les tomó tres días de camino para llegar al lugar del ofrecimiento del tan querido y amado vástago. Tuvieron mucho tiempo para platicar ¿de qué hablaron?  Posiblemente de los negocios de sus haciendas, tal vez de algunos incidentes familiares o tal vez de las noticias internacionales; no lo sabemos, pero lo que sí sabemos es que ni padre ni hijo se atreven a charlas sobre el sacrificio mismo, hasta que Isaac rompe el silencio.

–Padre Abraham, tenemos la leña, el cuchillo y el fuego para el sacrificio, mas ¿donde está el cordero para el holocausto?

Mente y cuerpo de Abraham se cimbran ante tal pregunta ¿qué le responderá?

 –Dios se proveerá de cordero para el holocausto, hijo mio.  Fue su respuesta. Respuesta firme, pero que le desgarra el corazón.

Y cuando llegan al monte y no hay cordero, Abraham toma a su hijo para ofrecerlo en holocausto, y no leemos de alguna queja o reclamo por parte de Isaac. Se somete a la voluntad de su padre, tal vez con la esperanza de que al último minuto cambie de parecer, pero no fue así, lo pone sobre el altar y pone la leña sobre él. Abraham no está bromeando ni quiere hacerle una jugada; toma el cuchillo, levanta el brazo lo más alto que puede, y lo baja con toda la fuerza que puede para clavarlo sobre el pecho de su hijo, y justo, cuando está a la mitad de la distancia entre su mano y el pecho de su hijo, surge entre el silencio patético del momento, la voz del Angel de Jehová:

–no extiendas tu mano sobre el muchacho, ni le hagas daño….. y aquel cuchillo cae, ya no con la misma fuerza, a un lado del costado de cuerpo de Isaac, sobre uno de los leños.

Si desde que salieron de su tienda Abraham e Isaac, se hubiera dado a conocer el propósito del viaje, nos podemos imaginar cómo hubieran sido esos tres días de camino: reclamos, palabras muy fuertes de ambos, y sin ninguna explicación que justificara semejante acción; y en el momento mismo del ofrecimiento tal vez se hubiera hecho necesaria la intervención de los siervos para forzar a Isaac, atarlo y ponerlo sobre el altar, pero no fue necesario, Isaac voluntariamente se dispone y somete a la voluntad de su padre. Siendo en esto la figura de Aquel que voluntariamente se ofreció en sacrificio unos dos mil años después.. Al regresar a casa tanto Abraham como Isaac sienten lleno su corazón de gozo, pues, han cumplido la voluntad del Omnipotente.

Es fácil deducir, que la ofrenda del holocausto no representa a Cristo llevando el pecado, sino a Cristo sobre la cruz, cumpliendo voluntariamente con la voluntad de Dios.

Además, en la cruz de Cristo, nos revela cuanto amaba al Padre. Indudablemente, Isaac amaba a su padre profundamente también. Pero su sacrificio nada tenía que ver con el pecado del hombre, ni sus sufrimientos podrían compararse jamás con los de Jesús. Para Isaac si hubo un substituto, en el caso de Jesús, él fue el Cordero de Dios que llevó el pecado del mundo. En Cristo está el cumplimiento al pie de la letra de todo aquello que tuvo lugar en el Monte Moría, ahora en el Monte Calvario. El Cordero de Dios, sin mancha ni pecado que voluntariamente se entregó en obediencia a Dios, y para redención de género humano.

Hay muchas lecciones que aprender de ésta y de todas las ofrendas levíticas. Espero que esto sirva de incentivo a nuestro corazón para seguir explorando en estas minas de oro.

Quiero terminar citando las palabras del Apóstol Pablo, inspiradas por el Espíritu Santo, y que leemos en su Epístola a Los Romanos capítulo 12 y versículos 1 y 2:  ¨Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional.

No os conforméis a este siglo, sino transformados por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cual sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.¨

Notemos que no es un mandamiento explícito, pero sí implícito. Es un ruego.  Para el israelita, el holocausto era un sacrificio de gratitud a Dios por sus bondades.  Notemos también que la voluntad de Dios es considerada: ¨para que comprobéis la voluntad de Dios¨, que justo, eran dos de los requisitos para que el holocausto fuera acepto delante de Dios.

El ¨olor suaje, grato a Jehová (alabanza) y el ¨incienso¨(la oración) son parte integral de una entera consagración a Dios.

 
 

PUNTUALIZACIONES EN EL LIBRO DE EXODO (parte 2)

Milagros que ninguna pluma podría describir  

 Al Libro de Exodo se le puede llamar: El Libro de los Grandes Milagros. Cabe destacar que en los primeros 19 capítulos de este libro están registrados más de 25 milagros. Este título es también apropiado para el Pentateuco y para toda la Biblia.

Ingrid y Manuel

Casualmente, el 15 de Septiembre del 2013, cuando oraba pidiendo la ayuda divina para la Puntualización (Parte 2) del Libro de Exodo, tuvo lugar la embestida de dos huracanes a las costas mexicanas. Uno por el Océano Pacífico llamado ¨Manuel¨, causando severos daños a los Estados de Guerrero, Michoacán, Oaxaca y Sinaloa; y el otro por el Golfo de México, llamado ¨Ingrid¨ que arremetió contra los Estados de Veracruz, Tamaulipas, e  Hidalgo.     Al Estado de Guerrero le tocó la peor suerte.  Su infraestructura (carreteras, puentes, presas) severamente dañada, derrumbes de cerros, inundaciones severas en ciudades y pueblos; muchos damnificados, pérdidas materiales y más de cien muertos, fue el trágico saldo del fuerte impacto de este fenómeno natural.

Ante la grave emergencia, el despliegue de las fuerzas federales de ayuda, no se hizo esperar, y el llamado a los ciudadanos tampoco. Se abrieron centros de acopio por cientos, pidiendo ayuda en alimentos, granos, ropa, utencilios de limpieza y aseo personal, y en aportación ecónomica. La ayuda fue desbordante con más de 5 mil toneladas de alimentos.

El Desierto

Estoy seguro que más de uno de mis lecotres se preguntará ¿y qué tiene que ver todo esto con El Libro de Exodo? Son dos cosas imposibles de armonizar, sin embargo, al ver el flujo de los cientos de camiones transportando los alimentos, a los miles de personas aportando su ayuda, y a otros miles recolectando y  empaquetando todas esas provisiones; a los helicópteros, aviones del Ejército, de cientos de soldados brindando ayuda, todo esto y más, me hizo clavar la mirada en la condición del pueblo de Israel en el desierto.   No se sabe con certeza cuantas personas salieron de Egipto. Se estima por algunos comentaristas bíblicos, un número aproximado de un millón, otros lo estiman en un número mayor; y se comenta además que la mejor estrategia divina para ellos era que no fueran directo a Canaan sino rodearan por la Península del Sinaí, es decir, por el desierto, y cruzar el Río Jordán más tarde, ambas cosa difíciles de soportar y vencer por un pueblo que no contaba con gente diestra para la guerra.

Mirando las cosas en forma fría y pesimista, como solemos hacerlo los humanos frecuentemente, por muchas provisiones que llevaran los israelitas, en el desiero lo más que pudieran alcanzarles sería para unos cuantos días, y después ¿qué? ¿cuántas toneladas de alimento necesitarían diariamente? Tal vez unas dos mil ¿cuántos litros de agua? Tal vez unos cinco millones diarios, ¿dónde los podrían conseguir y a qué precio? y ¿de qué manera pudieran transportarlos?  No contaban con ningún pueblo amigo, ni se conocía algo como ¨la ayuda internacional¨; en todo esto pensé cuando observé todo el movimiento requerido para ayudar a los damnificados de mi querido pueblo mexicano.

Es seguro que en aquel inhóspito desierto, nadie murió de hambre o de sed. La provisión abundante y oportuna de Dios proveyendo para toda necesidad, fue evidente en todo tiempo.  Si los milagros en Egipto y en el cruce del Mar Rojo fueron sorprendentes, éste, sin duda fue aún mayor. El lado oscuro de este tiempo glorioso, fueron las murmuraciones del pueblo, originadas sin duda por el afán y la ansiedad, la ausencia de fe y confianza en Dios, asuntos en los cuales Jesucristo señaló con razgos claros y firmes:  ¨No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir, ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido? (Mateo 6:25)  Jesucristo continuó diciendo: Miren a las aves, Dios las alimenta, y a los lirios del campo Dios los viste con una gloria mayor que la que tuvo Salomón, y ustedes valen más que las aves y los lirios, por lo tanto Dios hará por ustedes cosas más grandes. Desechen el afán y la ansiedad, vístanse de fe y confianza en el Señor. Si buscan primero el  reino de Dios y su justicia (el ejercicio de nuestra fe), todas estas cosas les serán añadidas(la provisión divina).   Dios proveyó a su pueblo para todas sus necesidades mientras anduvieron por el desierto, y Dios proveerá para nosotros en nuestro viaje a la patria celestial.

Los Milagros y la Fe

Para el que tiene fe en Dios, sus milagros son prueba de su poder, amor y tierno cuidado; para el que es escéptico e incrédulo, los milagros de Dios le son inverosímiles, descargando de esta manera su furia contra Dios.

Juanito, un niño de doce años, llegó a su casa muy feliz, pues, le habia gustado mucho la lección de la Escuela Dominical. El padre al ver lo feliz que estaba, le preguntó:

—Juanito, ¿porqué estás tan alegre?  Y Juanito le contestó:

—Me gustó mucho la lección de la Escuela Dominical. Fue su respuesta.  Su papá le preguntó:

—¿De qué trató la lección?   y Juanito le contestó con otra pregunta:

—¿Deveras, quieres oirla?    sí, quiero oirla.

El niño se quedó pensando cómo le contaría la historia a su papá, pues varias veces él se había burlado de su mamá por su fe en Dios. Después de unos segundos, el niño dijo:

—-Bueno, te la voy a contar.

—Se trató de una guerra entre los egipcios y los israelitas. Los isrealitas habían sido los esclavos de los egipcios por muchos años, y ya estaban cansados, pero secretamente formaron su ejército, compraron armas de guerra, tanques, matralletas y rifles de largo alcance. Un día se rebelaron contra los egipcios y les declararon la guerra, y el combate comenzó. Bajo la sabia dirección de su general Moisés, derrotaron a los egipcios, mataron a muchos soldados, les robaron sus barcos, y en ellos el pueblo cruzó el Mar Rojo, y se libraron de los egpicios, fueron libres.

El padre de Juantio, que conocía la historia, le dijo:

–Mi hijo, que yo recuerde, la historia no lo dice así. A lo queJuanito

agregó:  

–Papá, si te la cuento como realmente sucedió, no me lo vas a creer.

Como lo asenté al inicio de este escrito, la Biblia entera es el libro de los grandes milagros, dejando ver en todos ellos el poder de Dios, hechos y acontecimientos que jamás el hombre pudo imaginar, y como el niño de nuestra historia lo dijo;  los milagros narrados en la Palabra de Dios desde la creación del mundo en el Libro de Génesis hasta la creación de los nuevos cielos y la nueva tierra narrados en el Libro de Apocalipsis, son para creerse; no para dudarse y discutirse, y esto último, es decir, discutirse, el hombre, con su corazón opacado, se ha enfrascado en una guerra sin cuartel, unos a favor y otros en contra respecto de su origen, legitimidad y propósito.   Las tres partes están bien definidas en la Palabra de Dios.  Los milagros fueron realizados por el poder divino, Dios obrando maravillas; están registrados tal y como tuvieron lugar, sin exagearlos o minimizarlos, y el propósito fue siempre el mismo:  mostrarle al hombre el poder, la misericordia, amor y gloria de Dios.  

Y la conclusión de todo es:  los milagros de Dios no pueden compararse, medirse ni comprenderse, sólo demandan ser aceptados por la fe.  

 Oración    

Grande y glorioso Dios, te damos gracias por la bendita revelación que tenemos de tu poder, misericordia, amor y gloria, manifestados a nosotros en los portentos de aquellos grandes milagros que realizaste a favor de tu pueblo. Te agradecemos de todo corazón el gran milagro de nuestra salvación en la Persona de tu Amado Hijo, quien entregó su vida por nuestros pecados. Guíanos a descansar en Tí, ejerciendo nuestra fe y nuestra dependencia de Tí, en tu divino poder y en tu divina fidelidad que nunca falla.  Llénanos de tu gracia, y que tu poder se siga manifestando en nosotros, y, a través de nosotros para cuantos nos rodean. Te lo imploramos en el Nombre de Jesús, Amén.